RESEÑA: La última raya , de Javier Jorge.



Argumento:

Rubén procede de una familia humilde de Badalona, se codea día a día con artistas y personajes famosos, viste ropa de marca, huele a perfumes caros, fantasea cada noche con Mónica Bellucci, es cocainómano, putero y madridista confeso y aun así, no es feliz.

Lucha día y noche contra su corazón por olvidar a Angie, la puta de Angie, su novia de toda la vida que le ha abandonado. Se castiga a diario por no ser como Manolo Lama y tener que tratar con frikies sin calaña. Odia a su padre tanto como adora a su madre y trata de pasar página abusando más de la cuenta de las drogas junto a un viejo amigo del instituto y quedando con chicas que solo le quieren por su coca y su polla, en este justo orden.

Muriendo poco a poco en mil noches de risas, copas y rayas de farlopa deambula por la vida, frecuentando prostitutas de diferentes lenguas y etnias y protagonizando peleas callejeras. Lucha por recuperar su dignidad como persona, pero siempre con el nombre y el recuerdo maldito de Angie martilleándole la cabeza, arrastrándole a sufrir penurias jamás imaginadas bajo la misteriosa presencia de Paulo Coelho.


Opinión personal:

Para empezar tengo que decir que he estado toda la novela enfadada con Rubén. Me daban ganas de darle una colleja y decirle: "tio, ¿a esto aspiras en la vida?". Durante la lectura de la historia, varias veces he llorado de rabia, de impotencia, de ver cómo este chico se autodestruye. Creo que esto es muy difícil de conseguir, y pasa porque hay (por desgracia) siempre algún Rubén que conocemos.
También he  pasado por períodos de compasión en la lectura, porque en el fondo este chico tiene un corazón enorme, quiere a Angie con locura, pero en el momento en que se droga, ya no ve nada más. Lo terrible es el día siguiente cuando se siente como una mierda, como si su vida no valiera nada. En vez de echarle narices y enfrentar las cosas, sigue en el mismo bucle vicioso que le lleva a seguir compadeciéndose.
Es una novela tan real que duele. Duele ver la realidad de muchos jóvenes, ver el infierno que viven y que les hacen vivir a la gente que los quiere.
En algunos momentos lo he pasado bastante mal leyéndola, sentía demasiada rabia y pena a la vez. Pero era tan adictiva desde la primera página, que ni siquiera se me pasó por la mente abandonar la lectura.
Te muestra realmente cómo se destruye una relación de dos personas que realmente se quieren , por los vicios y las malas cabezas. Me he empatizado mucho, mucho con Angie. Esa chica realmente ama a Rubén, pero sabe perfectamente el destino que le espera al lado de una persona así. Sabe que pondrá la fiesta como prioridad, que nunca podrá confiar en él, y que también acabará destrozandola a ella, aparte de a él mismo.
En resumen, es una historia desgarradora que te mantiene en vilo del principio a fin. Te muestra una realidad tan cierta, que duele. Felicidades Javier.

Mi puntuación: Un 9.

Tamara López

2 comentarios:

  1. Ay, este tipo de historias no me llaman, pero gracias por la información :)

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...