From the shadows: Vomitando mariposas muertas

Hola ^^
Hoy estreno la sección "From the shadows", que básicamente será el espacio que dedicaré para publicar mis escritos. Muchos de vosotros ya sabéis que me gusta escribir y no os pillará de sorpresa. Así que ahí va lo último que he escrito y quiero compartir con vosotros.



Vomitando mariposas muertas

Cuando te enamoras, solo ves mariposas, hermosas mariposas azules. En sus ojos, en su boca, en sus manos, en las palabras que cada noche en tu cama imaginas que te dice, en las palabras que nunca oirás porque solo han quedado en suspiros. Lo comparas con una mariposa, cuando en realidad sabes que solo es un capullo. Pero aún así, te niegas a verlo, sigues convencida de que de ese capullo saldrá algún día esa hermosa mariposa que ves en tus sueños, que en el fondo está ahí, esperando a que alguien como tú le de alas y color, sin saber que en realidad te estás cortando las tuyas que ya están pálidas de tantos sueños rotos.

Pero sigues soñando, aunque duele. Te clavas los trozos, te regodeas en ellos, y cuando te despiertas, intentas cerrar los ojos de nuevo porque la realidad no te gusta. Tu mariposa azul se ha enamorado de una negra libélula. Sabes que no están hechos para estar juntos, pues una bonita mariposa azul necesita otra mariposa con la que volar a la misma altura, a la misma velocidad, y luego tener maripositas. Pero no, se ha enamorado, y ya es tarde. Ya solo te queda esperar a que la libélula se muera de amor contra la luna de un coche.

Pero hasta que ese final feliz ocurra o mientras vivas con la esperanza de que así sea, pasarás muchas noches llorando polvo de hadas, porque serán lágrimas cargadas de sueños, lágrimas por tantas palabras que te gustaría decirle, por tantos besos perdidos en Nunca Jamás, porque le dejaste tu zapato y ni siquiera lo vio, porque tu carroza ha terminado en el puchero y porque jamás comeréis perdices. Porque te pasarás las noches soñando imposibles, y los días vomitando mariposas muertas.

Tamara López

18 comentarios:

  1. Es una preciosidad Tamara. Es bastante triste, pero al mismo tiempo me gusta mucho, y la forma en que lo describes me encanta.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Me gusta, un poco triste pero me gusta como escribes ;)
    Sandra Moreno B. Valencia

    ResponderEliminar
  3. Hola :)
    El título me encanta y aunque sea triste también es muy real.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Un relato muy bien escrito, pero muy triste...
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Emms, ¿cómo decirlo?
    ES PEC TA CU LAR.

    ME HA ENCANTADO. O sea, citaría cada párrafo porque a cada momento que leía me robabas un suspiro *_*
    Qué triste y qué cierto es! Esos sueños con príncipes azules y vivir cuentos de hadas que se convierten en pesadillas que tienes con los ojos abiertos, cada día de tu vida... "Llorando polvo de hadas", buff *-*
    Me declaro oficialmente enamorada de esta sección *-*
    Sigue posteando pleasee
    Un beso
    nos leemos :3

    ResponderEliminar
  6. Me gusta la seccion y su nombre n.n
    Un escrito muy enganchante n.n
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Precioso, precioso y muy verdadero, es un texto que te llega porque todos hemos sentido lo mismo en algún momento de nuestra vida.

    ResponderEliminar
  8. Hola Tamara.
    Pesimista, pesimista. Me gusta! jajajaja
    sobre todo cuando espera a que muera la maldita libelula roba mariposas.
    Esperando al siguiente.
    Un saludo


    sara - cadena de comentarios

    ResponderEliminar
  9. Él título me encanta, y tu forma de escribir también.
    Muy real todo... Espero seguir leyendo tus escritos, me ha gustado, sí sí.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Escribes genial, aunque es triste la verdad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. TiTi no te voy ha decir nada, sobran palabras.
    Te Amoooo

    ResponderEliminar
  12. Muy triste y hermoso. No sabía que fueras tan tremendamente plástica al escribir.
    Es precioso, de verdad
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Bonito relato, aunque bastante triste. Peeo no esta mal.

    Un besó

    ResponderEliminar
  14. Hola! Muy buena nueva sección y gran relato, triste pero muy bien escrito!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  15. ¡Que triste!
    Me gusto mucho tu escrito...
    Espero leer más de ellos. Un saludo enorme.

    ResponderEliminar
  16. Hola!!
    Siempre me han gustado los escritos tristes, siento que cuestan más para expresar y mucho más publicar. Gracias por compartirlo.

    Saludos =D

    ResponderEliminar
  17. He reflexionado tanto sobre lo que cuenta este escrito últimamente, que al terminar de leerlo he sentido esa especie de conexión que sienten todos los que viven una historia similar a esta que cuentas. Una conexión que no es otra cosa que la empatía, salvo que en esta ocasión, se empatiza con un persona del que ni siquiera se da una descripción pero lo sientes tan cercano que a veces dudas de que no seas tú mismo el modelo o la modelo de la historia.

    Hace tiempo que dejé de darle vueltas y empecé a desoír a esas voces que dicen: "Cómo yo no vas a encontrar a nadie" "Si me quisiera como yo lo/a quiero" "Esos dos no están hechos para estar juntos porque ese/a no puede amarlo/a como lo hago yo". La experiencia te enseña que sólo conoces tu mundo y el de los demás, es un pozo de desconocimiento. Es algo así como sorprenderte porque el matrimonio Robles se ha separado cuando hacían una pareja ideal. Ahora piensas en que de puertas para adentro, quizá el matrimonio Robles no era tan idílico. Quizá esos dos que a ojos de todos habían nacido para estar juntos, no pensaban lo mismo que el resto del mundo. Puede que quizá, la mariposa y la libélula puedan conseguirlo. A fin de cuentas, estoy convencido que ninguno de los dos eligió enamorarse. Puede incluso que la libélula no mire a la mariposa, lo cual acentúa tu furia al mismo tiempo que alimenta tu esperanza porque tu rival deja de ser rival. Pero esa mariposa que es igual que tú, a la que vas a hacer mil promesas que muy posiblemente no cumplas, debido a este mundo vertiginoso que vivimos, está enamorada de la libélula y eso reduce tus posibilidades a cero. Y si se va contigo, aún amando a la libélula, me da que esa historia no va a funcionar.

    El texto es lo que llamo una muestra de la tristeza hermosa. Es capaz de meterse por tu piel a través de las imágenes que dibujas en tu mente. Quizá, repito, es porque últimamente reflexiono mucho sobre por qué demonios nos enamoramos de quien no nos hace caso, cuando el mundo está lleno de posibilidades y es obvio que cuando te acercas a algo que cuenta tu vida o que podrías haber escrito tú mismo, posiblemente peor de lo que aquí se muestra, el corazón late más deprisa, es fácil que brote alguna lágrima que recuerde como tienes que ver a tu mariposa acercarse a la libélula, que, sin tener motivos para argumentarlo, por supuesto que no la ama como la amas tú.

    Por eso toca este texto, por eso emociona. Y demuestra, que tienes mucho que decir, Tamara, porque tienes un corazón que ha vivido en los dos lados de la vida. Enhorabuena.

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...