Teatro: Zenit -la realidad a su medida-




Sinopsis:

En esta ocasión centramos nuestra mirada en los medios de comunicación. Algo que empezó con un negocio del entretenimiento, más centrado en desarrollar una “fast truth” para la masa que en su legítimo objetivo primero. Su cota de poder e influencia es proporcional al número de ventas para ello esta máquina no dudará en matizar, manipular, retocar, filtrar o enfangar la realidad. No importan ni la ética ni la moral, el objetivo es sosegar a la masa, tenerla en vilo, atenta, adicta a la última hora. A su vez la masa es presentada como una devoradora pantagruélica de información fresca y renovada constantemente. una pluma de cuervo o un cincel, con el paso del tiempo se ha convertido en una máquina voraz e inenarrable de éxito y poder. Nació de la necesidad de transmitir información vital para la sociedad, pero poco a poco ha devenido.


Opinión personal:

Esta sinopsis habla por sí sola, no solo nos da unas pinceladas de "qué" es lo que nos encontraremos en esta obra, si no que podemos intuir "cómo" nos lo van a contar. La obra nos sitúa en una redacción de un periódico y nos va introduciendo en el día a día de los distintos estereotipos y figuras principales que se pueden encontrar en cualquiera de estos. Poco a poco, mediante la interacción de estos, veremos cómo van matizando y manipulando la información para que apunte hacia donde ellos desean.

La escenografía es simple, pero su simpleza, lejos de pesar en la obra, la agiliza y nos permite centrar la atención en lo importante. Más de una vez me he quejado de que con la excusa del minimalismo se hacen algunas chapuzas, pero me sorprendió como con tan poco consiguen llenar el escenario y, sobre todo, como interactúan con él. La música y la luz terminan de crear el espacio, una magnifica labor.

Pese a que iba con un poco de resquemor esperando una obra innecesariamente compleja, me fui muy contento. Es cierto que quizás no es una obra al alcance de todos los públicos, pero es perfectamente asequible para el público medio. La mayoría de metáforas y recursos que utilizan son bastante evidentes y dejan las sutilizas para pequeños detalles que no son imprescindibles para seguir la obra.

En cuanto al final, me dejó un sabor agridulce en la boca. Vale que ayuda a que tú pienses y puedas sacar tus propias conclusiones, pero aún así me dio la impresión de que quedaba todo en una visión demasiado crítica con la profesión y, en especial, en el uso de las nuevas tecnologías en esta. A mi entender hacen mucho bien, y somos las personas las que al no poder acostumbrarnos correctamente a ellas las que las demonizamos, aquí cada uno que saque sus propias conclusiones.

Sin duda, un aviso al espectador, hoy en día se cumple la máxima de si la información es barata la atención es cara y el mejor medio de llevarte la mayor parte de la tajada de esta mediática tarta, es vender lo que la gente quiere en vez de ser fiel a la realidad.

La verdad, es que es un obra muy recomendable aunque no si simplemente quieres ir a pasar un momento divertido al teatro, tienes que buscar un algo más. Els joglars todavía tienen cuerda para rato, es un gusto ver gente que se sale de lo común. Es un placer que teatros como el Olympia llenen sus salas con este tipo de obras.

Un saludo.


Jaume Sánchez

4 comentarios:

  1. Son la leche! Para mi son visita obligada y disfrutada al máximo.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  2. Son la leche! Para mi son visita obligada y disfrutada al máximo.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  3. Hola! No la conocía pero tiene una pinta estupenda.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Hola, pues si que se ve una obra interesante.

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...