Adrián Pino y Jet Brühl se desnudan en el Museo del Prado



La mañana del 13 de septiembre fue diferente para los visitantes que acudieron a presenciar las obras de este espacio cultural tan representativo de la ciudad de Madrid. 

Enfrente de el Adán y Eva de Alberto Durero han irrumpido Adrián Pino, quizás más conocido ya como la Venus de Boticelli, junto a Jet Brühl, quienes  han realizado una performance con un claro mensaje subversivo y agitador, para intentar hacer reflexionar a la sociedad en la que vivimos y concienciarnos respecto a la denominación de géneros entre los seres humanos.

Adrián, ocultando su pene tras su figura desnuda, y Jet, quien se declara como persona transgénero no-binaria, han declarado juntos tras este acto un firme postulado por desmitificar el concepto bíblico de la primera pareja primigenia y, por defecto, de la primera interpretación y denominación de los dos géneros sexuales, abogando por una omisión absoluta de esta forma en la que nos etiquetan, ya sea masculina como femenina.

El artista Adrián Pino mantiene vigente su iniciativa artística tras desnudarse delante de cuadros tan emblemáticos como La Mona Lisa de Leonardo da Vinci, o la Venus de Boticelli, sumando otra nueva acción a su impactante currículum.

Al parecer, la pareja de activistas fue retenida y expulsada por las fuerzas de seguridad, dando por acabada esta performance, dejando asombrados tanto a los asistentes como a las figuras representadas en las obras de los artistas. 

He tenido el placer de contactar posteriormente con Adrián, donde ha querido manifestar a nuestros lectores las siguientes declaraciones: 

"La acción ha consistido en destruir la primera gran verdad sobre la que se sostiene esta mierda de sociedad. Vamos a cargarnos el origen de Adán y Eva y tras ello, todo lo demás caerá.
Como podéis apreciar, en la imagen yo me oculto los genitales a modo de mujer y Jet, por su parte, es una persona no binaria, así que no se identifica como chica, con lo cual nos cargamos la verdad bíblica donde proponemos otra realidad. Como punto final, solo me queda añadir que esto es una celebración de lo femenino que siempre me ha inspirado.
Nada mas".

También he podido compartir una breve charla junto a Jet Brühl, donde ha querido reflejarnos la siguientes palabras:

"Todo es una construcción susceptible que tiene que ser deconstruida. Por lo tanto y al fin y al cabo, tú puedes ser lo que quieras".

Tras estas evocadoras palabras, pongo fin ha este artículo donde quiero manifestar y dar luz a esta expresión artística tan alejada de lo establecido, que solo pretende hacernos reflexionar sobre los prejuicios y las etiquetas que nos subyugan.  

El arte puede manifestase de muchas formas y fluye desde cualquier lugar, recinto o cuerpo, consiguiendo que conceptos tan arquetípicos como el de una Venus, vuelvan a adquirir sentido y vigencia con el paso del tiempo y dentro de esta contemporánea y confusa sociedad en la que vivimos.


Tamara López

4 comentarios:

  1. Interesante! Gracias por la información.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Mujer lo que querer cargarse toda la historia sólo con una foto, yo le veo querer darse demasiada importancia, pero bueno... cada uno con su vida y sus pensamientos.
    A mi la foto me gusta, porque me parece original, es más hasta la expondría, pero no le veo muy clara la reivindicación.
    B7s

    ResponderEliminar
  3. Hola
    Gracias por la información.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Pues el arte se manifiesta de cualquier manera y esta me ha parecido una forma muy interesante de hacerlo
    Saludos!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...