Teatro: Es-Puto Cabaret



Sinopsis:

Es-puto abre ya sus fauces para digerirnos en el Cabaret más petardo, corrosivo, burlón. Ante ustedes, la exuberante y subversiva estrella del transformismo MARIANNA TRAVELO, explosión de carne, atroz y voluptuosa, ex cantante de tugurios de dudosa reputación… El Espejo Negro tiene una cita mágica con todos ustedes, una invitación deshonesta a la risa, al arte, la provocación y los sentidos… 


Opinión personal de El señor Darth:

El Montacargas continúa con la muestra del XVIII Festival internacional de Clown de Madrid para traernos bajo sus muros una de las programaciones más divertidas que uno pueda encontrarse en la capital.

En esta ocasión puede acudir a el pase de Es-Puto Cabaret, una creación de la compañía malagueña El espejo negro, que podríamos destacar por su divertidísima e irreverente  actuación con títeres, presentada por la estrella del transformismo Marianna Travelo.

Sumergirse en este espectáculo es cruzar el umbral de lo políticamente correcto para enfrentarse con una serie de sketches y actuaciones que nos trasladan a un cabaret de antaño y petardo,  conformado por cantantes de copla actuando desde el otro mundo: un Joselito muy creepy, un perro llamado Trotsky adicto a el Vodka y, por supuesto, una ingente cantidad de órganos sexuales masculinos o femeninos, algunos incluso con vida propia y que se marcarán un espectáculo maravilloso con el que no he podido parar de reír.

Sinceramente, me encuentro muy cómodo dentro de El Montacargas, puesto que lo considero un espacio auténtico que selecciona muy bien su programación, alejada de conseguir un efectismo que le nutra de una cantidad ingente de público en defecto de mantener una política interesante y sincera, como yo considero que debería ser una compañía o espacio realmente independiente. Es-puto Cabaret se aleja del concepto de títeres más de ámbito infantil, para regalarnos algo más de una hora de diversión asegurada, algo que podemos atestiguar las personas que pudimos presenciar esta actuación, donde fueron constantes la carcajadas. 



El espectáculo recuerda a el mítico programa La bola de cristal, eso sí, pasado por un filtro con mucha sustancias ¨estimulantes¨, donde consigue interactuar perfectamente con los asistentes, donde en varias ocasiones se rompe la cuarta pared, haciendo que nosotros mismo participemos en el espectáculo. 

Son dignos de admiración la gran factura y amor con la están conformados todos sus muñecos y el ingenio utilizado para cada gag, demostrándonos, otra vez más, que la imaginación supera cualquier barrera económica a la hora de crear. 

Ni el Es-puto ni la sala de El montacargas rebosan glamour ni sentido del ridículo dentro de sus representaciones, pero eso es lo que les hace ser auténticos y extraordinarios. Seguramente sus actuaciones nunca serán proyectadas en la Gran Vía pero, sinceramente,¿a quién le importa? 


Tamara López

4 comentarios:

  1. Tiene buena pinta! Muchas gracias por la crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola!disfrutamos a rabiar tus entradas. Gracias!!abrazosbuhos

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué interesante! Me encantaría descubrir la obra.

    Besos =)

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...