Entrevista al elenco de La crazy class

Hola sombritas ^^
Como sabéis, tanto Nia como yo quedamos absolutamente fascinadas con la obra "La crazy class", y el otro día tuve el inmenso placer de pasar un ratito con los actores que la interpretan y me contaron un montón de cositas que quiero compartir con vosotros.

Los actores y yo charlando en el patio de butacas
¿Cómo se os ocurrió la locura de representar algo como Imprebís?

Santiago: Al principio de los principios, un lunes estando en París, se me ocurre ir a ver una función de teatro y era de improvisación, donde uno de los responsables era Michel López, y al acabar pues dije: “Yo de mayor quiero jugar a eso”. Le propusimos a Michel venir aquí, montó unos talleres donde empezamos a trabajar, por ejemplo, con Carles, y de eso hace 21 años. 

¿No os daba miedo subiros al escenario y no saber qué decir o qué hacer, o cómo improvisar? ¿O no ser capaces de divertir al público?

Carles Montoliu: Pues nos llamábamos todos los días y nos decíamos : “Oye, ¿tú esto lo vas a hacer?, ¿cómo vamos a salir sin saber qué hacer? ¡Esto es tomarle el pelo al público! ¿Y si nos quedamos en blanco?” Claro, no teníamos ninguna referencia de nada, ¿si nos ponen “amor”, qué vamos a hacer? ¿si nos ponen “alcachofa”? ¿o “Juan Carlos Rey”?

Carles Castillo: Claro, yo lo había hecho con Santiago y tenía un poco más de información de la improvisación y todo, pero no tiene nada que ver con lo que luego hacemos aquí. Hay que crear cosas, conflictos,para que no solo la gente se divierta (que lo hace y a nosotros  nos encanta), sino también para nosotros es muy importante que haya teatro detrás de todo eso.

Santiago: Después de estos 20 años yo me quedo con una frase que es: “ Lo importante no es la improvisación, es el teatro”.

Elena Lombao y Santiago Sánchez
Es común que cuando una persona intenta dedicarse  a algo que se sale de lo normal como es actuar o dirigir, la gente de alrededor tiende a pensar que no te puedes ganar la vida con ello e intentar relegar eso a que sea solamente un hobbie. ¿Os habéis encontrado con personas así a lo largo de vuestra carrera y de vuestra vida?

Montoliu: Claro. Mira, mi primo. (Risas). Cuando íbamos precisamente a ensayar una mañana a las ocho lo encontramos a él, que se iba a su trabajo, y nosotros estábamos esperando al músico para ir a ensayar, y mi primo: “Uy, ¿dónde vais a estas horas?”, le dije que a ensayar y contestó: “Ah, pues yo voy a trabajar”. A menudo no consideran esto, ni aunque te paguen, un trabajo.

Elena: Yo cuando iba a estudiar arte dramático mi hermano me decía: “¿Qué vas, a calquitos y recortables? “ (Risas). Una vez incluso invité a  mi padre a actuar en una de mis obras, era un western e hizo de vaquero. Al día siguiente me llamó para pedirme disculpas porque no sabía que esto era tan difícil.

Castillo: Y mucha gente no entiende tampoco tanto ensayo. Aunque “Imprebís” sea improvisado, hay que entrenar.  Sí que ensayamos muchísimas horas para “La crazy class”, pero “Imprebís” se entrena, pues lo único que tenemos claro ahí es el principio y el final.

Montoliu: Y aún así nos equivocamos. (Más risas).

Carles Castillo
¿Qué consejo le daríais a alguien que está empezando y  quiere dedicarse a esto de lleno?

Castillo: Que hablen con sus padres. (Risas)

Montoliu: Que no pierdan nunca la ilusión en la cuarta caída, que esperen la quinta y la sexta, que es una carrera de fondo y que hay que aguantar.

¿Cuándo os distéis cuenta de que os queríais dedicar a esto?

Elena: Yo desde que tengo uso de razón. Veía una película de enfermeras y quería ser enfermera, veía una de pilotos de guerra y quería ser piloto de guerra y llegó un día en que dije: “¿Y si lo que quiero es ser actriz?”, y así fue.

Montoliu: Yo antes de la razón, incluso. De pequeño ya me guardaban para teatro cualquier cosa. El abrigo que se hacía viejo, me lo guardaban y decían: “Esto para el baúl, para el teatro de Carles”.

Castillo: Yo no me he dado mucha cuenta, yo  creo que se ha ido fusionando sin darme cuenta. No ha sido una decisión, sino que a lo mejor lo he deducido poco a poco y han pasado todos estos años. Trabajaba en otra cosa que no tiene nada que ver, alternándolo con un grupo de música donde cantaba, bueno, destrozaba canciones. Entonces luego hacíamos un trozo de mimo, y me gustaba... Luego empezamos con una compañía en Valencia y sin darme cuenta me fui metiendo y creado mi propia compañía también y sin darme cuenta han pasado muchos años.

Santiago Sánchez
Esta pregunta igual es un poco extraña pero os he visto encima del escenario y comprobé que lleváis magia dentro, y también acudí a la Rueda de prensa y, a parte de ver que sois grandes actores, comprobé la humildad y la cercanía que tenéis como personas.  ¿Sois conscientes de la maravilla que habéis creado con La crazy class?

Todos: Oh, que bonito, muchas gracias.

Santiago: No, yo creo que no. El teatro tiene sentido cuando alguien lo ve, sino solo es un ensayo, y es el público el que lo puede hacer maravilloso. El otro día cuando tú escribías lo que escribías lo hiciste maravilloso, y espero que en el sentimiento de mucha gente que lo haya visto se haga más maravilloso. De todas formas, La crazy class no es todavía nada, es un espectáculo que evolucionará. El teatro es algo vivo, que si no lo cuidas, como cualquier cosa viva tiende a perecer.

Una cosa que me sorprendió mucho fue la cantidad de gente joven que había viendo la función. ¿Qué creéis que tiene esta obra para que este sector del público se decida a verla?

Castillo: Aún no se ha corrido lo suficiente la voz, pero yo creo que hoy en día sólo con darle a un botoncito en la computadora sale todo esto y la gente se entera, no necesariamente tienen que leer periódicos o escuchar la radio. Creo que ha sido eso, que se está corriendo la voz y la gente se va sumando.

Montoliu: Hay días, como el día del espectador, que es más económico y la gente joven se concentra, pero habitualmente se ha tenido contacto con la gente joven, ya que entran más en estos espectáculos novedosos que la gente mayor. 

Castiilo: Aunque los mayores vienen y salen también encantadísimos.

Montoliu: El teatro es un poco como el mar, tu tiras la red y no sabes qué vas a pescar.

En general, ¿qué es lo mejor de vuestro trabajo? ¿Qué os hace siempre quedaros con una sonrisa?

Castillo: Las miradas, la satisfacción de terminar y escuchar los aplausos. La sensación de cuando baja el telón y nos miramos el uno al otro y respiramos, o nos tocamos el hombro para darnos ánimo.

Elena: Yo creo que la sensación de tensión, tú sales ahí, se ríen, se emocionan… y entonces tú lo vas sintiendo. Te sientes muy bien cuando ves que ha funcionado, aunque claro, también pasa al revés cuando ves que no ha funcionado. Es una pasada, un chute de conexión con el público.

Carles Montoliu
De los múltiples personajes que interpretáis en La crazy class, ¿con cuál os quedáis?

Castillo: A cada uno le tienes un cariño diferente, y sobre todo cuando los vas conociendo sobre la marcha, cada día. Personalmente, le tengo mucho cariño a Juan, que es muy humilde,  y a Conchín.

Montoliu: Cada uno tiene una energía diferente. El maestro tiene vitalidad, el militar también mucha energía. Luego está Sofía que es otra cosa, que es como delicada, frágil. Pedro, que es más filosófico. Al final los quieres a todos, hasta al enterrador.

¿En qué momento decidisteis interpretar doce personajes entre solo dos actores?

Santiago: Parte de la idea original de Michel López que planteó ver una serie de personas que irían a una clase de teatro, entonces así arrancamos los ensayos. Estos doce personajes se convierten en un reflejo de toda la sociedad.

Siempre se ha dicho que nadie es profeta en su tierra, ¿cómo te sientes cuando vienes a la tuya a actuar y ves que todo el teatro se levanta a aplaudirte?

Montoliu: Sé que vienen invitados, familia, gente que te conoce… y hay como una tensión añadida de hacerlo general,  tienes que olvidarte y pensar en público en general. Pero vamos, que luego le guste a la gente con la que trabajas, vives, convives y te ha visto crecer en todos los sentidos, pues es maravilloso.

Castillo: Antes de empezar tienes esa cosilla de que te vean los conocidos, pero cuando sales es como que se cierran todas las puertas y solo se abre la de estar aquí.

Montoliu: También es verdad que aunque la compañía sea de aquí, hemos actuado en tantos sitios que nos sentimos parte de todos.

Y, por último, daros las gracias por esta entrevista y por crear ese maravilloso arte que hacéis.

Todos: Gracias a ti y a tu compañera, os hemos leído y estamos encantados.

Gracias de nuevo a los actores y también a mi fotógrafo, Vicente Aparicio.








Tamara López

15 comentarios:

  1. Me ha encantado la entrevista, me ha parecido preciosa y muy interesante ^^
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Ay, me ha gustado mucho la entrevista :D
    Un besazo guapa <3

    ResponderEliminar
  3. Fantástica entrevista, me ha recordado cosas de cuando hacía teatro, mi profesora también decía que para improvisar hay que entrenar.

    ResponderEliminar
  4. Hola^^
    Muy buena entrevista, me ha gustado mucho. ¡Gracias por compartirla!
    un besote

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado la entrevista, gracias, Tamara!
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Muchas gracias por compartir la entrevista!
    Me ha parecido muy interesante :D
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante la entrevista. Gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Me alegra mucho que hayas tenido el placer de hacer esta "entrevista".
    ¡Maravillosa fotos!
    Te felicito, me parecieron preguntas super interesantes.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Hola! Que suerte poder estrevistarlos!! Me ha encantado la entrevista, me parece muy interesante. Muchas gracias por darnos la oportunidad de conocer más esta obra de teatro. Besos!

    ResponderEliminar
  10. ¡Me ha gustado la entrevista! Está muy interesante. Un besote :)

    ResponderEliminar
  11. Hola guapa! La entrevista como siempre te ha quedado maravillosa. Que suerte que tienes de poder hacer las
    Besote

    ResponderEliminar
  12. No he tenido la fortuna de ver una obra en este formato y suena muy interesante. La comedia no es mi hit pero debo admitir que las personas que la hacen, sobre todo improvisando son muy ágiles y su capacidad de razonamiento inmediato me asombra. Ojalá algún día me encuentre con algo parecido por acá. Muchas felicidades por la entrevista, que vengan más éxitos.

    Saludos :D

    ResponderEliminar
  13. Estupenda entrevista. Se ve que se lo pasan bomba, cuando el trabajo es disfrute y encima entre amigos no es trabajo, es un sueño, una forma de vida.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...