Teatro: Tuppersex



¡Nunca hablar de sexo había sido tan divertido!

La empresa My Secret Flower, en pleno proceso de expansión económica, imparte el Curso de Formación para Asesoras de Tuppersex con el objetivo de contratar nuevas vendedoras de juguetes eróticos. Pero un problema inesperado hace que la sexóloga habitual del curso sea sustituida por una extravagante peluquera de barrio sin pelos en la lengua, y la sesión se convierte en un hilarante caos. Las excéntricas técnicas docentes de esta improvisada ponente supondrán una auténtica pesadilla para la coach responsable del curso, incapaz de evitar que la situación se le escape de las manos. ¿Logrará alcanzar el público asistente los conocimientos requeridos? ¿Superará el examen final? ¿Conseguirá un contrato laboral con la empresa My Secret Flower?


Opinión personal:

Cuando me senté en mi butaca, no sé que esperaba, pero desde luego no que el público formase parte de la obra. En el escenario, Alicia González Laá está dando una formación para que nosotros, los espectadores, nos convirtamos en excelentes vendedores de Tuppersex. A mitad de clase llega una "sexóloga" que trae las risas y el caos al escenario.

No esperaba reírme con una obra así, pues mi humor no es muy normal que digamos... pero el caso es que hubo cosas con las que casi me meo. Pensaba que estaría de más, hoy día, según qué explicaciones, pero con el paso de los minutos me di cuenta de que sí, de que la mujer necesita más libertad sexual, sobre todo en los pueblos. De hecho, en el mío, un vibrador es como una hemorroide, si lo tienes lo callas. Menosmalquemefui. 



Los personajes no podían ser más diferentes. Una es clara y directa, y la otra no se lo toca ni para mear. Aparentemente. Sí, porque las apariencias engañan y esta obra me confirma algo que ya sabía: a las que van de moscas muertas les gusta más un rabo que a un tonto un lápiz. Como a todas las demás, solo que unas lo reconocemos y otras prefieren no hacerlo.

Como punto débil diré que se me hizo larga, sobre todo al principio, que de verdad me sentí como si estuviera en un curso de formación. Creo que habría recortado algunas escenas ahí que para mí estuvieron de más. Como punto fuerte diré que vendieron bien, pues salí con unas ganas enormes de irme a un Sex Shop a comprar cosas, y que hicieron que soltase carcajadas con algo que pensaba que no lo lograría. Las dos actrices estuvieron fantásticas, cada una en su papel. Eso sí, la recomiendo más para mujeres, creo que se pueden sentir más identificadas que los hombres.


¿Qué os ha parecido mi opinión? ¡Contadme!

Tamara López

9 comentarios:

  1. jajaja pues sin duda pinta muy bien. Suena intersante al menos. Me alegro que te divirtieras, es algo que nunca debe fallar, y sin duda estoy de acuerdo que las mas mosquitas muertas luego son las peores xD

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Pues me parece realmente interesante todo lo que plantea esta obra y se ve que es muy divertida. Además me parece perfecto que se hable más abiertamente de la sexualidad y se le quite ese manto de tabú.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola! Parece entretenida, muchas gracias por la crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Hola! Aunque al principio se te hizo pesado, se nota que disfrutaste de la obra.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Lo genial es cuando no sabes que esperar pero sales completamente satisfecho con lo que viste, además el toque de humor en un tema que aun en esta era sigue siendo tratado como producto del diablo, pues es mejor.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Pues tiene una pinta estupenda, me encantaría verla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que tiene pinta de ser muy divertida...Yo también soy de pueblo y si tienes algo lo callas, que luego todo se sabe ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Tiene pinta de ser divertida la obra jeje
    Un beso :D

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...