Dejar de fumar provoca trastorno de múltiple personalidad (Por Nia)

Me preguntan que por qué abandoné mi Facebook, por qué desde septiembre no he ingresado ni una sola vez. Y la respuesta es que me ha dado la esquizofrenia. Sep, ahora soy esquizofrénica perdida.

Hablé con los de Facebook, les expliqué mi condición actual, y entre Mark Zuckerberg y yo decidimos cerrar mi página hasta que consiguiera cazar todas mis personalidades y compactarlas en una sola. Más que nada porque de lo contrario iba a necesitar cinco perfiles diferentes, y eso, claro...es un lío.

Todo empezó a finales del 2015 cuando cumplí veinte años... como fumadora. Había llegado el momento. No fumaba mucho pero ya era hora. The Time Has Come. Tenia que abandonar El Hábito, el de monja no, que me lo pongo en los Halloween, El Hábito de Fumar.
Me propuse un 2016 sin humo, pero el año pasó y no lo conseguí. Lo intenté ¿eh? no penséis que no. Hasta hice apuestas de graves consecuencias, pero fueron con Vicente Aparicio y como ninguno de los dos ganó no hubo penalización. Además me hice fumadora de verdad, de las que fuman mucho. Si es que las cosas siempre me salen del revés. Supongo que es por lo de la esquizofrenia, antes fumaba por una, pero claro si tengo cinco personalidades pegándose hostias en mi interior, digo yo que necesitarán fumar más. El conflicto crea ansiedad de toda la vida, encima cada una me fuma una marca distinta.



Al principio lo llevaba bien, me sentía poderosa:
“Hoy me he fumado solo dos cigarros. Eso ni es fumar ni es na' ¿Por qué la gente dice que cuesta tanto dejarlo? Esto no cuesta nada. Debo tener superpoderes y Marvel sin enterarse de que existo”

Luego empezaron los problemas:
Estaba un día yo tan tranquila, ahí encerrada en la galería de mi piso sintiéndome culpable de fumarme otro cigarro y provocándole un poco de cáncer a mi gato, cuando apareció por la puerta una copia exacta de mí. La doble poseía ojos amables y una tibia sonrisa, tan ocupada como estaba yo manejando mi culpabilidad ni siquiera me extrañé de tener una doble con cara simpática. La chica se acuclilló a mi lado y me acarició el hombro:

Doble simpática:
⸺Nia, cariño, no te sientas mal, es solo un cigarrito. Yo sé que lo estás intentando y que es duro. No pasa nada por caer de vez en cuando, lo importante es seguir intentándolo hasta que lo consigas. ¿Me das una caladita?

Le pasé mi pitillo y lo dejó temblando de una sola calada.

Yo:
⸺Ya... ya... pero es que este es el quinto y no son ni las doce del mediodía. Además ya he llamado a Marvel para explicarles que existo. Menuda superheroina estoy hecha, me van a vender a DC para que patrulle junto a Robin.

Doble simpática:
⸺Los de Marvel no se van a enterar de nada, nadie lo sabrá. Puedes seguir siendo una superheroina, mañana no te fumas ninguno y ya está. A una mala podrías llamarte Supernicotina. Total heroína, nicotina... ¿Qué más dará una droga que otra? ¿Puedo darle otra caladita?

Mi doble condescendiente no tenía muy claro lo de los superheroes. En eso que me da en la cara una nube de Marlboro que no era mía, entre otras cosas porque yo no fumo Malboro. A mi derecha sentada sobre un taburete con una minifalda roja y un Wonderbra escandaloso reposaba otra copia de mí misma manchando de carmín un cigarrillo. Ahí ya me sorprendí un poco. Una cosa es ver una doble de uno mismo, pero una trilliza vestida de atracción fatal, ya quieras que no, te sorprende.

Trilliza fatal:
⸺A esta ni caso, fuma lo que te venga en gana. A ver; si tienes ganas de fumar, ¿por qué no vas a fumar? ¿Qué es la vida? ¿Dos días? Y qué si medio día estás con cáncer,  vale la pena siempre y cuando el día y medio restante hayas hecho lo que te haya salido de las narices. Estamos aquí para disfrutar ¿sí o no? Además igual te atropella un camión al día y medio, te saltas el cáncer y ya nadie te quita lo fumao. ¿Pero tú te viste el miércoles? Cuando no fumaste ni uno en todo el día, que parecía que te hubiesen amputado un brazo. ¡Dabas pena, tía! De hecho, das pena desde que has decidido no fumar, y total al final estás fumando igual ⸺señaló mi pitillo, yo lo escondí tras de mi y lo apagué contra la pared. Que avasalladora era la trilliza, me caía mal⸺ ...eso, que fumas igualmente, solo que amargada. Amargada si no fumas. ¡Amargada si fumas! Decide fumar de una vez y vuelve a ser feliz bitch ⸺inhaló humo de cigarro caro y me guiñó un ojo.

Profesora de clausura:
⸺Oyoyoyoy ¡Pero qué le estás diciendo! ¿Qué estás diciéndole a la pobre infeliz?

Toma ya, ¡cuatrillizas! Y esta parece profesora de una escuela de monjas. Lleva gafas, abraza seis libros sobre como dejar de fumar y le adivino un parche de nicotina en la muñeca. Le habla a la vampiresa que está ignorándola con todo el descaro:

Profesora de clausura:
⸺Debe dejar de fumar, por salud, por bienestar, por economía... ¿Tú sabes lo caro que se ha puesto el tabaco? Que sí, que sí, que ya da igual si fumas liado, todo es caro. ¡Todo! ¿Cómo va a pagárselo? ¡Pero si la pobre alma de Dios quiere ser escritora! ¿Tú sabes lo que ganan los escritores normaluchos? ¿Qué va a hacer? ¿No comer para fumar?¿Y la gente? A la gente le molesta el humo, los fumadores son unos apestados hoy en día ¿No sabías eso? Además, que ya tiene una edad, eso de que los treinta son los nuevos veinte aquí no se aplica, que ya no es ninguna jovenzuela, como no pare ya ¿Qué va a pasar? ¿Qué va a pasar? Pues que...

La vampiresa se encaró a nosotras dos sin con ello detener el rezo de la santa cuarta:

Trilliza fatal vampiresa:
⸺Oye ¿no os habéis parado a pensar en la gente que pinta pulmones perforados en las cajetillas de tabaco? ¿Pensaran en los que somos rebeldes? No paran de decirnos que dejemos de fumar por todos lados, y a mí es que me dan ganas de fumar más solo por llevar la contraria. ¿No os pasa?

Profesora de clausura poseida por libros de autoayuda que sigue hablando sin que nadie le haga caso:
⸺...no quieres ser uno de esos viejos desteñidos que tiran escupitajos color heces de perro, no quieres tus venas atrancadas, no quieres ahogarte cuando vayas a un centro comercial y las escaleras mecánicas estén congestionadas... ¿Y EL CÁNCER? ¡OH-DIOS-MIO-EL-CÁNCER!…

 Doble simpática contestando a trilliza fatal vampiresa:
⸺Pues yo creo que además de los pulmones perforados deberían de advertir de que dejar de fumar provoca brotes esquizofrénicos. ¿Podemos hablar de otra cosa? Me están dando ganas de fumar ¿me pasáis un cigarrillo? Nono, no quiero fumar. Lo he dejado. Lo he conseguido. Estoy bien, estoy bien.
De súbito se volvió hacia mí, ni rastro de su ternura inicial, acababa de mutar en una sierva del diablo y me gritó sin venir a cuento:

Doble que ya no es tan simpática:
⸺¡No vas a dejar de fumar nunca, perra! ¡Tenlo claro! ¡Nunca! ¡Dadme un cigarro! ¡JAMÁS! ¡Jamás lo conseguirás! ¿Dónde está ese cigarro? ¡JAMÁS! ¡Un cigarro o aquí van a rodar más cabezas que en la sala de estar de la Reina Roja!



La vampiresa se le unió, también me llamó una variante de ramera. ¿Qué le pasaba a mis clones que les daba por insultarme y avasallarme? Mientras estas dos tipas me gritaban y disparaban risas macabras, la monja como lanzando una plegaria satánica repetía “...¡No lo conseguirá! ¡No lo conseguirá! ¡No lo conseguirá!...”

Necesitaba tres cigarros o saltar por la ventana, justo cuando no podía soportarlas un segundo más abrieron la puerta de una patada y alguien vociferó:

⸺¡Queréis dejarla en paz, la vais a volver loca!

Por fin alguien daba en el clavo. Allí en el umbral aparecí yo una vez más. Solo que esta chica no era a mi imagen y semejanza, o sí lo era si yo aún fuese una puber ¿Y qué llevaba en la mano? ¡Un porro! De Maria, de Marihuana de la buena además, que me llegaba el olorcillo. Nos miró una a una con desprecio adolescente, luego se apoyó en el marco de la puerta, dio una calada y me dijo:

Adolescente con mi cara:
⸺Supéralo de una vez chata. Y déjate de tanta esquizofrenia y tanta conversación interior que parece que no sepas fumar sin estar charrando o discutiendo con alguien. Ponle punto final y celébralo echando un polvo que ese fue el trato hace 20 años “Fumabas veinte años sin sentirte culpable y antes del 2017 lo dejabas” ¡Estamos en Enero! ¡Del 2017!¡Espabila!

Dicho esto se esfumó, las otras también se desintegraron. Creo que voy a hacerle caso, en cuanto me acabe el cigarrito que me estoy fumando, se acabó. Y no es porque quiera ser exfumadora, ni porque tenga que cumplir promesas que me hice a mí misma hace 20 años. Es porque no quiero ser esquizofrénica y necesito mi Facebook, que el otro día descubrí un cantante que me mola mucho y ni compartirlo puedo.

   Se despide cariñosamente de vosotros Supernicotina. ¡Hasta el próximo trompiezo!






Tamara López

4 comentarios:

  1. No sé si soy más fan de Nia o Supernicotina. Lo mismo me pasa con Iron Man y Tony Stark. Me lo voy a pensar...

    PD: ¡Eres una crack!

    ResponderEliminar
  2. Ja,ja,ja. Me ha encantado esta entrada. Yo dejé de fumar hace seis años pero también me costó lo mio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Mira ya, ahora lo entiendo todo, no por nada te habías puesto esa foto de "closed" y mis mensajes ni vistos ni nada, pues pinche nicotina! como sea espero que no se te vuelvan a aparecer esas locas fugaces de otra dimensión, bueno quizá la feme salvaje con ánimos de vampiresa de siglo XXI, esa sí que me intrigo XD
    Después de todo, yo eso de tener con quien platicar a tiempo completo y que puedes aparecer en un cerrar y abrir de ojos pinta bien, que yo hablo así con mi otro yo que es mi mismo yo pero como en nivel de kaioken elevado en cien, o algo así.
    Nía! no sé porqué, pero a medida que me lo leía lo he imaginado en versión Cómic!! en serio, con todo y gráficos, sería espectacular, hasta se me ocurre hacerte una tira y todo, pero tendría que apuntar a dibujar y por ahora quiero evitar la fatiga XP
    Pues como siempre es un placer lerte!

    PD: que le he hablado a la Nía original.
    PD': y probablemente a la trilliza fatal, que su imagen en cómic me gusto mucho XD
    PD'': 👍 👍 👍 👍 👍

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...