miércoles, 8 de febrero de 2017

Macabrismos por Rain Cross: Belle Gunness

Belle Sorenson Gunness, nacida en Noruega el 11 de noviembre de 1859 es conocida por ser una de las asesinas en serie más famosas de Estados Unidos.

En 1881, Belle quiso seguir los pasos de su hermana y con sus ahorros compró un viaje hacia el sueño americano.

Una vez afincada en Chicago, se casó con Mads Sorenson, con quien abrió una confitería. Como no podían  tener hijos, adoptaron a tres niños.
Poco después tanto su casa como el negocio ardieron y por ello cobraron algo de dinero gracias al seguro que poseían sobre las propiedades. 

Mads fallecería repentinamente en 1900. El forense que le hizo la autopsia dictaminó que la causa de la muerte fue un ataque cardíaco. Casualmente, Mads había firmado un seguro de vida días antes por lo que Belle cobró una suculenta suma.

Con ese dinero la viuda compró una finca en La Porte, Indiana, y se mudó allí junto a sus tres hijos adoptivos para dedicarse a la ganadería y a la venta de carne.

Poco después, en 1902, se volvería a casar, esta vez con el hombre que le dio su famoso apellido: Peter Gunness.

Los Gunness fueron a vivir a la casa de Belle. A lo largo de los meses posteriores, la hija menor de Peter murió por causas sin esclarecer dentro de su nuevo hogar, y el propio Peter perecería poco después al sufrir un fuerte golpe en la cabeza con una máquina de moler.
De nuevo, por casualidades del destino (o más bien, por la avaricia de Belle), el hombre había firmado un seguro de vida pocos días antes del incidente.

La hija mayor de Peter, Jennie, señaló a su madrastra como la asesina de su padre con una compañera del colegio. Cuando los investigadores fueron a hablar con ella negó haber hecho esas acusaciones. La muchacha desapareció poco después. Cuando preguntaron a Belle por el paradero de la joven, decía que se había marchado a Los Angeles para seguir sus estudios en un internado luterano. Más tarde, el cuerpo de la niña fue encontrado enterrado en la finca.

Después de esos sucesos, varios hombres que fueron a trabajar a la casa de Belle Gunness desaparecieron en extrañas circunstancias. También puso anuncios en periódicos buscando consorte adinerado. En esos clasificados decía ser una bella mujer que quería contraer matrimonio con un apuesto hombre acomodado.

Uno de ellos, George Anderson, accedió a casarse con Belle y ayudarle así con la hipoteca. Pero esa noche, mientras dormía, se despertó sobresaltado y descubrió a la mujer ante él con una mueca maléfica en el rostro. Después de aquello George hizo las maletas y volvió a su hogar sin mirar atrás.

A partir de ese momento varios hombres pisaron la granja Gunness con promesas o de trabajo o maritales para no ser vistos nunca más.

Ray Lamphere, uno de los empleados de esta viuda negra y la única persona que dejó con vida, se convirtió en su amante.

Cuando Lamphere se enfureció al saber que Belle iba a contraer matrimonio con un acaudalado sueco que desaparecería poco después, la mujer decidió tomar medidas y le denunció alegando que era un peligro para su persona.
Ray, aireado, empezó a acusarla de las desapariciones que habían tenido en el lugar, por lo que la policía empezó a husmear, cosa que puso a Gunness en alerta.

Y esa alerta se convirtió en muerte.

El 27 de abril de 1908 Belle acudió a un abogado argumentando que temía que Lamphere acabara con su vida. Firmó un testamento dejando todas sus posesiones a sus hijos, o en caso de que les ocurriera algo, a un orfanato local. También le dijo al letrado que creía que Ray podría prenderle fuego a su casa aquella misma noche.

Un día después, el 28 de abril, se originó un gran incendio en la finca Gunness. En los escombros encontraron cuatro cuerpos: los de los tres hijos adoptivos de Belle y uno decapitado de una mujer.


En aquel momento pensaron que tanto Belle como sus hijos habían fallecido en el incendio y acusaron a Ray Lamphere de los hechos.

Pero las investigaciones que se hicieron en el lugar desvelaron un oscuro secreto: enterrados a lo largo de las tierras que Belle Gunness poseía encontraron restos humanos, cadáveres desmembrados, relojes, un bolso de mujer… y un hallazgo que hizo estremecer a los agentes: el cuerpo de un niño pequeño.

Los atroces crímenes de esta viuda negra fueron descubiertos, e incluso después de analizar el cuerpo de la mujer encontrada entre las ruinas los forenses concluyeron que no se trataba de Belle, por lo que la mujer escapó, dejando morir a sus propios hijos con tal de huir de las autoridades.

Aunque las pruebas contra Gunness fueron claras, Ray Lamphere fue juzgado y condenado a prisión, donde fallecería un año después por culpa de la tuberculosis.

A Belle Gunness se le atribuyen más de 40 víctimas. Nunca más se supo de ella y sus crímenes jamás tendrán justicia.

Fuentes:



Reacciones:

7 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me ha encnatado la entrada, soy una fanática de los crímenes y asesinos en serie jaja :O No conocía a esta señora. Macabro y tenebroso.

    Besitos guapa <3

    ResponderEliminar
  2. Hola! No conocía esta historia pero me ha gustado mucho descubrirla por aquí. Gracias por compartirla.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Madre mía!!!! Vaya psicópata. Me ha gustado descubrir la historia. Que mal que no la atraparan (mira que desapareció gente...)
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola, caminando llegué hasta tú casa..y aquí me quedo, buena y estudiada entrada..muy interesante¡¡¡
    Pasa buena tarde, besos anómalos..

    ResponderEliminar
  5. Hola! Cuanto psicópata hay o ha habido por el mundo... Muy chula la entrada!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Hola, me encantan estas entradas, no conocía al personaje.

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...