jueves, 9 de marzo de 2017

Macabrismos por Rain Cross: La Tortura en la Edad Media


En esta ocasión, Macabrismos vuelve atrás en el tiempo a una de las épocas más oscuras de la humanidad: La Edad Media.

Además de cruentas batallas y viles asesinos, una de las características de aquellos tiempos fueron los métodos utilizados para interrogar a los sospechosos de algún crimen. Y es que eran expertos en infligir dolor.

A continuación os dejo una lista de 14 métodos de tortura que se usaron en aquellos tiempos, donde cualquiera que atentara contra la iglesia o los altos cargos pagaba un alto precio.

1. Doncella de Hierro.

Puede que el más conocido, consiste en una figura humana de tamaño natural hecha de de madera que contenía clavos y pinchos oxidados colocados estratégicamente colocados para ensartar los órganos vitales de la víctima.
También fue usada por Erzsébet Báthory, de la que hablaremos más adelante en Macabrismos, en sus sesiones de tortura.



2. Sierra.

La víctima era colocada boca abajo mientras que una gran sierra dividía su cuerpo en dos.
Fue utilizada en Francia, entre otros lugares, para acabar con las que ellos denominaban “preñadas de Satán” durante la época dorada de la Inquisición.

3. Potro.

En esta ocasión, el acusado era colocado sobre una superficie conectada a un torno atado de manos y pies. A medida que se giraba el torno, las extremidades de la víctima eran estiradas hasta dislocarse y en el peor de los casos, desmembrarse.

4. Cuna de Judas.

Utilizado para sacar confesiones en la época de la “Caza de Brujas”, consistía en una pirámide de metal que perforaba los genitales del acusado.

5. Tormento del Agua.

El reo era colocado en una escalera o superficie algo inclinada, con la cabeza más baja que los pies. A continuación, se le ponía un paño en la boca y se vertía sobre él agua.
Era uno de los métodos más usados durante la Inquisición Española.

6. Taburete de Sumersión.

La víctima, mayoritariamente mujeres, era sentada en un taburete atado a una barra cerca de un río o estanque. Allí, eran introducidas dentro del agua, donde sufría de ahogamiento e hipotermia.

7. La Rueda.

Utilizada en los crímenes más graves, primero se le trituraban los huesos a la víctima con grandes mazas, tratando de dejar intacto los órganos vitales para que no muriera.
Después, era colocado en una rueda de carro sobre una estaca para que falleciera lentamente.



8. El Péndulo.

Consistía en atar con cuerdas al reo y dislocar sus huesos mediante la rotación de los brazos.

9. La Pera de la Angustia.

También conocida como “pera veneciana”, era un instrumento metálico con forma de pera que se introducía en la boca, ano o vagina de la víctima. Una vez dentro, el verdugo accionaba una palanca que abría la pera, lo que ocasionaba graves desgarros.

10. Uñas de Gato.

Este método de tortura se asemejaba a una garra de gato: cuatro grandes hierros atados a un mango, que desgarraban la carne de los presos.
Sus heridas podían ser usadas en otros interrogatorios o se podían infectar y dejar que el reo muriera.

11. El Aplastacabezas.

Como su nombre indica, su finalidad era destrozar el cráneo del recluso.
La barbilla se colocaba sobre una barra, y un casco de metal cubría la cabeza. Mediante un tornillo, las dos partes aplastaban la cabeza hasta la muerte.

12. Garrucha.

Muy utilizado en los tiempos inquisitoriales españoles, al condenado le ataban las manos a la espalda y lo elevaban en el aire lentamente gracias a una polea. Al llegar a la parte más alta, era soltado de golpe, sin llegar a tocar el suelo, lo que hacía que sus huesos superiores se destrozaran. Si no lo conseguían, se le añadía un peso en los pies.

13. El Tormento de la Rata.

Se colocaba una rata encerrada en una jaula sobre el abdomen de la víctima. Los verdugos la asustaban con palos ardiendo, por lo que el animal buscaba una salida, y sólo había una posible: a través del cuerpo del recluso, el cual sufría los mordiscos y arañazos que producía el roedor al tratar de escapar el fuego.

14. Garrote Vil

La víctima era sentada en una silla y se le fijaba la cabeza a un poste de madera cogiéndole el cuello con una tira de metal. Detrás, el verdugo daba vueltas a un tornillo que hacía que un punzón de hierro le asfixiara mientras se le partían las vértebras y aplastara la tráquea contra la argolla.
En España, este método se utilizó hasta 1974.

A parte de los mencionados, existieron más métodos crueles y horribles para conseguir que los que creían sospechosos hablasen o muriesen entre gritos de dolor, y por desgracia, incluso alguno de ellos se utilizaron hasta hace poco (e incluso puede que alguno se usen hoy en día sin que lo sepamos).

¿Cuál de ellos os ha horrorizado más?

 Fuentes:

- Wikipedia


Reacciones:

15 comentarios:

  1. Se ponen los pelos de punta leyendo en qué consistía cada artilugio y cuando los ves en directo es un horror imaginar su uso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Conocía algunas de esas torturas de verlas en alguna serie o documental, pero la mayoría no. Una entrada muy interesante :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Tuve la oportunidad de ver La Dama de hierro en Toledo, en la Exposición Medieval, así con otros instrumentos de tortura (el potro me pone los pelis de punta) y es que pensar en las atrocidades realizadas y por realizar del ser humano te hace plantear que grado real de raciocinio poseemos.

    Fantástica entrada!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Cuando se trata de hacer daño la imaginación humana no tiene limites.

    ResponderEliminar
  5. A mí todos me parecer horribles, es que... como dice Milbur, si se trata de maldad, el ser humano tiene mucho potencial...

    ResponderEliminar
  6. Que horror imaginarlos en uso. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  7. Uff... la verdad es que he empezado a leer la entrada pero no he podido acabar. Es demasiado duro :l Me he puesto a pensar en que ahora podemos denunciarlo y nos parecen ridículo que el ser humano llegara a hacer cosas así, pero para esa época era lo habitual.

    Buena entrada, me ha parecido curioso
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Madre mía, la verdad es que hasta que punto puede llegar la crueldad!! Un beso guapa

    ResponderEliminar
  9. Hola! La verdad es que muy tolerantes no eran en esa época.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Jolines, habia algunos que conocia, pero otros... la verdad es que el premio a la creatividad se lo llevaban sin problemas. Una entrada de lo mas interesante, gracias!
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uffff conforme iba leyendo no sabía cuál era peor de ellos. Algunos si que había escuchado sobre ellos pero otros no. La idea que tenían del sufrimiento en aquellos tiempos era horrible y es que las víctimas debían sufrir y agonizar descaradamente.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Buff a cada cual da más grima...encima me lo imagino! Para mí la pera y la rueda de lo peor...aunque tampoco querría ninguna para mí.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Hace tiempo vi una explosión de estos objetos y me pareció muy interesante.

    ResponderEliminar
  14. Ya he estado alguna vez que otra en algún museo de este tipo. Y es que a salvajes no nos gana nadie. El ser humano, el peor bicho.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...