Teatro: La cantante calva




Dirección: Luis Luque
Con:
Adriana Ozores
Javier Pereira
Helena Lanza
Fernando Tejero
Carmen Ruiz
Joaquín Climent

Traducción y versión: Natalia Menéndez

Música original: Luis Miguel Cobo
Diseño de escenografía: Monica Boromello
Diseño de iluminación y video escena: Felipe Ramos
Diseño de vestuario: Almudena Rodríguez Huertas
Diseño de peluquería y maquillaje: Lolita Gómez

Ayudante de dirección: Álvaro Lizarrondo

Sinopsis:

Hace sesenta y siete años del estreno de La cantante calva, obra de un autor joven y desconocido al que, según él, no le gustaba el teatro. Eugène Ionesco estrenaba la que, podría decirse, se convertiría automáticamente en una obra culmen del teatro del siglo veinte y una de las obras más representativa del llamado teatro del absurdo. Una gran comedia que es en sí misma una gran tragedia. Así la calificó su autor, todavía perplejo por escuchar las risas del público de París en la noche del estreno.


Una obra que nació a partir de las sentencias reveladoras de un manual para aprender inglés y que revelan nuestro automatismo colectivo, una obra que a través de sus sinsentidos es un fiel reflejo de las sociedades modernas y muestran  el absurdo de nuestras acciones que llenan nuestro día a día. Un obra de amplia visión de futuro. Leyendo a Ionesco descubres la mirada extrañada de un niño, un niño que mira a su alrededor y que no entiende la forma de ser y de estar vivos.


 Opinión personal:


Después de una semana llena de días festivos, lluvia, frío, nubes, y sol, llega el miércoles marcado para algunos como el comienzo de la semana laboral. Un manera perfecta y distinta para poder disfrutar de “La cantante calva”, del célebre autor Eugène Ionesco y dirigida por Luis Luque. Todo está listo en el Teatro Español.

El interior de una casa burguesa: el telón con la bandera del Reino Unido pintada cubre el escenario. Se transparenta el salón, con cinco sillas grises puestas en primer plano. La música de Dios salve a la Reina mezclada con efectos extraños y repetitivos se escucha de fondo. Dos personajes entran en escena, el telón va subiendo mientras baja un reloj. Marca las cuatro de la tarde, ¡empieza la función!

La obra se desarrolla en un ambiente de rutina y cotidiano, cómico pero absurdo. Los Smith (Adriana Ozores y Joaquin Climent) y los Martin (Carmen Ruiz y Fernando Tejero) dos matrimonios burgueses, donde todo carece de lógica. Tan cerca y tan lejos, hablan mucho, pero no se dicen nada (algunos políticos deberían tomar nota). La carencia de comunicación que representa tanto la sociedad actual, todo avanza pero nada se mueve. La locura y la repetitividad van haciendo estragos. El público no para de reírse viendo situaciones incoherentes y divertidas. El bombero idealista (Javier Pereira), y la empleada soñadora (Helena Lanza), que se auto denomina “Sherlock Holmes”, tienen un objetivo concreto, contraste a los dos matrimonios. Una parodia a la realidad, a la de todos los días. Enmascarada con humor, y contada de una manera diferente. Con una puesta en escena excelente y con un ritmo trepidante. Un reparto fabuloso, que te mantiene alerta en todo momento, con cada detalle. Destacar también la música y el vestuario, colorido y con vida propia, haciendo un buen contraste con los tonos grisáceos y verdes de la escenografía. Un interesante y necesario viaje al teatro de lo absurdo, que recomiendo que hagan todos.


Victor Gomez Pino

5 comentarios:

  1. Me gustaría verla. El otro día oí hablar de ella.

    ResponderEliminar
  2. Qué buenos autores!! Seguramente la veamos, si.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Hola! No tiene mala pinta, lástima que no pueda ir!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Hola, es una pena no vivir por allá y ver esas fabulosas obras.

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...