Entrevista a Manuel Campos, el joven director de `Autodestrucción´




¡Hola Manuel! Lo primero, darte la bienvenida a Chica Sombra, es un placer para mí tenerte aquí. Cuéntame, ¿cómo es un día normal en tu vida?

¡El placer es mío! Todo lo que pasa en mi vida está relacionado con el teatro: mis clases en la RESAD, mi vida como espectador de teatro (aunque voy menos al teatro de lo que me gustaría y debería), mis ensayos como actor, mis ensayos como director. Lo normal es que pase el día entero fuera de casa. Cuando no, me convierto en un oso panda que come y descansa. Intento sacar tiempo para los amigos, y el cine, mi otra gran afición. 


Actor, crítico cultural, profesor de teatro, periodista y también director. Chiquillo, ¿qué te queda por hacer?

Bueno, eso son actividades que he hecho, y estudios que he realizado, pero sinceramente, solo puedo considerarme actor. Y a veces ni eso. Es una profesión tan difícil (el teatro, en general) que encontrarse a uno mismo en ella lleva casi una vida entera. Me quedan muchas cosas por hacer, tengo 24 años y una inquietud vital desorbitada. Quiero acabar Periodismo, hacer un Máster de Dirección Escénica… Y bueno, siempre quise aprender bien francés, estudiar producción y gestión cultural… En fin. A saber qué será de mí.


“Autodestrucción” es una obra que nos mete de lleno en un universo-espejo, lleno de mala leche y políticamente incorrecto. ¿Qué te gustaría que sintiese el público al salir de la sala?

Ante todo, INCOMODIDAD. Esa es la palabra. Incomodidad. Mi objetivo es incomodar al público, que éste salga diciendo ¿wtf? JAJAJA. Creo que es el primer paso para lograr nuestro superobjetivo artístico. De la incomodidad nace la reflexión, de ahí el cuestionamiento. Todos estamos enfangados en un proceso denigrante y sucio, completamente autodestructivo. Nos estamos destruyendo como especie; el sistema nos lleva a eso. Nosotros no juzgamos con este montaje, ni queremos derribar el sistema y acabar con todo. Solo buscamos una amplitud de vista: que la gente se detenga a reflexionar sobre conceptos que creemos positivos por inercia, por asociación “espinal”, refleja, pero no por un proceso de reflexión profunda. 

Hablando de políticamente incorrectos... Si tuvieses un botón rojo y con solo apretarlo, pudieses cargarte a quien quisieras, ¿a qué tres personas desaparecerías de la Tierra?

Hay momentos en la vida en los que he pensado “¡ojalá pudiera destrozarte con un botón!” JAJAJA. Soy bastante impulsivo y rabioso, pero en seguida me viene la calma. Sinceramente, sé que nunca haría desaparecer a nadie si tuviera la opción de pulsar ese botón rojo. ¿De qué serviría? Además, creo que no podría vivir con el remordimiento de conciencia: sería superior a mí, estaría siempre conmigo y me impediría ser feliz. No te miento. 

La compañía del Krisol está formada por gente muy joven, y yo creo que hace falta eso para que se vea que las nuevas generaciones también tenemos ganas. ¿De qué tenéis ganas vosotros?

De muchas cosas. Tenemos ganas de que la gente sepa que estamos aquí, que invertimos más de las horas que tiene el día en formarnos y prepararnos, que tenemos dentro un huracán de ideas, impresiones y sensaciones que compartir con el mundo en forma de arte. Tenemos ganas de que nuestra palabra cambie en algo a quien quiera escucharla. Que se nos tome en serio y se nos respete. Tenemos ganas de vivir de esto. Y si no, de soñar. De seguir soñando y creciendo. Siempre sobre  el frescor de un escenario. 

¿Me puedes hablar de tus pròximos proyectos?

Prefiero no hacerlo, porque me conozco, soy una persona que quiere abarcar más de lo que la física lo permite. Tengo muchas ideas en la cabeza y muy poco tiempo para llevarlas a cabo. Pero La Compañía del Krisol acaba de nacer. Acabamos de aprender a andar. No tenemos ni dientes todavía. Daremos mucho de qué hablar. Lo que sí te diré es que la filosofía será siempre la misma: un teatro social, políticamente comprometido, ardiente, rabioso y provocador. Es mi idea de arte y de teatro. Es lo que me pone cachondo. Me morba el teatro social. Qué le voy a hacer. 


Para terminar, darte las gracias y hacerte una última pregunta: ¿eres feliz?

Me encantaría reflexionar sobre el concepto felicidad y poder entonces contestarte correctamente a esta pregunta. Te diré que estoy satisfecho. Orgulloso. Orgulloso de la vida que llevo, del trabajo que hago y de Autodestrucción. De la Compañía del Krisol. Del teatro. 

¡Muchas gracias, Manuel!


Tamara López

13 comentarios:

  1. Muchas gracias por compartir la entrevista!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    No le conocía, pero muy buena entrevista!

    Un beso♥

    ResponderEliminar
  3. Me gusta como la nueva generación de cineastas pisa fuerte ¡Renovarse o morir!

    Besos

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía así que gracias por la entrevista!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Hola preciosa!
    Genial entrevista, me ha gustado mucho, además ahora lo conozco un poquito pues era totalmente desconocido para mí.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Tamara, por acercarnos un poquito más a este joven director. Besos

    ResponderEliminar
  7. No conocía a este actor y director, pero me ha gustado mucho lo que quiere transmitir a su público. Efectivamente se trata de provocar algo, sea bueno o malo ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. caramba me ha sorprendido, tanto exito tan joven, buena entrevista

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    Pues no le conocía pero me ha sorprendido mucho la entrevista!

    saludos!

    ResponderEliminar
  10. Hola! No lo conocía, muchas gracias por la entrevista que como siempre es genial!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. No lo conocía pero me ha gustado leer su entrevista. Un besote :)

    ResponderEliminar
  12. hola! muy buena entrevista, geniales el joven cineasta y tu, chica sombra! saludosbuhos y al muro!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...