Tormenta sangrienta, o cómo querer quedarse a vivir en el Chapel

Autor: Tony Jiménez.

Colección: Terror.

680 páginas.

Primera edición: Diciembre 2014. 
Segunda edición: Marzo 2015




Sinopsis:

Manhattan, Nueva York. Lisey, la tormenta del siglo, se acerca a la isla. La lluvia, las inundaciones y la oscuridad se harán con Manhattan durante toda una semana, lo cual provoca que la mayor parte de sus habitantes evacuen sus hogares, aunque no todos, pues el antiguo hotel conocido como el Chapel, convertido en un bloque de apartamentos, sirve como refugio a muchos de sus vecinos. Sin embargo, el lugar esconde muchos secretos, siniestros misterios que sobrevuelan el tenso ambiente que se libera cuando llega la tormenta, una tempestad sin precedentes que oculta tanto como el viejo edificio. Es posible que los habitantes del Chapel no sólo tengan que preocuparse por el interior de las entrañas del antiguo hotel, sino también por lo que trae Lisey, cosas horribles que poseen siete días para convertir Manhattan en un infierno. Y todo comienza con una gota de sangre en la lluvia.


Opinión personal:

Ya sabéis, como he dicho en otras reseñas de sus libros, que me encanta cómo escribe Tony Jiménez. Me gustan muchas cosas más suyas, todas ellas, que para eso es mi pareja, pero ante todo, lo admiro como escritor.

Nos encontramos en Manhattan, que muy pronto se va a ver asolada por Lisey, la que dicen será la tormenta del siglo. La isla es evacuada en su mayor parte, pero muchas personas no tienen (o no quieren) a donde ir, por lo que deciden alojarse en el Chapel, el Frankenstein de Manhattan, el hotel que les servirá de refugio durante los siete días de oscuridad que traerá la tempestad. El mayor problema es que Lisey no es una tormenta normal, sino todo un infierno que esconde horribles cosas en su interior... cosas que empezarán a asustar a los vecinos de la comunidad del Chapel cuando empieza a llover y descubren que no es agua, sino sangre.



Si hay algo que me ha gustado de esta novela son los personajes. El autor se toma su tiempo para presentarnos a cada uno de ellos, tan distintos, tan humanos, tan reales. De hecho, me ha recordado mucho a "La tienda" de Stephen King en este aspecto, ya que cuando llegan los desastres los sentimos de veras, pues el autor nos hace querer a los personajes antes de que ocurran. Esto me ha pasado con la mayoría de los amigos que he hecho durante la lectura, todos habitantes de este maravilloso y vivo hotel: 
Están los Dillon, Thomas, Alexia y la pequeña Gwen, que me han hecho enamorarme de ellos desde el minuto uno, sobre todo del rincón de la pequeña. Están Alan Cooper (Elvis) y Claire Perkins, la pareja perfecta, la que me ha hecho sufrir muchísimo, sobre todo él. Están Amanda, Sally y su bebé Petey, destacando para mí la primera, que no para de evolucionar y crecer durante toda la trama. Tenemos también a Nathan y a su hermano Napoleón, tan adorables, tan admirables, tan valientes. Ojalá existiesen más así en el mundo. Max Lake y su hija Jill son, quizás, los más complicados respecto a su relación, pero está super bien planteada y se comprenden perfectamente sus motivos, los de ambos. Carlos Castillo, con sus errores, su pasado y su misión en el Chapel; Liam Murphy, un corazón con patas que da una lección tanto a los personajes como al lector, o Lucas Dutton, que no puede con los remordimientos. Como veis es, sin duda, un libro de personajes, en el que todos son iguales, todos importan, todos sufren, todos están, cuando acabas el libro, vivos dentro de ti.
Aunque cierto es que el principal protagonista es el Chapel. Es uno de esos lugares literarios en los que te encantaría perderte. De hecho, está ya en mi lista de lugares imaginarios, junto a Hogwarts, Narnia o el Overlook. Variadita que es una...

"Lisey no sería una tormenta normal. Y aun así, ¡nos quedamos! ¡Decidimos quedarnos! A pesar de eso, a pesar del miedo, la incertidumbre y el peligro"

Tormenta sangrienta no es solo una novela de terror, pues nos enseña que, la mayoría de las veces, los peores monstruos son los humanos, que el mundo se arrodilla ante el amor, que la unión lo puede todo, que si queremos, muchas veces podremos. Es un libro para paladear, para leer despacio, para dejar que entre y se quede ahí hasta mucho después de terminarlo, pues fácilmente podrás borrar el destino de los personajes de tu cabeza. Está escrito de manera exquisita y pausada, por lo que será lo más fácil del mundo que te adentres en el Chapel para no querer salir jamás.


Tamara López

9 comentarios:

  1. Con este no me animo, no es de mi estilo. Un besote :)

    ResponderEliminar
  2. No tiene mala pinta, pero lo dejaré pasar que no es mucho mi estilo jjj

    ResponderEliminar
  3. Hola! No conocía el libro pero no creo que sea para mi así que lo dejo pasar. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta la pinta que tiene, esta es de las mías, anotada!!

    ResponderEliminar
  5. Me gusta que los personajes sean quienes tengan la voz cantante, ya sabes que en ocasiones en las historias de terror los efectismos se llevan el protagonismo. Apuntadísima queda.

    ResponderEliminar
  6. ¡Me encanta,me encanta! no me ando con rodeos, me lo llevo anotado.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  7. Jo, me has dejado la miel en los labio y yo con un cague extremo a las novelas de terror. Si vas a hacerme leer de nuevo este género!!! Jajajaja Por ahora no me lo llevo pero no lo descarto.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. A pesar de tu estupenda reseña no es mi estilo de libros...y me jode, pero es así. Qué bonito es hablar, y hablar bien de algo que ha creado alguien a quien quieres ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Me encantaría leerlo! me ha parecido una trama muy original aunque recuerde a El Resplandor, por el tema del aislamiento. Aunque pase algo de miedo, antes o después caerá. Besos!!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...