Entrevista a Cristina Roswell: `Mis libros se caracterizan por ser realistas´



¡Hola, Cristina! Lo primero, darte la bienvenida a Chica Sombra. Cuéntame, ¿cómo es un día normal en tu vida?

¡Hola! Encantada de estar por aquí ☺ 
Pues mis días no son muy interesantes, la verdad. Normalmente escribo o reviso por la mañana y si tengo que trabajar continúo por la noche. Por trabajar me refiero a trabajo normal remunerado, “trabajo muggle”, como diría mi compañera escritora Lucía Arca. Lo de escribir es trabajo también, pero con la incógnita de si ganarás algo con él o no. 
Ahora mismo trabajo a tiempo parcial en una tienda de productos españoles aquí en Edimburgo, así que compagino la escritura con eso.
En mi tiempo “libre” veo series de tv (bendito Netflix), leo y de vez en cuando viajo por Reino Unido a eventos tipo Comic Con y cosas así, frikadas varias, en resumen jajaja.

Nacida en Murcia, pero residente en Edimburgo, ¿qué te llevó a instalarte en esas preciosas tierras escocesas? ¿Echas de menos vivir en España?

Pues precisamente fue la escritura la culpable de que me instalara aquí. Vine a Escocia por primera vez en 2012, en plan turismo. Entonces descubrí la leyenda del fantasma del castillo de Eilean Donan y tras visitarlo (el castillo, no al fantasma) me enamoré del lugar. 
Busqué trabajo en los alrededores para poder documentarme in situ y lo encontré en un Bed & Breakfast a cinco minutos del castillo, donde me ofrecieron comida y alojamiento a cambio de ayudarles a llevar el negocio (atendiendo clientes, limpiando habitaciones, etc.). En Febrero de 2013 empecé a trabajar allí y me quedé hasta Octubre. En Septiembre, encontré trabajo en la cafetería del propio castillo y allí conocí a mi pareja actual. 
En 2014 me mudé definitivamente a Escocia (primero a Inverness y luego, hasta ahora, a Edimburgo) y aquí estoy desde entonces ☺

Siempre hay cosas que se echan de menos: la familia y amigos sobre todo, pero también la comida y el clima. Habiendo vivido en Murcia durante la mayor parte de mi vida nunca pensé que echaría de menos el sol o el calorcillo (calorcillo, no los 48 grados a la sombra en verano), pero la verdad es que tras años de un 90% de días de cielos grises, frío y lluvia, se acaba apreciando más el buen tiempo.

Tu primera novela, “Draculesti”, me consta que la empezaste a escribir con tan solo 19 años. ¿Qué te impulsó a probar suerte en el mundo de la escritura? ¿Qué escritores/as te han influenciado a la hora de escribir?

La verdad es que la idea de probar suerte en el mundo de la escritura surgió de repente. Draculesti empecé a escribirlo sin intención de publicarlo, más como una historia personal, escrita para mí, por gusto. La idea llegó y me apeteció empezar a darle forma en un papel. Al terminarla la enseñé a la familia y no recuerdo bien cómo fue el resto, pero supongo que me animaron a publicarla y tras revisarla y corregirla empecé a probar suerte con agencias. 

Dos de las más importantes de España en aquel entonces se interesaron por la novela, por lo que pensé que, por lo menos, mal no se me debía de dar, pero lamentablemente el momento no era el más idóneo (el mercado estaba saturado de novelas de vampiros gracias al fenómeno “Crepúsculo”) y la agencia que elegí no pudo colocar la novela en ninguna editorial. Al final decidí probar por mi cuenta y fue una editorial que hacía poco que había nacido (Ediciones Kiwi) la que me dio la oportunidad.
En cuanto a los escritores que me han influenciado. En aquellos momentos solía leer casi todo autores extranjeros (en mi ingenuidad y falta de conocimiento de entonces pensaba que eran mejores, ahora sé que no es así y que en España tenemos muy buenos escritores que nada tienen que envidiar a los de allí). Supongo que por aquella época me influyó lo que solía leer más de pequeña y hasta entonces: Anne Rice principalmente en esos años, pero antes también series como la de K.A. Applegate y sus Animorphs, R.L. Stine con sus Pesadillas o incluso Angela Sommer-Bodenburg con sus libros de El pequeño vampiro.

Ahora me centro más en autores españoles, pero llevo un tiempo de parón en cuanto a lectura, principalmente porque paso tanto tiempo al ordenador con las revisiones de mis propios libros que cuando lo dejo no me apetece leer más y prefiero desconectar con alguna serie de tv. Además, es difícil cambiar el chip de la revisión y no puedo evitar corregir mentalmente lo que leo aunque sea de otros autores, lo que hace que no pueda disfrutar la historia como debería. Es un fastidio.

En Mayo de 2012, Ediciones Kiwi publica “El Legado del Diablo”, ¿cómo fue la experiencia tras ver publicada tu primera obra?

Uf, pese a que hace mucho tiempo, aún puedo recordar el cosquilleo y la alegría al recibir el email confirmando que querían publicar mi novela. En realidad, creo que lo recuerdo porque es parecido a lo que se siente cada vez que te dicen “sí” a una publicación, y tras ese libro me publicaron otros dos, el último en Octubre, así que la sensación es bastante reciente ☺

Pero la alegría también va acompañada de muchos nervios al pensar que esa obra va a dejar de ser solo tuya para pasar a ser leída por muchísima más gente. Eso siempre intimida.



Gracias a tu libro “La Isla de lo Eterno” nos conocimos, y tuve la suerte de poder ilustrarlo. Por mi parte solo puedo decirte que disfruté muchísimo leyendo esa fantástica historia, y fue facilísimo situar a los personajes en un entorno tan bien descrito. ¿Cómo fue el proceso de documentación para esta novela?

Fue un proceso largo y agotador. Tanto que creo que voy a tomarme un descanso antes de volver a escribir ficción histórica. 
El caso es que soy extremadamente perfeccionista y no me conformo con nada que no sea lo mejor que puedo ofrecer. Por ello siempre que puedo me gusta desplazarme hasta los escenarios donde transcurren mis historias para poder describirlos con precisión (aunque puedas “tirar de Google Maps e Internet”, no es lo mismo ver un sitio en foto que poder caminar por él, notar el clima, charlar con los habitantes...). 

En el caso de La Isla de lo Eterno pude costearme la estancia de documentación trabajando en la zona; eso ayudó bastante con las descripciones de la novela. Son muchos los lectores que habiendo estado en Escocia me han dicho que se han sentido transportados allí de nuevo al leer mi libro, lo cual es genial, ya que es exactamente lo que trataba de conseguir.

Pero además de la documentación para las descripciones (en mi opinión, la parte más sencilla), también tuve que documentarme sobre la parte histórica (los eventos transcurridos en el castillo de Eilean Donan en 1719 y el pasado del protagonista) y, lo que más dolores de cabeza me dio, la forma de hablar, de vestir, así como los conocimientos del personaje masculino principal. Carlos es un soldado español que nació a finales del siglo XVII y murió a principios del XVIII, en 1719. Sabía que por aquel entonces no se hablaría como ahora, y quería darle ese toque distintivo que le caracterizaría tanto como su indumentaria o su personalidad. Busqué en muchos libros y artículos de Internet y, aunque no sé si se hablaría exactamente como él lo hace (muchos libros no se ponían de acuerdo en cómo se hablaba entonces u ofrecían fechas aproximadas sobre cuándo empezó a usarse el usted o dejó de usarse el voseo, por ejemplo), en general creo que logré hacerle creíble y eso es lo principal en una novela. Al fin y al cabo es ficción y no una tesis universitaria. 

También me llevó mucho tiempo documentarme sobre el uniforme que llevaría el soldado, ya que en este aspecto también hay distintas opiniones, pero conté con la ayuda de gente más experta en la materia y contrasté muchos artículos para conseguir una idea aproximada.

Así mismo, tuve que ir con cuidado a la hora de hacer hablar a Carlos en cuanto a las expresiones que utilizaba. Hay muchísimas frases hechas cuyo origen no conocemos, así que tuve que rastrear el primer uso de muchas palabras o frases que ponía en boca del protagonista para asegurarme de que ya entonces existían y tenían el mismo significado que le damos ahora. Sé que muchos lectores seguramente no se hubieran parado a pensar en ello, pero como digo, soy muy perfeccionista, y si yo sé que algo puede estar mal, no voy a dejarlo solo por pensar que nadie lo notará (casi siempre suele haber al menos una persona que lo nota, de todas formas, jajaja).
Aunque seguro que se me escapó alguna palabra, creo que en general fue bastante bien y es algo que muchos lectores me han comentado como punto positivo: lo creíble que es el personaje de Carlos por su forma de hablar o comportarse.

Por último, además de la forma de hablar, estaba también su manera de ser. Hay muchas cosas de nuestra sociedad que un hombre de su época (y de su clase social, por cierto, otro punto que tuve que tener en cuenta) no vería tan normal. Por ejemplo, hay momentos en el libro en los que hace algún que otro comentario machista que incluso a mí me hizo rechinar los dientes. Por suerte tenía a la protagonista femenina, Ariadna, para pararle los pies, pero no podía dejar de pensar que muchas lectoras iban a poner el grito en el cielo al leerlo. (Afortunadamente, no fue así y creo que la mayoría, si no todas, supieron situarlo en su contexto).
También tuve que refrescarme la memoria acerca de fechas como el año en el que se inventó el teléfono, la fotografía y demás, para saber qué cosas de nuestra época sorprenderían a un hombre del XVIII y con qué estaría más familiarizado (hay una escena en la que ve un teléfono móvil por primera vez y también una película en la televisión. Son cosas a las que estamos tan acostumbrados que las damos por hecho, no reparamos en ellas, pero para alguien de su época sería algo extraordinario).

Creo que esa es toda la documentación principal que hice, pero por la extensión de mi respuesta creo que se entiende que quiera tomarme un descanso de escribir ficción histórica, ¿no? 



¿Catalogarías tus novelas dentro del género romántico? ¿Qué género te gustaría experimentar?

La única de mis novelas que podría catalogarse en el género romántico (y así lo ha hecho Ediciones Kiwi) es La Isla de lo Eterno. Pero hay muchos lectores que consideran que más que romántica se trata de una novela sentimental, o como mucho romántica-sentimental. 
En el libro hay una historia de amor que podría decirse que es el eje central de la trama, pero no se centra solo en eso: trata otros temas como el de la muerte (tanto desde la perspectiva de alguien muerto como desde la de aquel que pierde a un ser querido), el sacrificio, la familia, la esperanza, etc. 
Además, aunque no sé si esto es algo característico de todas (no suelo leer mucha romántica), hay quien me ha dicho que las novelas románticas tienen (o suelen tener) finales felices, y aunque yo considero que la mía lo tiene, hay quien no está de acuerdo o lo ve como agridulce. (No digo más por si alguien que lea esta entrevista no ha leído la novela).
Mis lectores saben que, ante todo, mis libros publicados se caracterizan por ser realistas (aunque tengan elementos de fantasía o paranormales), por lo que siempre les doy el final que creo que tiene más sentido, sea o no feliz. Es algo que no gusta a todos, pero es mi firma.
El resto de mis novelas tienen todas una historia de amor, pero en ellas es menos importante para la trama que en esta última. En mis otras obras yo diría que prima más la acción que otra cosa.

En cuanto a qué género me gustaría experimentar… nunca voy a cerrar las puertas a ninguno, pero tengo empezada una historia que podría clasificarse dentro de la romántica contemporánea (aunque conociéndome luego será inclasificable porque nunca sigo patrones establecidos por otras novelas, sino que me dejo llevar). Pero como siempre publico a “destiempo” y todavía está de moda, seguramente la terminaré cuando haya dejado de estarlo. 
No sé. Si me atreviera, me gustaría probar con algo de ciencia ficción, pero no creo contar con los conocimientos necesarios para lanzarme a ese género aún. O quizás la novela negra o, por el contrario, algo más ligero como chick-lit. Soy muy de escribir lo que me apetece en un momento dado, así que nunca se sabe…

Sé de una ilustradora que está deseando ver publicada tu última novela, donde de nuevo podrán verse alguna de sus ilustraciones. Háblanos de “Woodland Creatures”.

¡Yo también lo estoy deseando! Me encanta tu estilo de ilustración y creo que casa muy bien con mis novelas, lo hizo en La Isla de lo Eterno y vuelve a hacerlo en Woodland Creatures, así que ¡gracias!
Woodland Creatures es una de las novelas que mejor acogida tuvo, algo que no deja de sorprenderme porque es también la única que he auto-publicado, por lo que no contó con distribución en librerías ni promoción editorial, solo con la promoción que hice yo en redes sociales. 
Participé con ella en el concurso Amazon para autores independientes en 2016 y aunque no ganó, fue la segunda con más opiniones durante el concurso (más de 50) y aún hoy, dos años después, a menudo se encuentra en los primeros puestos de sus categorías.

Es una novela de Fantasía Urbana con algo de Thriller militar. Transcurre entre Manhattan y Alaska y narra la historia de Calliope (Callie) Conway, una sociópata de 25 años cuyo pasado traumático e instintos animales la han llevado a transformarse en una asesina, y Christopher Szilágyi, un exmilitar de 35 años con sus propios problemas que lo último que esperaba al dejar el ejército era enamorarse de alguien como Callie. 
Ambos son una especie particular de “licántropo” que, en vez de transformarse en lobo, transmigra a la mente de sus respectivos compañeros cánidos, los amaroq, un ejemplar de lobo al que están enlazados espiritualmente y que viene a ser un equivalente a los animales tótem de las tribus nativas de América.
Callie y Christopher, además de lidiar con sus respectivos problemas personales y como pareja, tendrán que hacer frente a los planes de un alto mando militar, excompañero de Christopher, que planea usar a los amaroq y los licántropos en el ejército.

Woodland Creatures. Almas Salvajes será relanzada este año en una segunda edición que incluirá una nueva portada y material extra como escenas inéditas y las ilustraciones de María Pizarro.

Para terminar, darte mil veces las gracias y hacerte una última pregunta: ¿eres feliz?

Es una pregunta sencilla pero a la vez complicada, además de bastante personal, así que voy a dejar que Christopher, de Woodland Creatures, la responda por mí, ya que opinamos de forma parecida:
«La felicidad era algo que mucha gente daba por hecho, que veía como parte natural de la vida, del día a día incluso. (…) Christopher (…) pensaba que (la felicidad) se trataba de algo momentáneo, que una persona no podía ser feliz constantemente.» 

Ahora mismo no soy infeliz, si eso sirve como respuesta ☺ Y menos tras responder esta entrevista, por supuesto. ¡Mil gracias! ;)



Tamara López

14 comentarios:

  1. Hola María!! pues me ha encantado la entrevista, la verdad es que las entrevistas me gustan siempre mucho porque, me acercan a la autora y eso siempre es un punto a favor.

    Un besito 💋

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado la entrevista. Y me han dado ganas de leer a esta autora. Me ha encantado todo lo de la documentación, porque me siento muy identificada con ese perfeccionismo enfermizo xD

    Ah! Y lo del trabajo muggle... ❤

    ResponderEliminar
  3. Estupenda entrevista. En Edimburgo eh?, qué maravilla. Tiene que ser una pasada vivir allí. Respecto a sus libros, el caso es que ese de Draculesti me quiere sonar, de haberlo visto hace años por la red. Le deseo toda la suerte del mundo a esta autora.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    Genial la entrevista! Gracias por compartirla.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por la entrevista María! La verdad es que hacéis un tándem estupendo, ella crea una gran historia y tú unas grandes ilustraciones ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa!

    No he leído nada de la autora, pero me ha dejado con las ganas de leer algo suyo =P Que guay tiene que ser vivir en Edimburgo *.* Muy acertada la cita que ha escogido al final =P

    Muchos besitos corazón! =D

    ResponderEliminar
  7. Hola :)
    Woodland lo leí a medias desde digital pero odio leer de esa forma (porque lo hacía desde móvil y mis ojos sufrían) así que lo deje parado. Espero a que salga en papel para poder disfrutar de él en condiciones
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Yahira! Woodland Creatures salió a la vez en papel y en digital. Pero en unos meses sacaré una edición más completa y con ilustraciones. Lo avisaré por Facebook y en mi web :)
      ¡Gracias por tu interés!

      Eliminar
  8. Gracias por estas entrevistas. El apellido de la autora me recuerda a una serie que vi hace mucho con el mismo nombre: 'Roswell'. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Pues no conocía a esta autora pero me llaman mucho sus libros los buscaré y si además tienen buenas ilustraciones mejor que mejor

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! Pues no me extraña nada que se haya enamorado de Edimburgo, tiene que ser un lugar maravilloso para escribir. Un besote :)

    ResponderEliminar
  11. Hola! No la conocía así que gracias por la interesante entrevista y dármela a conocer.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  12. Hola!
    He visto muy buenas opiniones de La Isla de lo Eterno, su premisa tiene elementos que me llaman la atención y más adelante no descarto darle una oportunidad. Me ha gustado conocer más de Cristina, conocer sus inicios, inspiración y todo ese proceso que conlleva escribir y publicar.
    Te ha quedado muy chula la entrevista.
    Bεѕ🌟ѕ

    ResponderEliminar
  13. Hola.
    Que maravilla poder vivir en el sitio mismo de tu historia, tenía ganas al libro pero ahora le tengo muchas más.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...