Crónica de la Exposición Ópalo Negro y entrevista a su autor, Almaro



El pasado jueves 26 de abril tuve la oportunidad de asistir a la inauguración de la exposición Ópalo Negro_, del autor malagueño Alejandro Martín Romero (Almaro). El evento tuvo lugar en mi querido centro de Málaga, en una de esas calles con encanto que acogen pequeños negocios que apuestan por la cultura y el arte de nuestra gente y ofrecen oportunidades tanto a artistas como a personas que tienen hambre de conocimiento. 

El pequeño bar Kipfer&Lover, situado en Calle San Juan de Letrán (entre la Plaza de la Merced y el Teatro Cervantes) es el encargado de hacer las veces de sala de exposiciones de este conjunto de 23 piezas del autor, que podréis visitar hasta el 23 de mayo, y en el que sus encargados os recibirán de una forma encantadora.



Lo cierto es que me lo pasé de lujo con un ambiente de lo más acogedor y agradable, y no sólo por la cervecita a la que me invitaron por asistir a la inauguración je, je. Unas 70 personas asistieron al evento y, a pesar de que el lugar es bastante pequeño para tanta gente, los asistentes fueron tan respetuosos y entregados, que no se percibía agobio o bullicio, sino un ambiente de expectación e interés por parte del público, tanto por la exposición como por el autor, allí presente, que no dejó de hablar con todo el que se interesaba por su obra, contestando a todas las dudas y con un agradecimiento por la acogida muy presente.



Almaro, el autor, nos concede la siguiente entrevista para Chica Sombra para que conozcáis un poquito más sobre él y su obra:

Antes de nada, darte la bienvenida a Chica Sombra. Cuéntame, ¿cómo es un día normal en tu vida?

Muchas gracias por concederme la oportunidad de expresarme no solo desde la imagen (donde más cómodo me encuentro), y por ayudarme en la difusión de mi trabajo como artista visual. Se me hace difícil dar una respuesta concisa a esa pregunta, pues no soy muy disciplinado, y no tengo un horario fijo para pintar, lo que sumado a todo lo que conlleva el ritual de pintar: preparación de lienzos, búsqueda de imágenes, es difícil determinar qué es un día “normal”. Actualmente vivo independizado en un piso céntrico y tengo una habitación destinada a materializar mis inquietudes, donde paso media jornada, normalmente por las tardes, y la mitad del fin de semana. Tengo la esperanza de que el día de mañana pueda dedicarle aún más tiempo; por el momento no me puedo quejar.

Háblanos un poco de tu trabajo. ¿Consideras que tienes un estilo muy concreto o podemos encontrar en tu obra estilos diversos? ¿Cómo definirías tu obra artística?

El interés por la luz como recurso plástico y principal tema de mi trabajo junto a la técnica que empleo (pintura al óleo), como es lógico, me une a distintos períodos artísticos que datan de mucho antes de que yo naciera y es evidente que existe un peso histórico además de una responsabilidad en qué mostrar y filtrar en este campo. Considero que la pintura sigue manteniendo un eco de intereses semejantes al de otras épocas: en mi caso es el estudio de la luz, a mi juicio igual de pertinente que en la época del Impresionismo, en concreto semejante al interés del movimiento luminista americano, por interpretar los distintos cambios atmosféricos a golpe de pincelada. 



Háblanos un poco de Ópalo Negro_ y de lo que significa para ti.

La exposición nace de una forma natural y de un interés que mantengo desde hace tiempo, casi como una obsesión en mis reflexiones acerca de lo pictórico. La explicación consiste en que desde hace aproximadamente tres años empecé a emular en mis cuadros ciertas imágenes que recopilaba -a modo de capturas de pantalla- en mi escritorio del ordenador y que actualmente siguen planteándome nuevas preguntas acerca del papel que juega actualmente la pintura, imbuida por una tecnología de pantalla. Y es en estos tiempos cuando un “rectángulo retroiluminado” nos acompaña en el bolsillo, nos guía y también nos comunica con la otra persona, sin tener por qué establecer previamente un contacto real. La muestra trata de ahondar en este tema, es decir, la capacidad de conocer antes de ver con nuestros propios ojos, mediante una lente o interfaz, como ejemplifico en un cuadro de la serie, donde aludo a la representación de un feto en una ecografía 4D de mi sobrino, a quien pude conocer a través de un mensaje de whatsapp con todo lujo de detalles, mucho antes de que él viera la  luz.

¿Consideras España, o más concretamente Málaga, un lugar "fácil" para prosperar como artista?

¡Uf! Esta pregunta es muy compleja, trataré de responderte sin mucha divagación porque me falta experiencia en el sector y la poca que tengo la he adquirido hablando con distintos artistas -de quienes aprendo- dentro de mi ámbito y entorno. Es evidente que vivir de la pintura es sumamente complicado y en mi actual situación es una inversión económica y de tiempo, además de un desgaste energético al exigir mucho de mí. Málaga no es Londres ó New York, estamos de acuerdo; pero soy optimista al pensar que no es vital residir en el extranjero para vivir de esto, dado que hoy en día las nuevas tecnologías te hacen posicionarte si se hacen las cosas de manera óptima y siempre con constancia. Precisamente, conozco ejemplos cercanos de artistas que aseguran vender a través de las redes y ganar visibilidad sin necesidad de vivir en el extranjero una larga temporada. Por otro lado, es más económico producir aquí.

De todos modos, sería indicado, y aprovecho la ocasión “del altavoz”: faltan mejores prácticas en políticas de gestión, y concretamente en la relación cultura-artista, así como una mayor apuesta de impulso por las generaciones jóvenes. Pero para ello voy a empezar hablando desde la figura del artista, que es la que me ocupa: necesitamos ser gremialistas y no exigir sin antes, entre nosotros, actuar como colectivo para hacernos oír, sin zancadillas; en otras palabras: sin desacreditar a la otra persona artista. Gracias a mi amigo Fernando por dar con la solución. 



¿Qué significa para un autor hacer este tipo de exposiciones? ¿Qué sientes al ver tu obra expuesta y ver a gente "juzgándola" o disfrutando de ella?

Es sumamente gratificante el poder mostrar un trabajo concluido. Disfruto mucho con los procesos que me llevan a estos resultados, pero a veces hasta que no se da el feedback con el espectador pareciera que la obra no estuviera acabada. Esa noche es cuando mejor duermo sabiendo que la obra está en funcionamiento y que no hay espacio para una pincelada más.

En el momento en que se abren las puertas y todo está en su sitio, previo acuerdo con la labor de comisariado: los cuadros, la hoja de sala, cartel, cartela y otros asuntos que legitiman el trabajo, es cuando respiro hondo y poco margen hay para que un juicio negativo suponga un impedimento para seguir. Al contrario, me hacen replantear el rumbo pese a que al final termine haciendo lo que deseo...


¿Podemos saber cuántos y qué cuadros se han vendido ya de Ópalo Negro_?

Creo recordar que se han vendido 6 cuadros, ¡pero esperamos que se vendan algunos más! Es curioso, pero cuando alguien da el paso para adquirir una pintura, uno no espera cual será, a veces la elección es la más sorprendente. 

Tengo constancia de que eres un artista inquieto y que no deja nunca de trabajar. ¿Nos cuentas algo sobre algún proyecto futuro que tengas por ahí?

¡Eso dicen! Actualmente ando inmerso en un proyecto muy ambicioso para la feria de arte emergente de la ciudad en Málaga, Art&Breakfast en su IV edición una vez más en el Hotel Room Mate Larios. Y que ahora me encuentro ultimando todos los preparativos para los días 8, 9 y 10 de junio, durante los que espero veros a todos por allí.

Todo artista, del género que sea, suele tener sus ídolos y referentes que han ayudado a crear su personalidad artística. Háblanos un poco de los tuyos. ¿Cuáles son tus principales fuentes de inspiración?

Retomando mis intereses por la luz, la inspiración que tengo muchas veces es virtual, a raíz de mirar a través de la pantalla para dejarme llevar por su imaginario virtual y su característica fuente luminosa. También observo a otros artistas contemporáneos que denotan el mismo interés por el aparato monitor, como son Johannes Kahrs o Milto Manetas (entre otros), e incluso artistas visuales no estrictamente pintores, además de teóricos, quienes me han dado una perspectiva no contemplada anteriormente. Y para terminar de resumir, la práctica del Reiki me está sirviendo para entender la pintura desde un punto de vista más visceral y energético, lo que me proporciona mayor seguridad y convicción en lo que voy desentrañando.

¿Tienes alguna manía, costumbre o ritual a la hora de trabajar?

Me he dado cuenta de que si me pongo a pintar sin haber aprendido algo nuevo o haber participado de una conversación o leído algo interesante, me resulta complicado agarrar el pincel…

¿Qué consejos darías a alguien que quiera dedicarse a este mundillo?

Los mismos consejos que otra persona ya me dio: constancia, sacrificio y honradez.

Para terminar, darte mil veces las gracias y hacerte una última pregunta, ¿eres feliz?

No hay de qué, ¡gracias a vosotras! 
Sí, no me puedo angustiar por la incertidumbre de mi futuro. Voy a vivir mi presente, ¿no? 



Tamara López

5 comentarios:

  1. Muchas gracias por compartir la entrevista ^^
    Se nota que te lo pasaste bien :D
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Una entrevista muy interesante. Gracias por compartir.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Buena entrevista, a un gran y buen pintor. Mucha suerte y a seguir trabajando

    ResponderEliminar
  4. Qué bien lo pasaste, que envidia!! 😉

    Besukis 💋💋💋

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...