Teatro: Después del ensayo




Intérpretes
Emilio Gutiérrez Caba
Chusa Barbero
Rocío Peláez
Dirección
Juan José Afonso
Versión
Joaquín Hinojosa

Sinopsis: 

'Del teatro me tendrán que sacar con los pies por delante'. Tal vez sea esta afirmación de Ingmar Bergman el punto de partida de esta historia íntima, de este texto dramático, tan personal, del maestro. Después del ensayo es la obra, el testamento como hombre de teatro, de un Bergman ya maduro, que se autoanaliza de forma implacable, sincera y atormentada... Esta obra es una reflexión sobre la vida que no se quiere o no se puede vivir. Es, también, la demostración de la existencia de determinados comportamientos humanos emocionalmente desequilibrados que, inevitablemente, se repiten y que, por ello, hacen imposible, aunque se intente desde el amor, que puedan ser soportados o perdonados. En Después del ensayo Bergman nos habla de la tragedia del desamor, de la asunción de la soledad y de la derrota de las creencias ante el paso arrasador de la vida.


Opinión personal de María Pizarro:

A las puertas de Junio, ya empezamos a notar la presencia del calor en Valencia. De camino al teatro Talia, como otro sábado cualquiera, me llama la atención como la gente invade las terrazas, y busca refugiarse del sol bebiendo algo fresquito y buscando sombra. 

Ya en el interior del teatro, con unos asientos privilegiados desde el palco, estoy deseosa de que comience “Después del ensayo”, dirigida por Juan José Afonso, y versionada por Joaquín Hinojosa.

La obra cuenta parte de la vida personal del guionista, director de teatro y cine sueco, Ingman Begman. Nos muestra la pasión desmedida que sentía por su profesión y por los actores y actrices que pudo modelar como barro entre sus manos, dando así vida a los personajes que ellos interpretaban. 

Lo que hizo que me decidiera a ver esta obra fue que en ella apareciera el magnífico actor Emilio Gutiérrez Caba que, como siempre, defiende el papel. Bajo mi punto de vista, el problema que veo es que la trama transcurre demasiado lenta, y me encontraba a cada instante esperando que arrancara de alguna forma, o me llegara lo suficiente como para empatizar con los personajes.
No quiero desmerecer el trabajo de ninguno de los actores, ya que considero que Rocío Peláez destaca en su interpretación, o Chusa Barbero que, a pesar de parecer sobreactuada, se deduce que es porque el personaje así lo pide en la historia.

Siento tener que decir que esperaba otra cosa, y que este texto dramático personal del director no consiguió engancharme. Pero vuelvo a repetir que en este caso, nada tiene que ver con la puesta en escena, si no más bien con la historia que en el escenario se representa.



Tamara López

5 comentarios:

  1. Hola! Que pena que no te haya convencido no tenía mala pinta. Gracias por la crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. A mí sí me ha gustado, Gutiérrez Caba es uno de los últimos Gran Señores de la escena, lo disfruté mucho y pude charlar con los actores ¿Qué más se puede pedir? 😍

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    El teatro no me llama mucho la atención y esta obra en particular tampoco :S
    Una pena que no te convenciera
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar
  5. Me encanta Emilio Gutiérrez Caba, no me importaría nada ver esta obra.
    Besos.

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...