Conferencia 60 aniversario de la NASA


Desde una edad muy temprana, las hazañas de la NASA siempre han estado muy presentes en mi ensoñaciones, donde nombres como los de Neil Amstrong o Edgard Mitchell, alcanzaban para mí el mismo status de heroicidad, que el de los superhéroes que aparecían en los cómics que compraba semanalmente, gracias a las propinas que me daba mi abuela por haberme portado bien y ayudarla a lo largo de toda la semana. 

Durante todos estos años, siempre he leído libros, testimonios o ensayos relacionados con la carrera espacial o, en su defecto, visionaba cualquier documental o película que tratara el tema, por lo que mi mente siempre ha estado más cerca de las estrellas que en un mundo más real, cercano y pragmático.

Hoy he tenido la posibilidad de acercarme un poco más a la gente que admiro, debido a que La Casa de América acogía la visita del general Larry James, director del Jet Propulsion Laboratory, y de Suzanne Dodd, directora de la red interplanetaria y gerente del proyecto de la misión interestelar Voyager, los dos pertenecientes a la agencia citada anteriormente. 

Durante dos horas aproximadamente, en un tono oficial a la par que distendido, los testigos que hemos acudido a la cita hemos presenciado una conferencia en la que nos hemos enterado de la situación actual de la agencia, además de las misiones futuras más inmediatas. Está claro que, en los tiempos que vivimos, la carrera espacial ha perdido peso y magia, algo que sinceramente me entristece al comprobar que se invierte más dinero en armamento y otros menesteres más viles, que en la exploración del universo que nos rodea.

La NASA cumple 60 años en una época en la que, actualmente, ya no tiene el peso y la importancia de antaño, donde también existen agencias de otros países con la misma o una mayor presencia si cabe, como China, Rusia o Europa, sumando también la inminente entrada de la empresa privada en estas cuestiones. Pero todavía existe la esperanza y proyectos muy interesantes para esta organización y eso se nota solamente al ver la mirada de ilusión de los conferenciantes al hablarnos del trabajo actual que se está realizando.

Durante la charla ofrecida,  hemos oído hablar de las exploraciones del rover en Marte, donde se ha citado el descubrimiento de la posible existencia de agua en el planeta, o la teoría sobre un organismo monecular capaz de sobrevivir en el astro rojo, que también puede tener la capacidad de producir metano, además de ser testigos los miembros, hace poco, de una impresionante tormenta de arena que ha superado los límites de nuestra imaginación.

Pero nos hemos enterado de más información realmente interesante, como las investigaciones que se están realizando en las profundidades de los océanos o de apasionantes misiones de exploración sobre el asteriode Ceres, del nos han ofrecido una impactante foto de una montaña de hielo situada en la roca, sumando también la exploración que se va a realizar  sobre la luna Europa y también un nuevo objetivo; tras un titánico proyecto finalizado con éxito de investigación sobre el planeta Júpiter, ahora el punto de mira se centra en el siguiente planeta de la lista: Saturno. 

Si todo esto ha sido hermoso y evocador, hemos aprendido mucho sobre el trabajo que se está realizando sobre el espacio profundo o de los agujeros negros a través de las radiofrecuencias, a la par de un creciente mejora en la tecnología relacionada con la capacidad de comunicarnos a través del espacio. 

La información ha sido tan abrumadora que se me escapan de las manos un montón de cuestiones añadidas, por lo antes de que me de olvide todo, prefiero resumiros y confirmaros que la carrera espacial sigue muy vigente, quizás caminando con pasitos más pequeños para el hombre que en los sesenta-setenta, pero siempre con la misma determinación. 

Me ha entusiasmado saber también que estaban presentes los miembros del equipo de investigación ubicados en la localidad de Robledo de Chavela. Creo que no somos conscientes de que solo existen dos plataformas similares en todo el planeta, una en Australia, a las afueras de Camberra, y otra en Estados Unidos, en el estado de California.



Como punto final,  durante la rueda de preguntas efectuadas, me queda claro que en futuro quizás bastante lejano acabaremos por colonizar otros mundos. 

Poniendo punto final a esta reseña y como epílogo, os dejo la nota curiosa debido a una pregunta realizada: 

Tranquilos, que están vigilando la enorme cantidad de satélites que giran en órbita para que  no nos caiga ninguno encima, por lo que puede estar muy tranquilo, Abraracúrcix , porque de momento, el cielo no caerá sobre nuestras cabezas.  

Y, como posdata, os regalo una frase de unos de los astronautas que llegaron a la luna, el increíble y filosófico Edgar Mitchell, en una entrevista en la que hablaba sobre su experiencia en aquel vuelo espacial:

«Desarrollas una conciencia instantánea global, una orientación hacia las personas, una insatisfacción intensa con el estado del mundo, y una compulsión por hacer algo al respecto. ¡Desde ahí fuera, en la luna, la política internacional se ven tan pequeña!»


Tamara López

1 comentario:

  1. Hola! Que pasada de conferencia. Gracias por la crónica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...