Entrevista a Catherine Roberts: `Espero repartir felicidad con mis libros´



¡Hola, bonita! Antes de nada, darte la bienvenida a Chica Sombra. Cuéntame, ¿cómo es un día normal en tu vida?

En primer lugar: ¡encantada de estar contigo en tu blog! Te sigo desde hace tiempo y me hace mucha ilusión esta entrevista.

Mi día a día solía ser muy estresante (pese a vivir en la playa) porque llevo unos años pluriempleada: monté un negocio hace seis años, doy clases presenciales, soy tutora online, me encargo de una colonia de gatos callejeros y llevo ocho años publicando novelas y colaborando con revistas y radios (escribo más despacio de lo que quisiera, pero son muchas cosas). Pero este año, al fin, he conseguido priorizar, organizarme y relajarme, después de que la salud me diera un susto. Ahora mis gatos de casa me despiertan por la mañana con lametones o manotazos en la cara, les pongo de comer y me tomo mi café con leche y canela sentada en la cama, tranquilamente, viendo Neox. Luego voy al gimnasio o a mi negocio, según el día. Como con mi marido y, por las tardes, a dar clase y responder emails. Al salir del trabajo, alimento a una colonia de gatos que hay en la calle donde aparco. Por las noches, me gusta tener siempre algunas series fijas para ver, reírme y desconectar de todo. 

El tiempo para escribir lo saco de dónde puedo, según la época. Escribo muchísimo en vacaciones y muchas noches. Necesito algo de relax y soledad para poder hacerlo. Así ha sido desde pequeñita. 


Con tu nombre real, Carolina Iñesta, publicas novelas, digamos, para todos los públicos. Con tu seudónimo, Catherine Roberts, publicas novela romántica y erótica. ¿Con cuál de las dos te sientes más cómoda?

Pues, increíblemente, me siento mucho más libre escribiendo erótica y publicando bajo seudónimo. Se podría pensar lo contrario, por eso al principio de mi carrera descarté el seudónimo… pero en cuanto lo probé (en plan experimento), me encantó la sensación de libertad total que me ofrece. 
Aunque no escondo nunca quién soy y algunos de los mejores días de mi vida los he pasado visitando colegios donde han leído “El bosque prohibido”, publicado con mi nombre. Los niños son increíbles y ver la emoción en sus caras, sus dibujos de los personajes y responder sus preguntas indiscretas, no tiene precio. A ellos, simplemente no les hablo de mis novelas adultas. En estos casos me siento como una “agente doble”.



Has publicado dos novelas con Kiwi. ¿Cómo ha sido la experiencia con esta editorial?

Muy buena. Estoy muy contenta con el trato. Los vi nacer y siempre me llamó la atención su frescura (la lleva un matrimonio joven), sus ideas innovadoras y lo rápido que crecían. Cuando yo estaba con Versátil, Kiwi confió en mí para ser la prologuista de Draculesti (de Cristina Roswell) y participar en una antología. Más tarde decidí mandarles una novela y luego repetir. Ahora estamos en plena expansión por Latinoamérica, así que feliz. Mis libros “El despertar de Belle” y “Una buhardilla en París” también se pueden encontrar en librerías de Chile, donde hay unos lectores maravillosos.

Ambas novelas, “El despertar de Belle” y “Una buhardilla en París”, están ambientadas de forma magnífica, ya que tú misma estuviste en Francia algún tiempo. ¿Elegir este país fue fruto de un enamoramiento hacia él?

En realidad, no, jajaja. Ahora amo su historia y sus paisajes, pero era casi al contrario al principio. Estuve allí de Erasmus, pero no fue mi primera opción: a mi chico y a mí nos destinaron a Italia en realidad, cada uno a una región. No queríamos separarnos tantos meses y nos dijeron que en Francia podíamos estar juntos, estudiando en la misma ciudad y viviendo en la misma residencia de estudiantes. Así que elegimos Francia por eso (por amor), aunque yo estaba muy enamorada de Italia y fue un dilema para mí. Pero bueno, luego visité Italia varias veces, con él y con amigas. Y en Francia aprendí muchísimo y obtuve inspiración para mis 3 novelas (las dos que has nombrado y “El guardián de los secretos”, de Versátil, donde aparecen París y Saumur). Cosas del destino. 

Además de escribir, has sido redactora, locutora y conferenciante. ¿Qué faceta profesional te queda por probar?

Me ofrecieron también ser editora. Dos personas distintas. Pero nunca me atrevería. Me parece muy complicado. La responsabilidad de tener en tus manos los sueños de los demás es demasiado grande, tanto para bien como para mal. 
He ido quitándome cosas de encima para centrarme en lo importante: mi negocio, los libros, mis alumnos y mi familia (que incluye a la parte “gatuna”, por supuesto). No me apetece probar nada más ahora mismo, aunque me llama la atención el mundo del cine tras las bambalinas desde que estuve como invitada en el FantaElx (Festival de cine fantástico de Elche). No descartaría aprender a hacer guiones para cine en un futuro. 

Si tengo que destacar algo de lo ya hecho: me encantó dar conferencias sobre vampirismo histórico en Fnac, junto a Cristina Roswell. Lo paranormal… me tira muchísimo. 



¿Cómo se toma una que su libro sea escogido para leer en algunos colegios?

Con mucha alegría, y más después de conocer a tantas profesoras (casi todas mis amigas lo son, de Primaria y Secundaria) y saber lo exigentes que son. Los libros seleccionados tienen que pasar la criba del departamento, del director/a y a veces del AMPA también. Por no decir que mi “El bosque prohibido” es autopublicado y en los colegios es más fácil coger alguna de las obras que les ofrecen las propias editoriales de los libros de texto con los que trabajan. Así que, agradecimiento infinito. Y muy contenta con los resultados, la opinión de niños y padres y los recibimientos. 

¿Me puedes contar algo sobre tus próximos proyectos?

Acabo de autopublicar mi primera novela corta en Amazon. Se llama “La mujer del inquisidor” y es muy, muy erótica y profana. Está basada en un mundo medieval de ficción, donde impera una religión imaginaria pero muy parecida a la protestante. Hay brujas con costumbres más bien de las amazonas, reinas con secretos, rituales y un inquisidor frío y sexy. Trato el tema del lesbianismo por primera vez y el de la bisexualidad por segunda vez. Siempre con final feliz, eso sí, pero es… dura.
Y ya estoy con un par de cosas para editoriales.

Para terminar, darte mil veces las gracias y hacerte una última pregunta: ¿eres feliz?

Esta pregunta me ha hecho sonreír, eso es porque la respuesta es ¡sí! Muchísimo. 

Pero para eso he necesitado quitarme cosas y personas de encima que no me dejaban hacer las cosas a mi manera. Sé muy bien lo que quiero y necesito desde pequeña, y cada vez que he hecho caso a consejos ajenos de gente cuyo modelo de vida no quiero para mí, me ha ido mal. Así que me ha costado mucho “soltar” esos lazos y encontrar mi propio camino, pero desde que lo he hecho… ¡qué pasada! (Este es un poco el mensaje de mi última novela con Kiwi ediciones “Una buhardilla en París” ;)). 

Espero que tú también seas feliz y repartir algo de felicidad con mis libros. 

Mis redes (gatos, libros eventos…):
Instagram: @cath_roberts
Facebook: Catherine Roberts, writer


Tamara López

5 comentarios:

  1. Hola!
    Pues no la conocía hasta que vi el libro jeje que lo tengo pendiente.
    Gracias por compartir la entrevista.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Hola! No la conocía. Muchas gracias por la interesante entrevista.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Hola, me ha encantado leer la entrevista y así conocer un poquito mejor a Carolina, una autora que es muy querida en nuestro blog.

    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  4. Hola!! Gracias siempre por estas entradas que permiten descubrir nuevas autoras que pintan muy bien.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola! Muy buena entrevista, me ha encantado :)
    Besos!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...