Entrevista a Joan Mundet: `Vivir y disfrutar es lo mejor que podemos hacer´



Llevo con ganas de hacer esta entrevista desde que mis ilustraciones coincidieron con tus trabajos en el Salón del Cómic de la Massana en Andorra, por lo que estoy encantada de poder saludarte y darte la bienvenida a Chica Sombra. Cuéntame, ¿cómo es un día normal en tu vida?

Pues para alguien que no dibuja igual sería aburrido, para mí no. Me levanto a las 7,30 y entro en el estudio a las 8, miro correos, Facebook, internet y, al cabo de unos 20 minutos, me pongo a dibujar, a colorear o a pasar a tinta china, depende del día. Hago un parón a las diez para desayunar  y hacer algún recado que no me lleve mas de diez minutos y sigo trabajando hasta las 14 horas.
Almuerzo, después una pequeña siesta y a las 16 vuelvo al estudio, a veces termino la página que me ha quedado pendiente en la mañana, pero normalmente hago otros trabajos, habitualmente de ilustración, también escribo guiones de próximos capítulos y de historias para hacer después.
Los martes doy clases de dibujo en el estudio y los miércoles hago la ilustración semanal sobre un artículo de opinión de una publicación local, y también intento mantenerme al día en  todas estas cosas modernas tan prácticas: internet, Facebook, etc.
Entre las 19 y las 20 voy a dar una vuelta en bicicleta una hora o más los días que puedo.
Y poca cosa más, ceno, veo alguna película y a dormir.

Como le habrá pasado a muchos de los seguidores de tus trabajos, tus obras destacan por una técnica muy reconocible, por lo que es imposible no dar con uno de tus ejemplares, y saber que tras esas viñetas se encuentra tu firma. ¿Cuáles fueron los dibujantes o ilustradores que despertaron en ti la pasión por la pintura? ¿Cómo fueron tus comienzos?

Que yo recuerde siempre he dibujado, recuerdo unos grabados de una biblia que le habían regalado a mi abuelo al finalizar sus estudios, eran cuadros de Julio Schnorr grabados por Ramón Tarragó. También recuerdo la imagen de Gustavo Doré en la que Don Quijote esta  leyendo con un libro en la mano y la espada en la otra y a su alrededor se concentran un montón de personajes de los libros leídos. Sería un calendario, postal o similar.

Los domingos en casa me compraban un tebeo y, por aquel entonces, mis preferencias fueron para la revista Rin tin tin, siempre me han gustado las películas del oeste. En esta revista trabajaba un dibujante que me gustaba mucho, se llamaba Ricardo Beyloc, le copiaba algunos dibujos a lápiz.
Con los años descubrí que ese señor recreaba dibujos de otros dibujantes y  así me di cuenta que había descubierto dibujos de Harold Foster, José Luis Salinas, Arturo del Castillo, Alberto Giolitti, Alex Raymond, Jesús Blasco, Alberto Breccia, Jije, Jean Giraud y unos cuantos más a través de él.

Un amigo aficionado a la música compraba la revista Mundo Joven donde se publicaba Aghardi de Enric Sio, ahí descubrí que en cómic se pueden explicar otras historias con otra narrativa y otra estética. Le cambié todas las entregas que tenía por un puñal bastante caro que me habían regalado. Eso propició que me atreviera a escribir alguna que otra historia.

Y ya con Moebius descubrí que en cómic se puede explicar todo, no hay fronteras.
La lista de ilustradores, pintores y autores de cómic es muy larga, desde la época dorada de la ilustración americana hasta Hermann Huppen, pasando por Inio Asano o Sean Phillips.
Mis comienzos fueron complicados como la mayoría, están narrados en la novela gráfica Gari Folch, editada hace poco por Amaniaco ediciones y Cayolargo ediciones.

Galardonado con multitud de premios como el primer premio de cómic “Ciudad de Guadalajara” en el 1982, primer premio en el Salón Internacional del Cómic de Huelva en el 2017, o el premio nacional del cómic de Cataluña por “Mil vidas más”, que a su vez te concedió el diploma de honor en el 2011. ¿Cómo se siente uno cuando su trabajo llega a ser tan reconocido públicamente? ¿Te supone una presión añadida para futuras publicaciones? ¿Qué recuerdo guardas de algunos de estos premios mencionados?

El premio de Huelva fue en 2007, creo, y fue por participar en el salón de Huelva, el diploma nos lo dieron en los premios Junceda en 2011, en 2010 nos dieron un premio Turia por 11-M, la novela gráfica
El que me ayudó en mi profesión fue el de Guadalajara, ya que fue el primero y eso hizo que acabase publicando en algunas revistas de cómic. Los premios en mi caso no me presionan, al contrario, me afirman en lo que hago, me dan una dosis de energía extra que hace que quiera ser mejor en mi trabajo.

Tu nombre va ligado al de “El Capitán Alatriste”, así como al del escritor Arturo Pérez Reverte . Ambos sois los padres oficiales que cuentan las aventuras y desventuras de este personaje. ¿Cómo nació la idea de dar vida al ex-solado? ¿Cómo es trabajar con Arturo Perez Reverte? ¿Te imaginabas que estas historias llegarían a tener tanta repercusión?

Trabajar con Arturo Pérez-Reverte ha sido y es un honor. En 1999 me propusieron hacer una prueba junto a otros dibujantes y fui el escogido, así que desde el año 2000 he trabajado en todo lo referente a Alatriste, tanto en la ilustración de las novelas como en las dos adaptaciones a cómic.
Realizar la adaptación de las novelas a cómic fue una idea de Antonio Martín y, por aquel entonces, Random House Mondadori, presentaron varias propuestas y al final volví al mundo del cómic veinte años después de la mano de la adaptación de Carlos Giménez.
Trabajar con Arturo o con el autor del libro que uno ilustra es muy agradecido, se produce un intercambio muy creativo si entras en la misma sintonía. En este caso, yo soy fan de Alatriste y, con el tiempo, casi se ha convertido en uno más de la familia.
Lo de la repercusión estaba claro desde un principio, por las novelas y por todo lo que mueve Arturo Pérez-Reverte.

En el 2016 salió a la venta “Capablanca”, escrita y dibujada por ti. ¿Cómo ha sido el proceso de documentación de la historia, ya que transcurre en el siglo XVII? ¿Qué proceso te resulta más tedioso, la documentación o la recreación de las escenas?

En el caso de Capablanca, ya tenía cosas escritas y algunos dibujos antes de realizar Alatriste, al documentarme para el capitán aproveché para documentarme sobre Capablanca, están en el mismo siglo con diez o doce años de diferencia.
Cuando después de El puente de los asesinos pude comenzar con Capablanca, no hubo ningún salto espectacular de documentación. Lo que me trae más trabajo es la escritura del guión, ya que la historia está planificada como una novela gráfica de 600 páginas de la que voy realizando entregas de 100 páginas y tengo que controlar muchos personajes, ambientes y situaciones. Pero tedioso ninguno, disfruto haciéndolo.




Tu último trabajo es la novela gráfica “Looking for Nobody”, que rompe con lo que nos tienes acostumbrados, transcurriendo en un tiempo un poco más actual, y que cuenta la vida de Jack Nobody, un músico al que se dio por muerto en los años 70. ¿Cómo surgió la idea de escribir y dibujar sobre este personaje tan distinto a los anteriores?

Cuando trabajaba en la revista Rambla en los años ochenta, realizaba historias cortas que se publicaban mensualmente. Siempre me ha gustado la música rock y pensé en hacer un cómic corto como si fuera un videoclip de la época, pero explicando una historia; para el grafismo del personaje pensé en el rostro de Bob Dylan, después escribí la letra de una canción y la desarrollé gráficamente. Me gustó la idea porque, por un lado, funcionaba la letra y, por otro, la historia dibujada a veces al unísono y otras en paralelo. Con esta idea realicé nueve historias de las que se publicaron ocho. La idea era hacer un álbum de 46 páginas, pero se quedó en el cajón.
Años más tarde, leí una novela gráfica de nouvelle manga, Mariko Parade de Boilet y Takahama. En ella, Takahama escribía y dibujaba una historia para recoger y meter en ella una serie de trabajos de Boilet dispersos. Pensé en hacer lo mismo, escribir una historia sencilla para mezclarla con las canciones ya dibujadas.
Para ello escribí la vida del cantante y busqué información sobre los años sesenta y principios de los setenta, especialmente la biografía de Janis Joplin, cosas sobre Gram Parsons y otros de la costa oeste, del country rock.
En Formentera de vacaciones (es un decir) escribí la historia que envolvía las canciones y, además, le añadí dos canciones más aprovechando unas letras escritas de la época de rambla.
Este es el tercer libro de una trilogía. Gari Folch, Best seller y Looking for Nobody son tres libros independientes entre sí, pero tienen personajes que repiten de un libro a otro. El primero está dedicado a mi compañera, el segundo a mi hija y el tercero a mi otra hija.

Conociendo tu gran trayectoria artística, sé que no paras quieto. ¿En qué nuevos proyectos andas metido? ¿Hay alguna idea que ronde en tu cabeza, pero debido a tus otros encargos, estas dejando para más adelante?

Sigo con Capablanca, voy por el quinto libro y en un año y medio calculo terminar la novela gráfica Capablanca. Tengo dos proyectos con guionistas que veremos qué tal y, particularmente, tengo ganas de realizar un western del que voy escribiendo el guión cuando puedo dedicarme a ello.

Como viene siendo un clásico en nuestra web, aquí te suelto la última pregunta que le hacemos a todos/as nuestros invitados: ¿Eres feliz?

En principio sí, hago lo que me gusta, es una buena época para todos. Vivir y disfrutar es lo mejor que podemos hacer con los nuestros o con quien sea.



Tamara López

4 comentarios:

  1. Hola guapa,
    Gracias por la entrevista, me ha parecido muy interesante.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  2. Hola! No lo conocía. Una entrevista muy interesante. Muchas gracias por dármelo a conocer.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Hola!!
    Pues la verdad es que no conocía a este dibujante, así que la entrevista ha sido genial para conocerle más a fondo :D
    Gracias por ella!!
    Besos :33

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante la entrevista, éste hombre es un pedazo de artista. Me gusta mucho su estilo y la cantidad de detalles que le otorga a sus obras. Sus plumillas en blanco y negro siempre me trasladan a mi época de la facultad, donde yo también me manchaba dibujando con tinta :) También me he sentido muy identificado con algunas de las cosas que cuenta.

    Excelente entrevista ^_^

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...