La cripta de Darth: El Horla


EL HORLA
Guy de Maupassant



Cuando se me ocurrió la idea de realizar una lista sobre mis relatos favoritos de terror, tenia absolutamente claro que El Horla se encontraría, sin lugar a dudas, dentro de mis favoritos de toda la selección. 

El clásico cuento de Maupassant no solo no ha envejecido en exceso, a pesar de haber pasado ya ciento treinta seis años desde su creación, sino que aún sigue siendo igual de influyente y aterrador para toda nuestra presente generación de lectores. Además, debemos sumarle un nivel mas elevado de miedo y terror a este cuento y su contexto, debido a  la intrahistoria que existe en relación al génesis de este relato.

Guy de Maupassant es uno de los grandes maestros del género, considerado también como uno de los máximos exponentes de la escuela naturalista junto a Émile Zola. Además de ser uno de uno los escritores más influyentes de su país, Francia, donde fue admirado por autores de renombre como Chejov, Tolstói o, incluso, plagiado por otros autores tan notables como el bueno de Valle Inclán en su libro Femeninas.  



El escritor francés perteneció a la más notable comunidad literaria de su época, destacando junto a otros grandísimos escritores como Henry James o Iván Turqueniev. Expulsado del seminario a los trece años y fracasando en sus estudios de derecho debido a la guerra franco-prusiana que luego conseguiría retomar posteriormente a este conflicto, en 1871, inició su vida laboral como funcionario, vida que fue alternando con su carrera como escritor.

Su vida fue excéntrica, solitaria y  pesimista, debido  mayormente a la influencia de su adorado y estudiadísimo Schopenhauer. 

Maupassant pasó la mayor parte de su vida en París y siempre renegó, con la más absoluta convicción, de participar en la vida social parisina, además de no conocérsele casi ninguna actividad amorosa. Su obra más representativa fueron los cuentos, llegando a escribir unos trescientos, aunque también llego a escribir seis novelas. 

Personalmente, pienso que podría estar a la altura del gran Edgar Allan Poe y confieso también mi enérgica reivindicación, siempre que me inmiscuyo en alguna de las innumerables  tertulias literarias de las que soy testigo.



Sería importante destacar un estilo que podríamos denominar como novela psicológica y delirante donde, en muchas ocasiones, el autor mezclaba la amenaza sobrenatural con detalles relacionados con  la inestabilidad mental. El propio escritor padeció fuertes problemas nerviosos, donde podríamos destacar síntomas de demencia y pánico, con la consecuencia de sufrir un triste final en su vida, efectuando un intento de suicidio al intentar degollarse con un abrecartas, con la  consecuencia de acabar el final de sus días en un hospital psiquiátrico hasta la hora de su muerte.

Lo más curioso de esta historia, es que el propio autor fue testigo de un fenómeno sobrenatural similar. Al final de su vida, cuando se encontraba en su estado más inestable, Guy de Maupassant pudo sufrir un caso conocido como el fenómeno del Doppleganger, que es un trasunto de leyenda urbana o mitológica, en la que una persona se encuentra con un extraño ser, normalmente de naturaleza maligna, que en ocasiones puede ser tu propio doble y que siempre es un acto de predestinación de un suceso fatal para quien lo sufre. 

El escritor  afirmaba que fue acosado y perseguido por su propio doble, y que una vez se sentó frente a él y le dicto un relato que no he podido verificar si fue el propio El HorlaLui.

El contexto histórico en el que se escribió este relato coincide con el auge del espiritismo y del ocultismo, donde existen incontables testimonios sobre visitantes nocturnos similares. Actualmente, este fenómeno lo denominamos como terrores nocturnos pero también me puede recordar a seres sobrenaturales afines como los íncubos o egrégores.

También me gustaría reflejar que estamos en el momento del auge de la literatura fantástica, donde se publicaron en la misma época las obras de Stevenson (Jekyll y Mr Hyde), Shelley (su maravilloso Prometeo) o el Drácula de Bram Stoker, además de la aparición de los aterradores Penny Dreadful.

El relato tuvo tres versiones y yo he llegado a leer dos de ellas y, sinceramente, son geniales ambas. Una de ellas está contada como si fuera una carta del protagonista a su médico y otra se encuentra escrita como si fuera un diario.

El argumento se basa en el caso que sufre nuestro protagonista con una entidad sobrenatural casi invisible, a la que él denomina como El Horla y que tiene la capacidad de absorber tu energía vital, recordándome a una especie de vampiro energético.

El desarrollo de la historia es inquietante y magnético a la par, donde a lo largo de sus testimonios conoceremos las investigaciones que realiza el personaje para acabar con este ser, sufriendo, casi como si nosotros fuésemos testigos directos de sus actos, todas las consecuencias de este oscuro enfrentamiento.

La historia se sitúa en el campo, muy cerquita de París, cerca de Rouen, a las orillas del Sena, siendo lo más interesante del relato el juego de confusión que hace el autor con nosotros, utilizando al protagonista, cuestionándose su propia cordura, haciendo que muchas veces dudemos de si estos actos son fruto de su delirio o, en su defecto, reales.

A lo largo de la historia encontraremos pasajes realmente terroríficos e inquietantes, y estoy totalmente seguro de que muchos de vosotros habréis tenido la sensación de ser visitados también por algo no visible que os observa y desea.

El cuento me parece una historia muy cercana a el género gótico sobre vampiros, pero con un añadido más psicológico que hace que la historia sea mucho más realista. 

No quiero tampoco desvelaros mucho más del relato, puesto que considero que su desenlace es magistral, pero sí os aliento a que os aventuréis con este maravilloso clásico del género de terror, porque estoy convencido de que, después de leerlo, apreciaréis su notable influencia en muchas películas de terror vistas en vuestras vidas y en novelas posteriores. 

Un turbio y sangriento saludo. 



Tamara López

4 comentarios:

  1. Hola! Se ve interesante pese a que no sea mi estilo. Gracias por traerlo!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Uno de mis relatos favoritos de Maupassant, aunque me costaría elegir si me fuera la vida en ello, la verdad, jajaja. Es fantástico.

    Besitos Darth.

    ResponderEliminar
  3. Hola! no he leído nada del escritor aunque si conocía su nombre. Empezaré por darle una oportunidad a este a ver como está porque tiene mucho mérito llevar más de un siglo escrito y que no haya "envejecido".

    ResponderEliminar
  4. A mi el terror no me gusta nada, así que no es para mí hoy.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...