Microteatro: Zapatillas viejas



Texto: Pedro Pablo Picazo
Reparto: Curro Castillo y Flora López
Género: Comedia
Duración: 19 minutos
Calificación por edades:+16
Del 3 de junio al 1 de julio: 19:00 – 19:30 – 20:00h

Sinopsis:

Doña Paquita lleva más de treinta años al servicio de Don Vicente, el párroco del pueblo donde viven ambos. Un comentario que escucha a una amiga despierta su imaginación y provoca que le haga una insólita petición al sacerdote…

Opinión personal de El señor Darth:

Hoy he acudido a el estreno de Zapatillas Viejas, la nueva obra de Pedro Pablo Picazo, un escritor al que llevo siguiendo con entusiasmo desde hace varios años. 
Pedro Pablo es un gran creador de historias, le descubrí al leer Este sueño está patrocinado, una novela de ciencia ficción distópica muy original, que juega con el universo onírico de una forma  eficaz e impactante, donde introduce conceptos terroríficos como la capacidad de que puedan inducirte anuncios publicitarios en tu mente. Pero etiquetarlo solamente como novelista sería quedarnos cortos, puesto que también ejerce como guionista y dramaturgo. 

Y en el contexto de la dramaturgia  hoy se estrenaba en El Esconditeatro esta breve pieza teatral muy divertida, que me ha recordado mucho al gran  Edgar Neville o Jardiel Poncela.

Zapatillas Viejas trata sobre la relación de Doña Paquita, un mujer trabajadora y solitaria, con el cura del pueblo, Don Vicente, con quien lleva más de treinta años a su servicio. En esta singular historia, la buena de Doña Paquita pedirá a Vicente practicar un ¨inofensivo juego¨, simular que son una pareja de casados. A partir de esta iniciativa, la pieza se convertirá es una maravillosa comedia de situación, que nos invita a disfrutar de un buena comedia costumbrista que maneja a la perfección los diálogos y los gags, que han hecho que todos los asistentes soltemos unas cuantas carcajadas. Sinceramente, me ha dado mucha pena que la pieza sea tan corta, puesto que los dos personajes tienen mucha química y su relación podría dar mucho más juego (quizás esto sea un mensaje para el autor si lee esta reseña). 

Esta representación no funcionaría  tan bien si no fuera por la gran actuación de sus protagonistas, Curro Castillo y Flora López, dos veteranos actores que mantienen perfectamente todo el peso de la obra. Cuando no se trabaja en grandes compañías o espacios, la magia solo funciona con un buen argumento y la pericia de sus intérpretes.

Debo reconocer que  me siento muy cómodo con estas funciones cuando se emiten en lugares tan cercanos al público como esta sala, en pleno barrio de la Latina. 

Creo que es hora de revindicar estos espacios, en los que en tardes como las de hoy, confieso sin descaro que es muy apetecibles acudir a visitarlos y disfrutar de una jornada castiza de terrazas y tabernas previa, en este maravilloso barrio de Madrid, para posteriormente acudir y divertirte con  una historia como la que ha escrito mi querido Pablo Picazo. El teatro para nada está muerto, puede ser tan popular como antaño, simplemente hay que animarse y acudir a estos actos.


Tamara López

8 comentarios:

  1. Me encanta, anotado por si puedo verlo este mes antes de empezar con la vorágine de Almagro 😉

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  2. Hola! Tiene pinta de ser divertido! Gracias por la crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Muy bonito lo que dices en el último párrafo sobre el teatro, coincido. Un besote :)

    ResponderEliminar
  4. Una pena que me pille tan lejos para poder verlo, porque me gusta mucho la historia y me apasiona el teatro.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Que buena pinta.. no me importaría verlo:D
    Bessos

    ResponderEliminar
  6. Con semejante opinión dan ganas de correr a disfrutarlo, una pena que viva en el cu.. del mundo jeje

    Besos =)

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...