Teatro: Bailando con locos




Autora Belén Anguas
Belén Caballero [Marilia]
Paula Ortiz-Angulo [Diana]
Javier Sancho [Ernesto]
Manuel Navarro [Hugo]
Directora Leonor Pelayo

Sinopsis:

Diana vive en un apartamento de renta antigua que le cedió su abuela y ejerce de prostituta de lujo. Es un secreto que quiere mantener oculto, y lo habría conseguido de no ser por alguien desconocido, aunque ella cree que es Marilia, una vecina cotilla, actriz fracasada y bastante trastornada. Un día el casero se presenta sin avisar en casa de Diana y le invita a desalojar el piso por ejercer actividades impropias para ese edificio.


Opinión personal:

El Teatro Echegaray es fantástico para poder disfrutar de obras de teatro minimalistas e independientes y, además, un lugar acogedor que te hace sentir cerca de los intérpretes. En su escenario pudimos disfrutar el pasado jueves de la obra Bailando con locos, una comedia de enredo en la que nadie termina de estar cuerdo. La pregunta es: ¿quién quiere estarlo?

Cuando llegamos, el telón ya está abierto, dejando ver un salón decorado de una forma que me fascina, no pudiendo ser de otro modo perteneciendo a Marilia, una actriz venida a menos con el paso de la vida y de los años. Comienza la obra y alguien llama a su puerta. Es Diana, la vecina prostituta de Marilia, que ha sido desahuciada de su piso y pretende quedarse ahí con ella, la culpable de que la hayan echado. Muy pronto, la chica se da cuenta de que la confunde con otra persona, por lo que decide aprovechar la situación. En ese momento llegan Ernesto, el casero de ambas, y Hugo, el hermano discapacitado de este. El lío está servido.



Los cuatro actores han defendido muy bien a sus personajes pero, sin duda, hay dos que han destacado por encima de los otros. Belén Caballero, que interpreta a Marilia, me resultó sublime, con un papel muy difícil, muy cambiante que supo llevar desde el principio hasta el final de forma asombrosa. Y luego, Manuel Navarro, actor que da vida a Hugo, pues su personaje me pareció muy complicado de interpretar, y lo hizo de forma creíble y brillante.

Es cierto que, al ser comedia, me esperaba más risas de las que me sacó (que aun así fueron unas cuantas) y me sobró el momento dramático de Marilia, pero es una obra entretenida y breve, por lo que se te pasa en un suspiro y te deja un buen sabor de boca. 


Tamara López

3 comentarios:

  1. Que bueno que la hayas pasado bien.

    ResponderEliminar
  2. Hola! No me importaría ver esta obra, creo que me gustaría :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola! Pues la verdad es que no tiene mala pinta. Gracias por la crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...