Asomados al vacío, o cómo volver de un golpe a los 80


Autor: Manuel Osuna
Editorial Círculo Rojo
244 páginas; 21x15 cm
Idioma: Español
ISBN: 8491836101 ISBN-13: 9788491836100
Encuadernación: Rústica con solapas





Sinopsis:

Años 80. Debido a una complicación inesperada, un grupo de estudiantes que viaja en autocar se ve obligado a desviar su trayectoria. 

Así, lo que comienza como una simple excursión escolar desembocará en una trampa peligrosa. El aislamiento y la desesperación sacarán lo mejor y lo peor de los jóvenes encerrados en su lucha por escapar del vacío.

Tras los sorprendentes relatos de Laberintos, Manuel Osuna nos presenta su primera novela, Asomados al vacío, un escalofriante thriller juvenil de trama médica en el que combina humor, suspense y terror.


Opinión personal:

Manuel Osuna me envió su libro y la verdad, tengo que reconocer, no esperaba que me gustase tanto como lo ha hecho. Para empezar, ni la portada ni la sinopsis le hacen justicia a la historia, pues para nada esperaba encontrarme lo que había dentro. La ambientación ya ha sido todo un acierto para mí, pues nací a finales de los 80 y fui una niña de comba, de videoclub y del acoso escolar "escondido" de aquella época. ¿Por qué digo escondido? Pues porque parece que antes eran normales los apodos como Tocino, Gafoticas, El bomba, o los típicos corros que se hacían en el recreo para que los profes no viesen las peleas. Lógicamente, los tiempos han cambiado y esto, hoy en día, tiene el nombre y la importancia que se merece, pero antes todo esto era "lo normal" en los colegios. ¿Por qué doy la tabarra con este tema? Pues porque Ángel, el niño protagonista, no quiere vivir debido al acoso que sufre cada día en la escuela. 

Al principio valoró tirarse desde la terraza, que daba al jardín trasero y le permitiría al menos morir entre arbustos, flores y cagadas de perro; pero había oído casos en los que los toldos y las cuerdas de tender la ropa habían amortiguado la caída, y el suicida en cuestión, en vez de matarse, se había partido la columna. Y él no quería fallos. ¿Alguien podía imaginarse a Superman en silla de ruedas?

Ángel, harto de esconder la cabeza, decide ir a la excursión que han organizado para los alumnos de octavo. Pero a causa de una emergencia, el autobús tiene que desviarse hasta llegar a un hospital, que no es otra cosa que un antiguo sanatorio en mitad de la nada. Lo más sorprendente es que hay médicos, pero no pacientes. Pondrán a los niños en cuarentena, pero muy pronto, algunos se darán cuenta de que ahí está pasando algo raro. Este ha sido, para mí, otro de los puntos fuertes de la novela: la ambientación. Soy una amante de los hospitales y sanatorios abandonados, por el terror y el respeto que me dan, y por todas las historias que su pasado oculta. Manuel ha descrito perfectamente el lugar, por lo que a veces hasta lo he visualizado durante la lectura.

El lenguaje utilizado es sencillo y directo y, además, la historia engancha muchísimo, por lo que la lectura me ha durado solo unas pocas horas. Los niños tienen trece años y están en plena edad del pavo, pero el autor ha sabido expresarse perfectamente para que las conversaciones parezcan las típicas de esa edad. Como pega (sí, tengo una) diré que el final ya me lo veía venir desde casi la mitad del libro y, lo que para muchos ha sido una sorprendente última palabra sobre el personaje de Ángel, para mí ha sido algo obvio que ya se me había pasado por la cabeza en más de una ocasión durante la lectura.

Por lo demás, una lectura recomendadísima, que tiene terror, pero también mucho humor y muchos guiños a una de mis épocas favoritas: aquellos maravillosos ochenta.

Lo mejor: la ambientación y la época.

Lo peor: lo más sorprendente me ha resultado previsible.


Tamara López

9 comentarios:

  1. Qué maravilla que te haya encantado. Paso de puntillas porque lo tengo esperando en la estantería y no quiero empaparme de muchos detalles. Ya solo por esa ambientación tan ochentera estoy seguro de que lo disfrutaré bastante. Los libros de Manu merecen mucho la pena.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ese Juanma! Deseando estoy que otro escritor de espíritu ochentero como tú se asome al vacío. Ya nos contarás ;)

      Eliminar
  2. ¡Qué bien! Qué alegría leer tu reseña y que te haya gustado tanto.

    Mi idea es transportar al lector a aquella época y celebro haberlo conseguido. Además, sospechaba yo que lo del hospital inquietante y abandonado te iba a gustar ;)

    Tu único "pero" a mí me encanta, porque lo que a ti te ha parecido previsible (tu intuición era correcta), algunos lectores no lo han tenido nada claro. La idea era generar dudas durante la novela y al final descubrir si esa teoría es acertada o no. Y hasta ahí podemos leer, que no es plan de destripar... Ya tú sabes XD

    Muchas gracias por la reseña y por tu amabilidad. No eres tan sombría, chica sombra ;)

    ResponderEliminar
  3. La trama me llama la atención salvo la parte médica, ahí puedo tener un problema con ella. No obstante echaré un vistazo antes de decidirme
    Besos

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que el libro está teniendo muy buenas críticas y eso hace que me llame la atención. Pero tendrá que esperar de momento porque tengo bastante acumulado ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Los que fuimos adolescentes en los 80 sabemos mucho de todo este tipo de historias, no de terror -matemáticas a parte- sino lo de los grupitos,los roles, y cuando leí la novela fue su ambientación lo que más me atrajo, me encantó 😊

    Besitos corazón 💋💋💋

    ResponderEliminar
  6. Hola! No conocía el libro y aunque parece entretenido no es lo que suelo leer así que lo dejo pasar. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Parece un libro mas de la temática de Mikel, se lo comento pero está ahora a tope de trabajo y leyendo a Tony cuando le dejamos un ratito jeje

    Besos guapa =)

    ResponderEliminar
  8. Este libro me suena y no se de que, curioso. Una pena que te haya parecido previsible. Besos

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...