En silencio, o cómo no entender a los personajes


Número de páginas: 200
Formato: 14 x 22 cm.
Tipo de encuadernación:
Rústica con solapas
ISBN: 978-84-948191-5-5
PVP: 17,50 €





Sinopsis:

Sur de Francia. Un hombre está encerrado en un cobertizo aislado. Tras seducirlo, su secuestradora, Émilie, le disparó a quemarropa. Él puede gritar todo lo que quiera porque nadie va a oírle: están en una perrera, en medio de la nada. Ella le dice que hace cinco años, cuando era una joven enfermera, fue víctima de un conductor.

El accidente le costó una pierna. El destino se encarnizó con ella. La ira de Émilie se vuelve tan poderosa como su sed de venganza.

En silencio es una novela devastadora, donde la injusticia se enfrenta a la fuerza de la vida de una heroína luminosa.


Opinión personal:

El prólogo de este libro nos advierte que nos vamos a poner en el pellejo de Émilie, que la vamos a comprender, que la vamos a apoyar. Ella secuestra a Simon, el supuesto culpable del accidente que le costó una pierna y la decadencia de su vida como la conocía hasta entonces. Visto así, a priori, se puede llegar a entender el motivo de su venganza. Y ojo, yo soy bastante justiciera, pero en esta ocasión no puedo estar de acuerdo con el prologuista, pues Émilie no tiene razón, solo busca a alguien con quien pagar sus miserias y su vida de mierda. ¿Lo peor? Que lo sabe.

Ella vive en una caravana dentro de la perrera en la que trabaja. A ratos, sentimos la empatía y el cariño que le tiene a los perros, pero en otros vemos cómo los maltrata o permite que otros lo hagan. La verdad, soy muy sensible con el tema de los animales y en algunas escenas lo he pasado realmente mal. Yo creo que la protagonista es bipolar, porque en muchas ocasiones no logré entender su comportamiento con este tema. Bueno, ni con este ni con ninguno. Simon me ha dado pena realmente, pues en verdad no tuvo la culpa de lo que le pasó a la chica, y ahora se ve herido y secuestrado en un lugar que pone los nervios de punta a cualquiera. Es verdad que luego se crea una especie de Síndrome de Estocolmo que no me gustó un pelo.

Siendo justa, tengo que decir que, aunque no haya logrado conectar con los protagonistas, el libro se lee muy rápido porque engancha, y la pluma del autor es sencilla pero elegante. También es explícito y llama a las cosas por su nombre, cosa que es de agradecer en una lectura.

La historia no me ha terminado de gustar, como he dicho antes, por culpa de Émilie y Simon, porque no acabo de entender el comportamiento de ninguno de los dos. La ambientación sí que me ha gustado, pues amo las caravanas y da mucho juego el lugar en el que la tiene aparcada Émilie.

En esta ocasión, lamentándolo mucho, tengo que decir que es un thriller prescindible.

Lo mejor: la caravana. La ambientación en la perrera. Engancha.

Lo peor: los personajes. La crueldad animal.


Tamara López

8 comentarios:

  1. Hola! No conocía este libro pero la verdad es que no creo que sea para mi. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Pues por el momento creo que lo dejaré pasar.
    Gracias por la reseña.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  3. Yo le daría una oportunidad, a pesar de tus PEGA, porque veo que es cortito. Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    Con todo lo que mencionas no es un libro tampoco para mí y encima tampoco puedo con la crueldad animal.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. La crueldad animal tampoco la soporto y he dejado libros que me estaban gustando mucho por no poder con ello, así que no creo que me atreva con él.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No se puede conectar con todos los libros. Lo que cuentas de este no me atrae y la crueldad animal no la soportro.

    ResponderEliminar
  7. A mí también el tema de los animales me toca la fibra así que prefiero no pasarlo mal leyendo sobre eso.

    Besos guapetona =)

    ResponderEliminar
  8. Vaya por dios... Venía a decirte que vaya argumentazo, pero prescindible.. pues fuera.
    Quizá en adaptación a serie o a peli le den una vuelta de tuerca y gane más.
    Besos.

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...