La cripta de Darth: La lotería de Shirley Jackson




Sin el trabajo de Shirley Jackson, seguramente el terror actual sería muy diferente, tanto a nivel literario como cinematográfico. Escribir un artículo sobre esta gran autora estadounidense me llena de emoción ya que, sin lugar a dudas, estamos ante una de las escritoras con más talento que conoció el siglo XX.

El estilo de Shirley cambió, en cierta medida, el paradigma en cuanto a este género se refiere: sus historias son más cotidianas, donde la amenaza ya no es siempre fruto de un elemento sobrenatural, aunque sí trata estos temas en muchos de sus trabajos como, por ejemplo, en La maldición de Hill House, donde aborda el tema de las casas encantadas, convirtiendo este trabajo en uno de los grandes clásicos del pasado siglo. Su estilo se enfoca más en el tratamiento psicológico y en los contextos sociológicos, donde el horror que nos expone esta escritora se esconde entre nuestros vecinos, en sus miedos, fobias y, por supuesto, en su patética ignorancia.

Aunque pertenecía a una familia de clase media, ella tuvo una vida muy triste y atormentada. Desde su infancia fue tratada como un bicho raro, su madre tuvo una relación bastante tensa con ella debido a que la concibió siendo muy joven, causa que terminó por desembocar en un sentimiento lleno de frustración y resentimiento hacia la autora. Sus propios padres odiaban lo que escribía ya desde muy pequeña, puesto que les parecían textos extraños y aberrantes, un sentimiento que curiosamente la acompañaría a lo largo de toda su vida, donde también fue rechazada por sus profesores y compañeros. 



Cuando cursó su carrera en New York, conoció al que sería su marido, Stanley Edgar Hyman, con quien se fue a vivir a Vertmon (Nueva inglaterra), un lugar tranquilo donde también sus vecinos les juzgaron como a dos tipos un tanto extraños. Con él llegó a ser madre y sufrió una vida tortuosa, en la que yo me atrevería a afirmar que estuvo muy cercana al maltrato, sobre todo de corte psicológico. 

Los dos eran intelectuales y poseían una vasta colección literaria que superaba los miles de libros, además, siempre recibían visitas de gente extravagante, algo que dio mucho que hablar dentro de la comunidad donde habitaban. Lo triste es que Hyman siempre sintió cierta envidia ante el talento de su esposa, llegando a controlarle sus cuentas y prácticamente encerrarla en su casa, obligándola a realizar todas las tareas domésticas. Esto acabó minando paulatinamente la moral de Shirley, llegando a sufrir agorafobia, además de convertirse en alcohólica y adicta a las anfetaminas y los calmantes. Ella acabó por tener un aspecto demacrado, sufría sobrepeso y adolecía de una enorme ansiedad y opresión, algo que al menos utilizó en gran parte de su obra, convirtiendo sus relatos en historias horribles y oscuras, cargadas de una atmósfera asfixiante.
A la edad de cuarenta y ocho años, lamentablemente, muere debido a un ataque al corazón.

La obra  que nos dejó en su legado es extensa y abarca estilos tan amplios como la novela de terror, la gótica, trabajos enfocados a la literatura juvenil y, por supuesto, los cuentos, aunque también escribió varios ensayos. Si bien fue bastante conocida en su época contemporánea, nunca ha llegado a tener una gran aceptación por parte de la crítica o de la élite intelectual de corte literario, algo que sinceramente me sorprende. 

Escritores como Stephen King o Richard Matheson han declarado en varias entrevistas la influencia que ejerció su trabajo en sus publicaciones.

La lotería es uno de sus relatos más destacados y uno de mis preferidos, ya no solo de ella, sino de todos los que he leído del género. Fue publicado en 1948 en el diario New Yorker y tuvo una gran polémica, porque muchos lectores pidieron anular la suscripción a este diario después de leerlo, además de enviar varias amenazas por escrito a la autora. A esta serie de catastróficas desdichas tenemos que sumar la prohibición de su difusión en Sudáfrica.



La historia es corta pero impactante, donde el estilo literario es de un gusto exquisito y muy refinado. Podríamos catalogar este relato como horror folclórico, aunque a mí me gusta mas decir terror country, ya que la trama se desarrolla en un pueblo indefinido de la América rural. 

El argumento nos habla de la tradición que tiene un pueblo todos los 26 de Junio, cuando se emite una extraña y turbia lotería, en la que el ganador es lapidado por todos los miembros de la comunidad. 
Estoy seguro de que Shirley Jackson estudió las actividades antropológicas de ciertas culturas en las que se hacían sacrificios para obtener una buena cosecha.

La lotería es aterradora y me gustaría reflejar la importancia de este concepto tan oscuro y brutal, que además tiene ciertos ápices de realismo. Estamos hablando de una época donde los campos de concentración y los genocidios no estaban tan alejados.

La influencia de este relato es abrumadora, y me vienen a la mente películas como Los chicos del maíz (adaptación de un relato de Stephen King), The Wicker Man, La purga, Los juegos del hambre o Quién puede matar a un niño de Chicho Ibáñez Serrador. 

Lo que tengo absolutamente claro es que nadie se queda indiferente tras leerlo. Una obra maestra del terror, sin duda. 

Actualmente, el ilustrador Miles Hyman ha realizado una maravillosa adaptación al cómic que considero totalmente imprescindible.

De todos los relatos que voy a reseñar en esta cripta, este debería encontrarse entre los más altos del listado. 

Espero sinceramente que os incomode y lo disfrutéis tanto como yo.


Tamara López

4 comentarios:

  1. Pues no pinta mal, no me lo esperaba pero creo que hasta me gusta 😅

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  2. hola! que digo? holaaaa! que bueno lo que nos cuentas, no se si peco pero no leimos nada de la autora y por cierto, nos encanta ser incomodadas y aterradas! saludosbuhos.

    ResponderEliminar
  3. Es buenísimo. Y una pena que sea tan desconocido.

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Jo... vaya vida le tocó vivir a la pobre... primero sus padres,. después su esposo.... qué injusticia!!
    De la autora leí hace poco Siempre hemos vivido en el castillo, y me gustó muchísimo....además me acabo de entrar que dentro de poco harán adaptación cinematográfica... Tengo muchísimas ganas de leer La maldición de Hill House y por supuesto me apunto este estupendo relato.... me intriga saber como se desarrollan los hechos.... mola!!! ;)

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...