Postales de invierno, o cómo llenarte de fría nostalgia


Idioma original: Inglés
Título original: Chilly Scenes of Winter
Año publicación: 1976








Sinopsis:

Considerada en EE. UU. como una de las novelas más influyentes de la década de los setenta, Postales de invierno es la novela con la que Ann Beattie debutó y que le sirvió para ser inmediatamente identificada como una de las voces más importantes de su generación. La novela -que retrata como pocas el desencanto de la juventud americana posterior al movimiento hippie- cuenta la historia de Charles, un joven perdidamente enamorado de Laura, una mujer casada; de su amigo Sam, eterno parado; de Clara, su hipocondríaca madre que se pasa el día deprimida en la bañera; de Tod, su padrastro; y de Susan, su hermana. La música pop, el cine y otros elementos de la cultura popular le sirven a Beattie para tratar con ironía temas tan universales como el amor no correspondido, la insatisfacción laboral o las relaciones familiares; y así lo que podría leerse como una divertida comedia de situación se convierte en una aguda mirada sobre una generación que se resiste a abandonar el idealismo de su juventud y a someterse a las normas que imperan en la sociedad. Postales de invierno resulta ser -recogiendo las palabras de Rodrigo Fresán en el prólogo- «una de las novelas más tristemente graciosas o graciosamente tristes que jamás se hayan escrito». 


Opinión personal de El señor Darth:

Libros del asteroide publicó en 2008 Postales de invierno, de  Ann Beattie, todo un clásico de la literatura contemporánea norteamericana, una novela muy divertida, ambientada justo en la época posterior al apogeo del movimiento hippie, por lo que sentirás durante toda la obra un fuerte sentimiento de nostalgia hacia tiempos mejores.

El libro tuvo mucho éxito durante la década de los setenta, donde se le llegó a comparar con El guardián entre el centeno, entre otras grandes obras. En mi opinión, es un trabajo que no te puede dejar indiferente, sobre todo por la magnífica construcción de los personajes, especialmente de su protagonista, Charles, un joven enamorado perdidamente de Laura, que es una mujer con la que tuvo una relación, pero que ahora está casada. Lo único que puede hacer con ella es desesperarse e intentar ser su mejor amigo, para algún día poder intentar recuperarla.

A lo largo de toda esta historia, Charles nos irá recordando, casi de una forma compulsiva, todos los momentos que ha pasado con ella, además de todas sus características, relatadas casi hasta el más mínimo detalle. 

La historia mezcla momentos muy divertidos e hilarantes, pero también con un fuerte contenido pesimista; eso es algo que le da mucha fuerza  y que hace que no te despegues de ella hasta el final de su lectura. 

Postales de invierno transcurre en una fría ciudad que no es nombrada durante todo el relato, pero que pienso que es Washington debido a la procedencia de esta escritora y también por la descripción de los paisajes. Durante toda la historia conoceremos la vida rutinaria de Charles y a una de las mejores selecciones de secundarios que he leído en mucho tiempo. Entre los personajes que aparecen, destacaría a Sam, quien es su mejor amigo y que ahora se encuentra en el paro. Él es su fiel compañero, además de ser un tanto mujeriego y con un gran éxito entre las mujeres, pero que también es un poco desastre en su vida y que ha tenido que mudarse a la casa de nuestro protagonista a causa de las dificultades económicas que sufre. Otro de los personajes importantes es Susan, su hermana, adolescente, inteligente y divertida, que tiene una relación con un cretino estudiante de medicina. Ella quizás es el único punto de apoyo emocionalmente estable de su familia, ya que la madre de ellos, Clara, esta completamente loca y es inestable. A lo largo de toda la novela la iremos viendo salir y entrar en el hospital debido a sus accidentes domésticos y a sus intentos de suicidio. Uno de mis personajes favoritos es Pete, el padrastro de Charles, que también sufre una gran inestabilidad emocional y mental, debido a la convivencia con Clara, y que tiene una gran frustración por no haber sido padre, por lo que en muchos pasajes del libro lo veremos llamando a Charles. Nos regalan unos diálogos surrealistas a más no poder, unos fragmentos que son de los mejorcito de esta obra.

La historia está escrita magistralmente, y podemos apreciar un estilo claramente costumbrista que detalla la vida diaria de Charles, donde apreciamos las dificultades del día a día que tiene el protagonista debido a las inclemencias de la vida en general y a vivir dentro de una familia disfuncional. 

El personaje me encanta y, si lees esta novela, te aseguro que acabarás totalmente  rendido ante el, ya que es ingenuo e inocente, pero que  nunca dudará en ayudar a sus amigos y a su  familia, demostrándonos que posee un gran corazón. 

Ann Beattie la escribió en tres semanas y eso se nota, ya que perfectamente podría ser ese el fragmento de tiempo en el que transcurre la historia. También es muy importante la música en toda la narración, ya que irán apareciendo títulos y canciones en muchos momentos, un recurso que me ha parecido muy interesante y que complementa mejor la  ambientación y el contenido de la novela.

En términos generales, entiendo a la perfección el motivo por el que el trabajo de esta autora tuvo un gran éxito cuando se publicó, puesto que refleja a la perfección el cambio de ciclo entre la subversiva contracultura de finales de los sesenta, hacia una deprimente época posterior llena de decepción y resentimiento. Además explica muy bien los sentimientos de desamor que puede sufrir alguien cuando se queda totalmente enganchado de otra persona. Personalmente, yo lo he sufrido, y os reconozco que he tenido pensamientos y situaciones muy similares.

La edición por parte de Libros del asteroide es muy correcta, y el prólogo de Rodrigo Fresán está muy bien escrito y ayuda mucho a entender esta obra.

Como punto final, me ha recordado mucho a una de mis novelas favoritas de siempre, Alta  Fidelidad, por lo que si sois fans del bueno de Nick Hornby, estoy convencido de que la vais a disfrutar mucho.


Tamara López

8 comentarios:

  1. Hola.
    Pues no conocía este libro pero sin duda me lo apunto, me has dejado con la curiosidad, además la reseña me ha encantado.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. A mi me gustó mucho, supuso un punto de inflexión en las lecturas de juventud, una ventana a otra realidad y otras formas de plasmar las emociones.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  3. Hola! Has conseguido que nos llame la atención, además de que no lo conocíamos así que gracias por contarnos.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    Pues no conocía el libro pero me lo apunto :)

    ResponderEliminar
  5. Hola
    Un libro que no conocía pero llama la atención. Aunque eso de que abunde el pesimismo no será si será bueno para Miss Pesimista como soy yo, jajaja.
    Nos leemos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola! No conocía el libro pero me ha gustado su argumento así que no lo descarto! Gracias por la reseña!

    Un saludo!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    No conocía este libro, pero me ha picado la curiosidad.
    Gracias por la reseña.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  8. No suelo arrimarme mucho a esta editorial, pero la verdad es que tiene pintaca.
    Besos.

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...