Como una moto: La vida galopante de John Belushi, o cómo caer al infierno


Tapa blanda: 528 páginas
Editor: Papel de liar
Colección: PoliRitmos
Idioma: Español
ISBN-10: 8496879410






Sinopsis:

John Belushi murió a los treinta y tres años ejecutado por su volcánica exuberancia (y por una exuberante dosis de speedball) en un lujoso hotel de Sunset Boulevard. Esa muerte es el arranque de una indagación que conducirá a Bob Woodward, cobestia negra de Richard Nixon, hasta las aromáticas vísceras del show business norteamericano. Para relatar la portentosa vida del humorista y plasmar la estridente fanfarria que rodeó su ascensión y su tragedia, el infatigable reportero tuvo que manejar un heterogéneo aluvión de materiales (diarios, cartas, inventarios, facturas, diagnósticos, etc.) y, sobre todo, entrevistar extensamente a una caterva formada por 217 celebridades, fantasmas y medianías: la viuda del difunto, compañeros de armas y fatigas como Dan Aykroyd, actores y directores como Chevy Chase, Robin Williams, Carrie Fisher, Spielberg o Jack Nicholson, prohombres de la industria cinematográfica, policías, matones, traficantes, músicos, vividores y otros interesantes especímenes del submundo adherido a las candilejas. Todos sabían que el bólido se dirigía al abismo, pero sus amigos fueron incapaces de detenerlo y sus satélites siguieron proporcionándole el combustible que lo mantenía en marcha (una marcha, por cierto, tan ruidosa como rentable): la «gran vida» de Nueva York o Hollywood tenía esos feroces inconvenientes. Bob Woodward dibuja en este libro un meticuloso, conmovedor y en ocasiones despiadado retrato de una época y de un individuo que vivió demasiado y lo perdió todo a manos de su insaciable antojo.


Opinión personal de El señor Darth:

John Belushi es uno de los personajes que más me han fascinado en mi vida, su concepción trasgresora a la par de ingenua ante la vida, hicieron que mi adolescencia se quemara a base de juergas, desenfreno y buenas dosis de punk y rock and roll.

Quizás en España solo conocemos en un porcentaje menor, lo que supuso la irrupción de este personaje dentro de la cultura pop, que cambió junto a los miembros originales del Saturday Nigth Live y de los creadores del National Lampoon, junto a algún que otro factor más, la visión paradigmática de la comedia y, a su vez, del estilo de vida americano. 

Seguramente, la mayoría vosotros recordaréis sus actuaciones como miembro de los Blues Brothers, sobre todo en la película de Granujas a todo ritmo o su papel de ¨Bluto¨ Blutasky en Desmadre a la americana, pero Belushi fue mucho más. Se le ha considerado una especie de Marlon Brando (que además fue uno de sus mayores ídolos) dentro de la comedia, debido a su forma de actuar, que prácticamente se comía la pantalla desde que empezó en el teatro hasta llegar al mítico programa de scketch del SNL. Pero también tiene  mucho de Brando en su personalidad, John era soberbio, egocéntrico, en ocasiones insoportable y con una gran adición a las drogas y, en general, a la autodestrucción. Las personas que compartían su vida junto a él, le querían y adoraban a la par que le temían y odiaban, como por ejemplo su mujer, Judy Jacklin, quien fue la que más sufrió su personalidad y la verdadera heroína de esta historia, donde aguantó día a día esa mentalidad tan tortuosa; o su buen amigo y compañero Dan Aykroyd, otro elemento no tan reconocido como debiera, ya que no solo fue un buen actor y cómico, sino que además fue el creador de muchas de las mejores comedias que aparecieron en los ochenta. 

En un verano de 1982, Bob Woodward, uno de los periodistas más populares de su generación, que ayudó a desvelar el escándalo del watergate, recibe una llamada del Washington Post, donde una cuñada del célebre actor le pide ayuda para intentar esclarecer los hechos sobre su muerte. Sin dudarlo, Bob viaja a New York para entrevistarse con Judy, la mujer del Blues Brother, acto que repitió en varias ocasiones y que le condujo a realizar otras 217 entrevistas con sus amigos, familiares  y asociados, donde nos encontramos a personajes muy conocidos del ese mundo como John Landis, el propio Dan Aykroyd, Carrie Fisher, Steven Spielberg o Jack Nicholson.

La vida galopante de John Belushi, es un documento impresionante, no solo por la vida tan llena de excesos de su protagonistas, donde también descubriremos cómo le daban a la coca y otras mil cosas, otros personajes populares como Robert de Niro, quien estuvo con él poco antes de morir o el ya fallecido, también de forma abrupta, Robin Williams, en otros otros; sino por demostrarnos un recorrido maravilloso en torno a la vida cinematográfica y la televisión de esta generación. Ya solo por eso merece la pena leer este libro. 

Revisarlo ha sido especialmente duro y divertido para mí por muchas razones, en ocasiones porque he descubierto que el bueno de John era tal y como yo me lo imaginaba, situación que ha enfrentado mis pensamientos más introspectivos; pero también he sufrido al ver sus decisiones tan alocadas y fatídicas, donde no solo se hacía daño a sí mismo, sino también a las personas que más le querían. La adicción de este personaje no tenía límites, sus actuaciones tan explosivas eran similares a sus actos de hedonismo y de evasión, algo que hacía que salir una noche de juerga con él, fuese un viaje literal hacia Mordor o el infierno.

La obra de Bob Woodward está magníficamente escrita, donde no escatima en detalles y donde no realiza ningún tipo de juicio o apología, demostrándonos sus grandes dotes periodísticas tan objetivas, que hasta hizo que a la propia Judy Jacklin no le agradara su lectura, puesto que veía demasiada realidad en ella. 

Cada rodaje o trabajo que se presenta a lo largo de los capítulos del libro es apasionante, donde conocemos detalles muy curiosos sobre la intrahistoria del mundo del espectáculo, en unos años ochenta donde llovía cocaína por todos los estudios.

Me quedo también con la última parte de libro, donde se relatan sus últimos días con un estilo similar al de la crónica negra, situación que hace que parezca  que estamos revisionando un crimen famoso. Estos pasajes son sublimes y desalentadores al ver a John Belushi rodeado de parias y de gente tóxica que acabó por matarle, aunque no fuera de forma intencionada.

Sinceramente, debo reconoceros que he llorado, y os afirmo que ha sido de forma literal, por conocer los detalles sobre el triste final de uno de mis ídolos. 

Si os gusta el personaje y el mundo del espectáculo, os encantará. 

Como anotación final, os informo que este libro fue un enorme éxito de ventas y me quedo con una frase de su protagonista:

Le doy mucho placer a tanta gente. ¿Por qué no puedo obtener un poco de placer para mí?



Tamara López

8 comentarios:

  1. Me parece una joyita para los que, como tú, adoran a este artista. Yo para mí no lo veo, aunque he de reconocer que me ha picado la curiosidad mientras leía tu reseña.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Hola! No lo conocía pero no es para mi aunque seguro que para los fans si. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!
    A mí no me llama mucho la atención pero me alegra que lo disfrutaras :D
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Yo no lo leeré porque no me llama el personaje pero me gusta mucho cómo has enfocado la entrada. Un besote :)

    ResponderEliminar
  5. Para los fans del actor, un gran libro, sin duda. Pero no es mi caso...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Buscare el libro, gracias por la reseña

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Es imposible que C3PO lea el Playbot.El libro no me interesa.

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...