Entrevista a Francisco Castro, el poeta de los cerezos




Hoy tenemos en Chica Sombra al poeta y escritor valenciano Francisco Castro.
¡Hola, Francisco! Lo primero, darte la bienvenida. Cuéntame, ¿cómo es un día normal en tu vida?

Hola, María, encantado de estar con vosotras, es un honor y un placer dejar un pedacito de mí en vuestra web. 
Bueno, pues mi día a día es de lo más normal. Bastante ajetreado y lleno de ocupaciones, eso sí. La mañana la suelo dedicar a las obligaciones profesionales aunque, por suerte, éstas son muy satisfactorias y bastante relacionadas con mi actividad literaria. Por la tarde es cuando más centrado estoy poniendo en orden las notas que voy tomando durante la jornada e ir dando forma a algún texto. 
También, por supuesto, me centro en disfrutar de mi círculo familiar y personal, sin los que nada sería igual.

Tu relación con la escritura comenzó en la adolescencia. ¿Qué podrías contarnos de esa etapa donde fuiste formándote como escritor? ¿Qué autores o autoras te han influenciado a la hora de decidir dar rienda suelta a las letras?

Efectivamente, mi infancia y adolescencia serían inconcebibles sin la compañía de los libros y, respecto a la escritura, llenaba cuadernos con pequeños poemas y textos en los que intentaba emular a mis referentes literarios (Stevenson, Dickens, Salgari, Poe y muchos más). 
Al ir avanzando en mi incursión en la escritura decidí dar el paso y mostrar lo que escribía a los demás. Empezó entonces mi colaboración en algunos fanzines literarios y culturales del momento. Poco después yo mismo creé alguno que se mantuvo durante cierto tiempo en activo. De ahí vino el salto a la colaboración con algunas revistas profesionales y universitarias durante mi primera juventud.
Mis influencias, ya en la edad adulta, son muy amplias, yendo desde los clásicos griegos, los grandes del Siglo de Oro español, el Romanticismo alemán, el Simbolismo francés, la Generación del 27 española y las vanguardias. Si tuviera que quedarme con cinco autores, sin duda serían: Dostoievski, su Crimen y castigo es mi novela favorita; Rainer Maria Rilke, el poeta por antonomasia (aquí incluyo también a Lou Andreas-Salomé, por todo  lo que aportó al gran poeta y por su inconmensurable defensa de la libertad humana); Vicente Aleixandre, guía imprescindible para mí; Pío Baroja, el novelista español con la voz más auténtica y Alejendra Pizanik, la lucidez hecha palabra. Y mención aparte merece para mí Gabriel Miró, el maestro de la descripción y sin el que, sin duda, yo no sería el mismo escritor.

Actualmente trabajas como columnista en diversas revistas, donde publicas relatos, poemas y artículos. ¿Con cuál de esos tres tipos de escritura te sientes más cómodo? ¿Has pensado dar el salto a la novela?

Mis primeras incursiones en la escritura fueron con el relato corto, un género en el que me siento muy cómodo y que me permite dar rienda suelta a mi capacidad descriptiva. Sin duda, es un género que jamás abandonaré y que sigo practicando.
El artículo es un género que me posibilita difundir parte de los resultados de mis investigaciones y mi labor como filósofo. También me gusta bastante porque me permite ser accesible a más lectores por el lenguaje claro y ameno que suelo utilizar en ellos. 
La poesía, el género en el que estoy volcado totalmente en este momento de mi carrera, me permite poder expresarme de una forma a la que no he conseguido llegar con ningún otro lenguaje literario. La metáfora, los símbolos, las imágenes y esa “ruptura gramatical” que se utiliza en la poética son unas poderosas herramientas de comunicación con las que me siento muy cómodo en este periodo de mi vida. 
En cuanto a la novela, es un género en el que no he publicado nada todavía, pero que está en mi hoja de ruta. Tengo bastante material y proyectos inéditos a medio plazo.

En 2002 publicaste tu primer libro Crónicas desde la jaula. ¿Qué tal fue la experiencia tanto a la hora de compartir tu obra, como lanzarse al difícil mercado del mundo de la literatura?

Crónicas desde la jaula se publicó en un momento en el que el mercado editorial era muy distinto al actual. La promoción y distribución era mucho más complicada que en la actualidad y resultaba también bastante más cara. Empecé, como todos los escritores noveles, enviando manuscritos a innumerables editoriales hasta que una modesta editora independiente confió en mi obra y publicó mi pequeño, pero cargado de ilusión, libro de relatos. La editorial fue una de las múltiples que sucumbieron a la crisis y cerró. Actualmente el libro está descatalogado.

En el libro El paseante entre cerezos, publicado en 2017, muestras tu lado más íntimo y personal a través de la poesía. He oído que está teniendo muy buena aceptación entre los lectores. Para quien aún no lo conozca, cuéntanos, ¿qué podemos encontrar en este poemario?  

En El paseante entre cerezos los lectores se encontrarán con setenta y cinco pedacitos de vida en forma de poema. Es una obra que supuso un bálsamo para el momento personal que viví en los años previos a decidirme a compilarlo. “El paseante” emprendió un nuevo sendero vital con el acicate de nuevas ilusiones y perspectivas en su camino. De buena parte de esos momentos, algunos muy dolorosos y otros de renovado renacer, surgió el concepto del libro.
Por lo tanto, el lector encontrará innumerables versos y pasajes con los que sentirse identificado y no le resultará complicado hacer los poemas suyos, interpretándolos a su manera y adaptándolos a su circunstancia vital. Es la característica única que distingue a la poesía y que, en mi opinión, es muy difícil de alcanzar con otro género literario. Al entregar el poema al lector nos despojamos de él, consiguiendo que, al recibirlo a través de su lectura, pase a formar parte del momento que esté atravesando y lo adapte a su propia vida haciéndolo suyo. 
Creo que esa ha sido la clave de la buena aceptación de El paseante entre cerezos, los lectores han adaptado los poemas a sus vivencias personales. 

Gracias a El pasante entre cerezos, recientemente has publicado El secreto lenguaje de las cerezas, un libro que sigue la línea intimista del anterior, pero abierto a nuevas miradas.  ¿Qué diferencias podemos encontrar con respecto al otro?

Es un poemario que acaba de salir al mercado este mes de agosto y, efectivamente, sigue en menor medida la senda intimista del anterior y abarca otros aspectos más próximos al entorno social y urbano. Está abierto hacia nuevas miradas y en él he intentado explorar otras figuras expresivas y de forma. 

Es un florilegio más extenso que el anterior, con un lenguaje simbólico que se brinda a interpretaciones diversas, aunque a la vez es muy accesible para aquellos que se inicien en la lectura poética. Personalmente, soy de los que piensa que la poesía hay que acercarla al mayor número posible de personas y no quedarse circunscrita a una “inmensa minoría”.

Dividido en tres partes “RENACER”, “EXISTENCIA” y “REALIDAD”, he intentado con él conjugar mi punto de vista poético con el entorno vital y la realidad social que pasa ante mis ojos sin dejar de lado, por supuesto, la temática íntima y amorosa que me caracteriza. 

Es pues, un tríptico, tres poemarios en un único libro que puede leerse como una sola pieza o como tres conjuntos perfectamente diferenciados. Acaba de llegar al público y ya está generando bastante interés entre la comunidad lectora, lo que me reporta muy buenas impresiones. 

De hecho, es una obra que dedico a ellos, como puede verse en el poema que abre el libro, al lector y a la lectora que se zambulle en mis letras y vive, en cierta manera, las mismas experiencias que yo. 

¿Qué te inspira a la hora de escribir poesía? ¿Tienes un lugar concreto donde te sientas y esperas a que lleguen las musas, o son ellas quienes te encuentran y te obligan a escribir en cualquier parte? ¿Cuáles son tus futuros proyectos como escritor?

Mi fuente de inspiración es exclusivamente la vida. Cualquier acontecimiento, por nimio que pueda parecer a los ojos de los demás, puede desencadenar el más intenso y elocuente de los poemas. Siempre he considerado a los poetas como “buscadores de belleza”, y eso procuro hacer a diario, buscar incansablemente la belleza por todos lados. Los infinitos momentos de complicidad compartidos con mi pareja son el eje principal de todo, sin ellos lo demás no sería visible a mis ojos.
Voy tomando notas y bosquejando poemas y textos durante todo el día, y dedico un rato de la jornada a poner en orden y dar forma a lo recopilado. La metodología de trabajo del poeta es diferente a la de los demás escritores y en ella sí que hay que servir a las musas en cuanto piden atención, sea en el lugar que sea. Para el poeta no existen ni los lugares de trabajo ni los horarios de escritura.
Estoy en el mejor momento de mi proceso creativo y tengo múltiples proyectos para el futuro. El siguiente es un poemario de haikus (poesía breve japonesa) que está ya listo y saldrá este otoño al mercado. También estamos ultimando una nueva incursión en el cuento con una antología y un poemario con poemas de estilo clásico, más formal.
Pero mi principal proyecto es seguir escribiendo el resto de la vida. 

Como viene siendo un clásico en nuestra web, aquí te suelto la última pregunta que le hacemos a todos/as nuestros invitados: ¿Eres feliz?

Esta pregunta es extraordinaria, sobre todo para alguien con formación filosófica como yo. La felicidad es un concepto que se puede utilizar de forma espuria, tanto por parte de los que la defienden considerándola inherente al ser humano, como por parte de aquellos que la niegan sistemáticamente.
Ser feliz “no es un estado sino una actividad”, ése es mi concepto de felicidad, el de la eudaimonía de la Grecia clásica. Aplicando los principios aristotélicos, estoicos y, sobre todo, epicúreos, puedo contestar que sí, soy feliz. Y lo soy porque construyo felicidad día a día y no tengo deseos ni perspectivas de un futuro que quizá nuca llegue, sino que vivo el presente. 

Me despido, no sin antes darte las gracias por tu tiempo y contestar sinceramente a las preguntas.

Gracias a ti, sin duda, ha sido un verdadero placer contestar a esta entrevista. Me he sentido muy cómodo. 



Tamara López

4 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Qué entrevista más completa. Ha sido una delicia leer al autor, si ya con la entrevista me ha ganado, imagino que sus libros serán iguales!

    Gracias por la entrevista

    ResponderEliminar
  2. Hola! No lo conocía, muchas gracias por la entrevista.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! La verdad es que me han entrado ganas de leer esos tres poemarios en uno, son temas que en este momento de mi vida me apasionan.
    Gracias por la entrevista

    ResponderEliminar
  4. No conocía a Francisco así que me ha resultado muy interesante saber un poco más de él y sus libros, le deseo mucha suerte con su poesía ;)

    Besitos

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...