Especial `La mosca´, del relato a las adaptaciones




Los años 50 fueron una de las épocas doradas para la literatura pulp, género creado para las grandes masas, que principalmente se publicaba en revistas o magazines especializados para este género tan variado, que abarcaba estilos como bien pudiera ser el terror, el fantástico, noir, western o erótico entre otros tantos, y que fue cantera, en mayor parte, de la mejor generación de escritores que nos ha regalado el siglo XX.

George Langelaan, nacido en París en 1908, fue uno de esos escritores que enviaban sus relatos a estas revistas, regalándonos una obra fascinante a la par que inquietante, plagada de historias extrañas y forteanas. Su vida bien hubiera podido pertenecer a este tipo de historias, ya que sabemos de él que fue espía durante la Segunda Guerra Mundial, donde llegó a someterse a cirugías plásticas para cambiar su rostro para este oficio, demostrándonos que él mismo sufrió su personal proceso kafkiano. 

La mosca se ha convertido ya en todo un icono dentro de la cultura pop, tanto por su relato, como por sus maravillosas adaptaciones cinematográficas. Curiosamente, fue publicada para la revista Playboy en el año 1957, una época donde este magazine demostraba que su contenido no solo se nutría de fotografías picantes sobre sus famosas conejitas, sino que, en su defecto, uno también podía  disfrutar de una agradable lectura. 

El estilo literario del relato es muy heterogéneo y eso lo hace totalmente único dentro de su contexto, ya que su contenido engloba varios subgéneros, como pueden ser el policíaco, el terror o la ciencia ficción, enfocándose este en un concepto muy popular dentro de la cultura pulp de su época, el denominado como el mad doctor o conocido aquí mejor como el de los científicos locos, donde un experimento, ya sea con intenciones malignas o beneficiosas para la humanidad o sus semejantes, desencadena una serie de acontecimientos fatales y estremecedores. 

La mosca es una historia corta, que apenas tiene 30 páginas, aunque suficientes para que sus pasajes queden grabados en tu memoria. Su argumento se centra en la investigación del asesinato del científico Robert Browning, que ha sido aplastado por un martillo pilón, supuestamente ejecutado por su esposa Anne, y que nos cuenta la investigación efectuada por el hermano de este cuando recibe la llamada de su cuñada, quien le confiesa el crimen que ha cometido, algo que para nada encaja a nuestro protagonista,  ya que Anne es una buena mujer, incapaz de cometer este crimen tan atroz. Durante el desarrollo de los acontecimientos, iremos recibiendo pistas un tanto extrañas, como la fijación de Anne por las moscas o las preguntas del hijo de este matrimonio, Harry, a su tío, sobre la longevidad de este singular insecto. A lo largo de toda la historia, estará muy presente la búsqueda y el intento de captura de una mosca con la cabeza blanca y una extraña pata, que parece ser la clave sobre este terrible asesinato.

El desenlace de estos acontecimientos será revelado cuando Anne, fruto de la coacción de su cuñado, le confiese a este lo que realmente sucedió. En este momento, el formato del relato tendrá un ligero cambio y nos será narrado en formato de flashback, donde contará la historia de la investigación que ha realizado Robert sobre la teletransportación, consiguiendo desmaterializar un objeto y hacerlo viajar dentro del universo subatómico hacia otro espacio totalmente diferente. 
Este descubrimiento puede ser uno de los más importantes para la humanidad, y hará que este marido y científico deje todo su empeño por perfeccionarlo; pero algo terrible va a suceder al intentar experimentar con seres orgánicos, donde primero perderá a su gato y, posteriormente, su integridad, a causa de un accidente terrible, al intentar desmaterializarse: justo en el momento de efectuarse el proceso, una mosca se cuela dentro de la cabina de teletransportación, haciendo que se mezclen los dos cuerpos, uno de ellos con cuerpo humano pero con cabeza y brazo de mosca, y otro con el cuerpo del insecto pero con la cabeza y el brazo humano. 
El desarrollo de los siguientes acontecimientos me gustaría que lo disfrutaseis vosotros mismos, puesto que es una historia breve con la que estoy seguro que muchos vais a disfrutar enormemente.

La mosca fue una publicación que no dejó absolutamente a nadie indiferente, con la consecuencia de realizarse dos adaptaciones que son verdaderas joyas dentro de la historia del cine, llegando a realizarse también algunas secuelas, eso sí, con un nivel de calidad inferior. 



La primera adaptación se realizó un año después, concretamente en el año 1958, a manos del director Kurt Neuman, guionizado por James Clavell, a quien también le debemos la escritura de la maravillosa película de La gran evasión. El film está protagonizado por David Hedison (el popular agente de la CIA de la saga de James Bond) y por mi amado Vincent Price, todo un icono dentro del género de terror. En mi opinión, la película es muy fiel al relato, teniendo momentos verdaderamente impactantes como la escena final, cuando vemos a una extraña mosca a punto de ser atacada por una terrible araña. Todavía se me ponen los pelos de punta. La recepción de la obra fue buena, y el periódico The New York Times la incluyó dentro de las 1000 mejores películas de la historia. 

En el año 1986, David Cronenberg se hace cargo del remake del film, curiosamente sin querer realizarlo en un principio, convirtiéndose a la larga en una de sus mejores películas, regalándonos una adaptación más libre y personal, que acabó por convertirse en una de las mejores representaciones sobre la transformación kaftkiana dentro de la industria cinematográfica.

El film estuvo protagonizado por Jeff Goldblum, quién, en mi opinión, realiza una de las mejores interpretaciones de su carrera junto a Geena Davis, que está también magistral y que, curiosamente, fue su pareja real durante el rodaje. 

La mosca se cuela dentro de nuestro subconsciente más introspectivo, introduciéndonos en un terror primigenio y, en ocasiones, incompresible, pero que ahonda dentro de nuestra psique. Adentrarse en torno a  sus letras o escenas es caminar por la línea de la cordura en la que el ser humano juega a ser Prometeo y desafía a las  leyes divinas, siendo juzgado  por su terrible ofensa con la más horrenda deformación de su espíritu y de su alma. 

Sinceramente, os recomiendo que os aventuréis a recorrer este camino de una forma cronológica puesto que, al fin y al cabo, adentrarse dentro del universo de La mosca es cabalgar a los largo de nuestra historia, nuestra ciencia y nuestra cosmovisión más paradigmática.


Tamara López

6 comentarios:

  1. Hola! Esto si que no es para mi pero gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Gran reportaje. Sabía de la existencia del relato y sus adaptaciones, pero no de qué trataba en realidad ya que no he tenido la oportunidad de leerlo... Aún.
    Lo tendré en cuenta para, posteriormente, ver sus adaptaciones de nuevo. Siempre es bueno revisionar buenos clásicos del cine fantástico 😊

    ResponderEliminar
  3. Qué friki soy, me gusta todo y lo quiero tener todo, como si no lo hubiera visto bastantes veces en la televisión, creo que además en un par de adaptaciones 😯 friki friki friki.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  4. Hola! si que ha dado vueltas la mosca, yo solo he visto la versión de Jeff Goldblum y creo que ahi me voy a quedar porque me resultó bastante desagradable. Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Para los de mi generación (años 50) el actor David Hedison es mas conocido por dar vida al Capitán Lee Crane de la serie "Viaje al fondo del mar". Inolvidable. Saludos

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...