Exposición Auschwitz: No hace mucho. No muy lejos (Madrid)



Escribir artículos para Chica Sombra está siendo una experiencia muy enriquecedora para mí, tanto a nivel personal como profesional. Cada reseña o reportaje del que me encargo, lo realizo con mucho gusto, y me implico totalmente en cada evento al que asisto. En el cien por cien de los casos, siempre han sido experiencias maravillosas de las que guardo un grato recuerdo. Hoy, sin duda alguna, será la excepción que rompa la regla.

Acabo de salir de esta exposición sobre uno de los sucesos más infames y atroces de toda la historia de la humanidad,  y me voy con un enorme nudo en la garganta. Días como el de hoy me hacen perder la esperanza sobre nuestra especie y me transmiten una sensación de dolor tremenda.

A lo largo de la historia ya habían existido varios genocidios aterradores, pero nunca se había ejercido un plan tan detallado y consensuado por parte de ningún estado u organización, con la finalidad de exterminar a personas de la forma mas efectiva posible, ejerciendo un intento de exterminio total centrado en uno o varios núcleos concretos de la población.

Los sucesos acaecidos en los campos de concentración nazis se diseñaron a conciencia, casi de manera científica, omitiendo cualquier signo de humanidad o empatía. Sin duda alguna, nos encontramos ante uno de los puntos más oscuros de la civilización humana, donde es cierto que existieron otras ejecuciones en masa contemporáneas, como las acontecidas en la Unión Soviética, Camboya o  las perpetradas por los japoneses a los chinos durante la Segunda Guerra Mundial, pero creo que ninguna llega a la altura estos dramáticos sucesos. 



El tiempo ha hecho que, en ocasiones, nos olvidemos de estos crímenes o que hasta los hayamos desdramatizado, llegando a cuestionar este suceso  o, lamentablemente, hasta negarlo, algo que me parece horrible, porque ninguna ejecución hacia ninguna persona debe en ser en vano, la vida está por encima  de que cualquier otra cosa.

El centro de exposiciones de Arte Canal presenta esta muestra del horror hasta el 7 de octubre en Madrid, planteándonos un recorrido muy bien seleccionado, donde el espectador realizará un recorrido a lo largo de esta historia, centrándose en estos hechos y mostrándonos en cada bóveda que presenciemos todos los elementos que formaron estos hechos, tanto desde un punto de vista histórico, como sociológico, político y hasta antropológico, sin perder en ningún momento un profundo respeto hacia las víctimas.



En cada paso nos encontraremos cómo era esta región antes de la guerra, intentaremos entender por qué surgió este odio sistemático a la raza judía, nos preguntaremos cómo el nacional-socialismo alcanzó el poder y, algo que me aterra aún mas, si se hubiera podido detener el Holocausto. 

Existen documentos aterradores, las salas que hacen referencia a las cámaras de gas me generan una sensación de vacío y dolor descomunal. He podido presenciar testimonios de varios supervivientes, ademas de judíos que estuvieron obligados a ingresar en las temibles ¨sonderkommando¨, unidades de trabajo que se encargaban de limpiar y acondicionar estas estancias de la muerte, donde uno puede escuchar testimonios de las ejecuciones que ocurrieron dentro de las cámaras de gas. 

Mas de 1.100.000 personas fueron torturadas y ejecutadas en este campo y eso no debemos olvidarlo, la humanidad no puede dejar que el paso del tiempo engulla estos crímenes y que se queden anclados en el vacío, porque  si alguna vez se repiten, quizás nuestra propia existencia no debería estar justificada. 

Esta magnifica exposición nos trae 600 piezas originales de este museo, además de recreaciones de los barracones y una gran y detallada selección de fotos que aportan mucha realidad a toda la exposición.



Uno de los aspectos que me han parecido más interesantes, a la par que aterradores, es la simbiosis de la que se componen los objetos y testimonios allí presentes, donde por ejemplo apreciaremos muestras sobre ejecuciones a mujeres y niños y, solo unos pocos metros más adelante, un álbum de fotos de un miembro de las SS que trabajaba en el campo, haciendo gala de una vida exótica y ociosa, donde se aprecia descaradamente lo poco que le importaba lo que estaba ocurriendo en esa zona. 

Sin lugar a dudas, esta muestra es dura y compleja, pero a su vez necesaria y enriquecedora para conocernos a nosotros mismos y luchar por un mundo mucho mejor que el de la Alemania nazi. 

Quizás se haya quedado una parte de mí en este lugar, pero creo que esta visita ha sido necesaria y me ayudará a crecer como mejor persona. 



Tamara López

6 comentarios:

  1. Hola. Me parece una exposición muy dura pero que hay que ver para no olvidar de lo que es capaz la raza humana. La verdad es que me gustaría verla, aunque sé que lo pasaría bastante mal :(
    Gracias por el artículo. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Me ha encantado la manera en que has expresado tu opinión. Al igual que tú considero que lo ocurrido en la Alemania Nazi no debe olvidarse, pues fueron millones de vidas las que se vieron afectadas por las "creencias" de unos pocos, este hecho no afecto sólo a los que fallecieron, sino a sus familias y causó estragos en nuestra humanidad, no puedo entender como alguien era capaz de hacer lo que hacia y no sentir ningún tipo de remordimientos, igual quiero creer que algunos realizaban estos actos por miedo a que sino lo hacían su familia pudiese verse afectada y no, la vida de nadie ha de anteponerse, pero cuando es un desconocido o tu madre, se te ha de complicar la decisión... en definitiva me llevo esta frase conmigo "si alguna vez se repiten, quizás nuestra propia existencia no debería estar justificada."
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho leer sobre esta época (es importante, como dices, que nunca debe caer en el olvido lo que pasó) pero no sé si sería capaz de ver la exposición
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    Joe, veo que te ha servido muchísimo la visita.
    Yo justo he vuelto de Berlín y fui a ver un campo de concentración. El guía era genial y tengo muy buen recuerdo de la visita, fue una pasada y me hizo reflexionar mogollón.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola! Que interesante! Aunque lo que espero hacer algún día es visitar el propio campo! Gracias por la entrada.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Es una exposición de visita obligatoria, a la que iré este mes sin falta.
    Es tremendo que a estas alturas de la vida, con todo el conocimiento que se tiene a mano, haya gente que niegue lo ocurrido, qué asquito...
    En fin, una entrada muy interesante.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...