Exposición `Dadá ruso´ en el Museo Reina Sofía




A comienzos del siglo XX, un ruso nacido a orillas del río Volga, llamado Vladimir Lenin, frecuentaba con asiduidad un antro ubicado en la planta superior de un teatro localizado en una barriada de la ciudad de Zurich, hablamos del  mítico Cabaret Voltaire. Este acontecimiento viene a significar que, la cuna donde nació el dadaismo caló en la cosmovisión del pueblo ruso desde su origen más incipiente. Aquellas noches abstractas en la ciudad de Zurich fueron lugar de escape y estimulación para unos exiliados bolcheviques, necesitados de nuevas ideas y conceptos, donde quedaron poderosamente hipnotizados, sobre todo, ante la figura de Tristan Zara, uno de los fundadores y figuras más representativas de este manifiesto.

Muchos años después y en pleno siglo XXI, el Museo Reina Sofía presenta una exposición con la intención de aproximarnos este arte ruso de vanguardia, mostrándonos una gran cantidad de obras seleccionadas, creadas por las figuras más representativas de este movimiento en Rusia, como pueden ser Kazimir Malévich , Velimir Jlébnikov o Alekséi Kruchónij.

A lo largo de este recorrido, conoceremos la intencionalidad de estos artistas por cambiar y modificar un arte estancado y conservador, utilizando conceptos como el Todismo, una forma de expresión y pensamiento agitadora y desestabilizadora de los cánones europeos de su época. En cada paso que doy, me doy cuenta de la incipiente llama anarquista que brota desde cada obra del manifiesto Dadá y del acercamiento paulatino hacia un marxismo revolucionario que cambió por completo la historia de la madre Rusia.



Otro punto muy interesante de esta muestra, es la contrapartida y el alejamiento de los artistas rusos hacia el futurismo, que también fue un movimiento agitador y vanguardista en su época, aunque este, con el paso del tiempo, se alineó o ajusto en cierta manera con otros postulados más antagonistas, en contraposición hacia estos eslavos, más cercanos a los movimientos fascistas, donde nos es conocida la notable influencia que tuvo Marinetti y su futurismo, en Mussolini y sus camisas negras.

La exposición está divida en tres partes, comenzando por sus orígenes y el impacto que ejerció la terrible Primera Guerra Mundial en un inminente pro-movimiento dadaista, donde apreciamos conceptos como el ready-made, el collage y la utilización de objetos urbanos e industriales.



La segunda parte de esta muestra, abarca la época enlazada entre el triunfo de la revolución rusa y la muerte de Lenin, demostrándonos quizás, que este movimiento tuvo mucha más importancia dentro del subconsciente revolucionario del que nos han contado en los libros de  texto.

El último recorrido nos expone las relaciones que tuvieron los distintos lugares de expresión dadaista con esta Rusia soviética.

En términos generales, considero que adentrarse en esta muestra nos ayuda a entender y conocer un momento muy trascendental dentro de la historia de Rusia y, por supuesto, de la europea. Como siempre, este museo intenta renovarse cada año, demostrándonos e ilustrándonos de manera soberbia, cualquier movimiento o expresión artística dentro de nuestra historia mas contemporánea. El museo Reina Sofía sigue siendo un centro para y por el ciudadano, demostrándonos su grandeza en cada exposición que presenta cada año.



Como punto final y en homenaje a este movimiento que tanto me atrae y me fascina, lo afirmo todo y lo niego con la misma energía y contradicción, puesto que nada existe y lo viejo o lo nuevo, solo es fruto de un destino totalmente irrelevante.


Tamara López

3 comentarios:

  1. ¡Hola! Pues la verdad es que se ve una exposición muy interesante.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. No había oído hablar de esta exposición pero en este caso...no me veo viéndola pero nunca se sabe!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!

    No conocía esta exposición ni al ruso al que está dedicada, pero me ha parecido muy interesante y aunque a mí no me apasiona visitar museos, creo que no perdería nada por visitar esta exposición e incluso creo que la disfrutaría y me enseñaría bastante ^^

    ¡Besos!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...