¿Hay alguien ahí?, o cómo arrepentirte de hacer esa pregunta


Autor: Antonio Sánchez Vázquez
Ilustrador: José Rául Orte Crespo
Páginas: 188
ISBN: 9788494364846
Precio: 12,50€



















Sinopsis:

Nicolás de Armas vio morir a su hermana pequeña ahogada y no pudo hacer nada por salvarla. El sentimiento de culpa sume a Nicolás en una profunda depresión. Sus amigos, deciden tomar cartas en el asunto y le acompañan a visitar a un médium. Al parecer, Álvaro Bahamonte es capaz de comunicarse con los muertos a través de la Ouija, pudiendo hacer llegar a los difuntos los mensajes de sus seres queridos. Nicolás quiere pedirle perdón a su hermana y decirle que hizo todo lo posible por ella. La sesión empieza. Nada puede fallar. El indicador sobre el que reposan sus índices se mueve con firmeza sobre la tabla. Han establecido contacto. Es una niña y se llama Elena, como su hermana. Al médium, le resulta extraño que el primer espíritu con el que contacta sea precisamente el que estaban buscando. ¿Casualidad, o no? Ven, participa si quieres saber más. Posa el dedo sobre el indicador. Así, muy bien. Ahora pregunta: ¿Hay alguien ahí?


Opinión personal:

Quería llevarme un libro corto al trabajo (manías mías, me los quiero leer enteros durante la jornada), así que cogí este porque ya había leído al autor (La última ronda) y disfruté mucho con la experiencia. Además, sabéis que el terror me apasiona y la Ouija siempre me ha dado mucho respeto (ya os contaré algún día mi experiencia con un tablero y una muñeca Rosaura que medía más que yo), así que fue el elegido para disfrutar mientras trato de no cargarme a los clientes. 

La trama gira en torno a Nicolás, un chico que vive lleno de culpa a causa de la muerte de su hermana Elena, que no pudo evitar a pesar de intentarlo con todas sus fuerzas. Decide entonces acudir a casa de Álvaro, un médium que se comunica con los muertos a través de la Ouija, para poder establecer contacto con la niña y pedirle perdón. Sus amigos lo acompañan para apoyarlo y, por qué no decirlo, por el morbo y la curiosidad respecto al médium. Una vez iniciada la sesión, contactan con un ente que dice llamarse Elena, pero todo se complica cuando les dice que quiere matarlos a todos. A partir de ese momento, los chicos y el médium verán cómo las cosas empiezan a ir realmente mal.

Aunque el libro no me ha resultado innovador ni me ha aportado nada nuevo dentro del género, tengo que reconocer que es muy entretenido y se lee de un tirón. Me ha gustado mucho que empiece con un interrogatorio y conozcamos la historia mediante la declaración del protagonista, al igual que termine en el mismo lugar. El final me ha parecido previsible, pero aun así me ha gustado, pues una buena historia de terror no acaba nunca bien.

Quiero destacar también las ilustraciones a color de José Raúl Orte Crespo, pues nos ayudan a poner cara a los personajes y a diversas situaciones acontecidas durante la trama. Creo que es un libro que podrían disfrutar tanto los adolescentes como los mayores, pues la pluma del autor es sencilla y fácil de leer. Eso sí, si no te gusta la sangre, mejor no preguntes si hay alguien ahí y no abras esta novela.

Lo mejor: la estructura. Las ilustraciones.

Lo peor: no me ha parecido que me aporte nada innovador.


Tamara López

5 comentarios:

  1. ¡Hola!
    No conocía al autor, así que me lo apunto, el libro parece tener muy buena pinta y con las ilustraciones que mencionas, aún mejor!

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola! No conocía el libro pero no es mi estilo de lectura así que lo dejo pasar. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    No conocía el libro, pero no es lo que suelo leer.
    Gracias por la reseña.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por la reseña y más aún por los elogios a las ilustraciones.

    ResponderEliminar
  5. me encanta como9 haces la reseña corto y claro un abrazo desde Miami

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...