Los demonios de Loudun, o cómo hacer un exorcismo


Tapa dura: 430 páginas
Editor: Navona (15 de enero de 2018)
Colección: Navona_Ficciones
Idioma: Español
ISBN-10: 8417181091






Sinopsis:

Los demonios de Loudun es una novela basada en un hecho real, sucedido en la Francia del siglo XVII. Es la historia de un sacerdote (a quien queman en la hoguera debido a acusaciones falsas) y un convento de monjas poseídas. Poseídas según ellas por el demonio, pero según el planteamiento del autor, poseídas por la falta de verdadera devoción, el fanatismo, los alcances de la psique humana y, sobre todo, por los increíblemente poderosos alcances de la corrupción eclesiástica y del estado. Las monjas «poseídas» y el sacerdote «practicante de brujería» provocan un morbo enorme que alcanza a todo el pueblo y contamina incluso almas vecinas.


Opinión personal de El señor Darth:

Princimalmente, conocemos al escritor y filósofo británico Aldous Huxley por ser el autor de  Un mundo feliz, una de las creaciones de corte distópico más representativas dentro de la literatura. Pero la obra de este autor fue muy prolífica y extensa, de la que especialmente me gustaría destacar uno de sus títulos mas impactantes y extraños, Los demonios de Loudun, que es un magnífico estudio forteano que realizó sobre uno de los casos de posesión diabólica colectiva más conocidos de la historia, al que se tituló como Las endemoniadas de Loudun.

Este impactante suceso ocurrió en la ciudad francesa de Loudun, situada al noroeste de Poitiers y, en términos generales, fue una sucesión de acontecimientos esperpénticos, fruto de la ignorancia, la mezquindad y el fundamentalismo religioso, que derivó en el juicio y la ejecución del padre Urbain Grandier, que fue quemado vivo en la hoguera, además de haber sido torturado brutalmente con anterioridad durante el proceso.

Las endemoniadas fueron unas monjas ursulinas que residían en el convento de la localidad, las cuales, además de presenciar sucesos paranormales, sufrían convulsiones muy violentas, agredían a quien se acercaba a ellas, y efectuaban actos sexuales o provocativos. 

Para intentar paliar estos sucesos, se efectuaron numerosos exorcismos, en cuyos procesos las monjas testificaron que estaban poseídas por varios demonios, entre los que se encontraban importantes entidades dentro de la jerarquía demonológica como Asmodeo o Zabulón, además de culpar a Grandier de hechicería y de provocar estos casos.

El estudio que hace Huxley es maravilloso, ya que analiza con profundidad y casi de una manera científica todos los hechos, mediante los que nos intenta ilustrar sobre los motivos que les acontecieron, llegando a la conclusión de que fueron la suma de varias causas.  

El ensayo comienza con un estudio sobre la represión sexual de la época, centrándose sobre todo en el celibato que juraban las personas que ejercían dentro de la iglesia. Debido a ello, existían muchos casos de homosexualidad reprimida y ejercida entre sus integrantes, aparte de otros actos sexuales, bien sea con lugareñas de la zona u otros miembros. Los curas de esta época tenían cierto poder e influencia, además de un fuerte magnetismo sexual en muchas ocasiones, como fue el caso de Grandier. 

La historia en torno a Grandier que nos describe su autor, es también muy estimulante y esclarecedora del motivo por el que fue acusado este párroco. Urbain Grandier tuvo que ser una persona bastante hermosa, culta y con un gran don de elocuencia y, al parecer, utilizó estos dones para tener relaciones con varias mujeres de la ciudad. Se sabe que tuvo un hijo ilegítimo con Philippe Trincant, la hija del fiscal del rey en Loudun, además de mantener relaciones con Madeleine de Brou, hija de René de Brou. 

Todo ello, además de un tratado que escribió contra el celibato de los sacerdotes (normal que lo escribiera), hizo que se ganara numerosos enemigos. Por estos motivos, fue juzgado y llevado a prisión, además de ser alejado de funciones eclesiásticas, pero gracias a sus dotes oratorias e influencias, consiguió recuperar su cargo e incrementar su odio por parte de sus antagonistas.

A todo esto debemos sumar las posesiones del convento, donde Huxley entiende que el desencadenante empezaría debido a que la monja superiora, llamada Juana de los Ángeles, pidió que Grandier fuera el confesor para el convento, seguramente por la fuerte atracción sexual que ejercía en ella, pero este las rechazó y generó tal sentimiento de frustración y rencor que desencadenó una sucesión de mentiras que tuvieron dramáticas consecuencias.

El caso es que esta historias generaron una bola tan grande, que se convocaron a varios exorcistas para liberar el mal en la zona, consecuencia que llevó a estas monjas a convertirse en verdaderas endemoniadas. 

A lo largo de todo el ensayo, el escritor británico nos revela muchas teorías y conclusiones sobre un montón de temas. Me puedo quedar con muchos de ellos, pero destacaría varios:

Uno de ellos trata sobre la capacidad de llegar una persona a un estado alterado de conciencia, donde realiza un análisis psicológico, psiquiátrico y hasta de corte hermético, ya que pienso que el propio Huxley debió estar muy interesado por el ¨magnetismo¨, corriente filosófica que floreció en los siglos XIX y XX, muy interesante y vinculada también a ciertos aspectos sobrenaturales.
Por otra parte, analiza como fue el pensamiento de la época, donde la mayoría de los intelectuales mezclaban ciertos conocimientos racionalistas y científicos con la absoluta convicción en la existencia del alma y, por extensión, de Dios y de Satanás. 
Otro capitulo muy interesante es el estudio sobre los cultos al demonio, además del estudio de cómo ejercían los exorcistas. Reconozco que todos estos pasajes los he leído en varias ocasiones. 

La parte que se centra en el juicio y la ejecución sobre Grandier me puso los pelos de punta, porque claro, todo esto podría haberme llevado directamente a tomarme estos sucesos con humor, sino fuera por los terribles acontecimientos que precedieron. 

Los demonios de Loudun es de lo mejorcito que he leído de Huxley, una obra muy culta y escrita a la perfección, donde además trata un tema increíble que nos invita a la reflexión de muchos planteamientos, tanto éticos como existenciales. 

Si consideráis que es un tema interesante, pero la obra es un tanto densa, os invito a que veáis la película, Los diablos de Ken Russel, protagonizada Oliver Reed, una auténtica obra maestra del cine, aunque eso sí, no apta para todos los estómagos, ya es uno de los films mas sórdidos que he presenciado en mi vida.

Como punto final, Navona Ediciones tiene una edición preciosa de este ensayo, por si lo queréis adquirir.


Tamara López

8 comentarios:

  1. Pues sí solo conocía Un mundo feliz y éste la verdad es que no termina de atraerme.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Me alegra que te haya gustado en general ˆˆ No conocía este ensayo/novela pero sí que conocía "Un mundo feliz" (que todavía lo tengo pendiente, por cierto) aunque reconozco que siempre me ha llamado la atención el tema de los exorcismos y tal y no rechazaría yo leer esta obra, que incluso podría gustarme, así que me la llevo apuntada para futuras lecturas :)

    Gracias por la reseña. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Muy buen libro, por desgracia pasa inadvertido ante Un mundo feliz, y este es tan bueno o más que el famoso libro de Huxley.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me llama muchísimo la atención, fundamentalmente por todo ese punto de vista psicológico que el autor supo ver en estas parafernalias demoníacas que montaban.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Hola! No conocía el libro pero no creo que sea para mi aunque la ambientación me gusta. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. No me importaría leerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. No conocia nada del libro, pero el autor me gusta, y me ha llamado mucho la atencion la trama, este es de los mios! Gracias por la recomendacion!
    Besos!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...