Una de cine: Alto el fuego (2016)


Año: 2016
País: Francia
Director: Emmanuel Courcol
Reparto: Romain Duris, Céline Sallette, Grégory Gadebois, Julie-Marie Parmentier, Maryvonne Schiltz, Wabinlé Nabié


















Sinopsis:

A principio de los años 20, Georges Laffont, traumatizado por lo vivido durante la Primera Guerra Mundial, decide cambiar de vida e irse a vivir a Alto Volta, en África, acompañado por el artista Diofo, que también sobrevivió a la guerra. Cargado de máscaras tribales, Georges regresa a París para encontrar a su hermano Marcel, excombatiente a quien la guerra dejó sordo y que ahora vive con su madre.


Opinión personal de El señor Darth:

Alto el fuego es el primer film que dirige el actor y guionista francés Emmanuel Courcoul y debo reconocer que ha creado una obra de una factura muy notable y evocadora al cine clásico de antes. 

La película, sin ser redonda o una obra maestra, hace que su visionado se digiera de  una forma muy apacible, ya que posee muchos argumentos para su disfrute. El primero de ellos es la historia que nos narra, ya que, aunque es un tema bastante trillado dentro la historia del cine, como son los planteamientos anti-belicistas o el tratamiento respecto a los daños causados por los efectos de la guerra, la forma y el contexto en los que se narra ha hecho que estuviera atento y centrado durante toda la proyección.  

El film está ambientado dentro y después de la Primera Guerra Mundial, y trata sobre la vida de uno de los supervivientes que participó en ella por parte del bando francés. Hablamos de Geroge Laffont (Romain Duris, Los impostores) héroe de guerra que, debido a los traumas psicológicos sufridos, que por cierto los veremos representados en formato de flashback y que son realmente aterradores, decidió huir a África para sentirse libre de nuevo y vivir una vida salvaje y sin ataduras, pero que, debido a las circunstancias en relación a su vida y a quien le rodea, se sentirá obligado a retornar a su tierra y reencontrarse con su madre y su hermano, también dañado psicológicamente por su participación en la Gran Guerra, y debido a ello le es imposible hablar y comunicarse correctamente.

La historia nos relatará varios aspectos de las vivencias de su protagonista, donde conoceremos parte de su estancia en África, concretamente en las orillas del río Níger o el Alto Volta, viviendo muchas peripecias y alguna que otra desgracia añadida, junto a Diofó, su compañero de aventuras africano, un personaje realmente entrañable, quien nos puede llegar a recordar al típico acompañante del héroe, como puede ser Sam de El señor de los anillos o nuestro Sancho Panza. Estos pasajes son realmente hermosos y para mí, cargados de una fuerte emoción, ya que siempre me han apasionado los viajes y las exploraciones como las que realizó anteriormente por estas tierras Mungo Park, un valiente y apasionado explorador británico que recorrió el río Níger cuando este lugar era casi mítico e inexplorable, y que me han recordado a sus aventuras durante todas las escenas que se desarrollan dentro de este salvaje territorio.



Pero el film no es un revisionado de Memorias de África, sino que se centrará en el retorno de un soldado a su país de origen dañado por este conflicto quien, además, tendrá que encontrar la paz de nuevo consigo mismo. La mayor parte de esta obra se desarrollará  en el país galo, enseñándonos a un George Laffont intentando que su hermano vuelva a hablar de nuevo e intentando buscar alguna motivación que pueda llenar de nuevo su alma, sumando la vicisitud de lidiar de nuevo con el amor cuando conozca a Helene, la profesora de signos que enseña al hermano de George a comunicarse. 

La película es pura y honesta y, sobre todo, agradecida en enseñarnos más sobre las consecuencias que tuvieron los sucesos acontecidos durante la Primera Guerra Mundial, siempre eclipsados por la segunda, pero no por ello menos horrible; y si no que se lo digan a los pobres soldados que tuvieron que convivir en la trincheras en primera linea, aguantando la lluvia de morteros y las cargas a vida o  muerte, bayoneta en mano, contra sus contrarios. Sinceramente, se me hiela el alma al pensarlo y consigue que mi determinación en pro del  pacifismo se acrecente todavía más.

Alto el fuego es una película para su disfrute y la reflexión, pero os recuerdo que esto es un film francés, aquí no nos vamos a encontrar con Salvar al soldado Ryan, tanto para lo bueno como lo malo, el lenguaje y la forma de comunicarse que maneja esta obra es muy fiel a su estilo, llena de los elementos tas característicos de los que conforman la personalidad en torno a la industria del cine galo.

Sinceramente, me ha gustado mucho y no dudaría en recomendarla, aunque solo sea por ver actuar a Romain Duris, que lo hace genial. 

Lo mejor: la bella factura, y la forma en la que se nos narran los efectos de esta Primera Guerra Mundial. Añado también la preciosa ambientación de la época.

Lo peor: aunque pretende imitar a los grandes clásicos del cine, en mi opinión, no alcanza ese nivel. 



Tamara López

6 comentarios:

  1. No me importaría nada verla, la verdad. Pero ahora en verano me apetecen cosas más fresquitas: humor, piscina, mojitos... jejejej.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me suelen gustar las historias ambientadas en este período, así que voy a buscarla para verla. Gracias por dármela a conocer!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Las películas ambientadas en guerras no me suelen gustar, me dan mucha pena porque suelen ser dramones y, además, reales así que no creo que la vea. Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola! No la conocía pero me llama su argumento, la verdad es que de la segunda se habla mucho más que de la primera y también me gusta conocer cosas de ésta. Gracias por la crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Holaa!
    Parece una buena pelicula así que me la anoto 😆
    Gracias por la entrada, un beso ❤️

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...