La desaparición de Stephanie Mailer, o cómo disfrutar de Los Hamptons


Editorial: Alfaguara, 2018
650 páginas
22,90 €








Sinopsis:

La noche del 30 de julio de 1994, la apacible población de Orphea, en la región de los Hamptons, asiste a la gran apertura del festival de teatro. Pero el alcalde se retrasa... Mientras tanto, un hombre recorre las calles vacías buscando a su mujer, hasta hallar su cadáver ante la casa del alcalde. Dentro, toda la familia ha sido asesinada.

Jesse Rosenberg y Derek Scott, dos jóvenes y brillantes policías de Nueva York,resuelven el caso. Pero veinte años más tarde, en la ceremonia de despedida de la policía a Rosenberg, la periodista Stephanie Mailer lo afronta: asegura que Dereck y Jesse se equivocaron de asesino a pesar de que la prueba estaba delante de sus ojos, y afirma poseer información clave. Días después, desaparece.

Así se inicia este colosal thriller, que avanza en el pasado y el presente a ritmo vertiginoso, sumando tramas, personajes, sorpresas y vueltas de tuerca, sacudiendo y precipitando al lector sin freno posible hacia el inesperado e inolvidable desenlace.


Opinión de El señor Darth:

Joël Dicker es un agitador literario que ha revolucionado la novela policíaca o el thriller político, consiguiendo algo realmente complicado en este universo, que es alcanzar que a tu obra se la etiquete como Bestseller y que además obtenga  un enorme respeto por parte de la crítica. Esto me evoca a autores de prestigio como puede ser, por ejemplo, Umberto Eco. Tras publicar La verdad sobre el caso Harry Quebert, una novela que alcanzó un éxito de ventas de los de antaño, cuando la gente leía tanto, ahora se enfrenta a uno de esos baches complicados en la vida de un escritor popular, que es el  de superar tu publicación más notable.

Respecto a esta cuestión, Dicker posee una dilatada experiencia editorial y elementos para ello, ya que con solo diez años ya fundó su primera revista, además de ganar premios importantes en esta edad temprana, por lo que si alguien es capaz de hacerlo, estoy seguro de que el escritor suizo tiene argumentos suficientes para conseguirlo. 

Al descubrir por primera vez que La desaparición de Stephanie Mailer supera las seiscientas páginas, uno es consciente de la intencionalidad por parte del autor de escribir algo pretencioso y de un alto nivel literario. 
En esta quinta publicación del escritor, nos encontramos de nuevo con una novela que cabalga entre el thriller político y policíaco, donde quizás el recorrido por descubrir el misterio no es tan relevante, en defecto de regalarnos una historia coral muy bien elaborada donde cada uno de los personajes que protagonizan la historia son sumamente atractivos e interesantes.

La premisa no es novedosa, ya que nos encontramos ante la desaparición de una periodista, Stephanie Mailer, que se había puesto a investigar un crimen acaecido hace mas de veinte años, argumento que puede estar bastante trillado, en mi opinión. 
Esta situación obligará a la antigua pareja de policías que presuntamente habían resuelto el caso, a abrir la investigación de nuevo, algo que no les será nada fácil, puesto que uno de ellos, Jesse Rosenberg, se encuentra a pocos días de su jubilación, cambiando por completo sus pretensiones debido a este suceso. Su compañero Derek Scott, quien hace tiempo que dejó de investigar en las calles, a cambio de ejercer un trabajo más vinculado a asuntos administrativos y a atender a su familia, se verá abocado a utilizar de nuevo sus magníficas dotes como investigador.

La historia está ambientada en la región de Los Hamptons, un lugar que quizás en España no nos llame mucho la atención, pero que en Estados Unidos es una zona ligada a un sitio de destino para disfrutar de tus vacaciones, principalmente para personas adineradas, ya puedan ser políticos o personajes con una alta popularidad. El crimen ocurrido hace veinte años fue, nada más y nada menos, que el asesinato del alcalde de esta  ciudad,  llamada Orphea, y de su familia, sumando el de otra persona más, quien presuntamente estaba corriendo por la zona y con la que se debió encontrar el asesino, con el fatal destino de acabar también en las redes del hades, para no ser un testigo de los crímenes. 

Si bien este argumento nos puede recordar a otras novelas similares, me atrevería a afirmar que está magníficamente escrita y que utiliza un estilo profundamente adictivo, utilizando el recurso del flashback para recordarnos los hechos anteriores de la investigación de estos policías. Se suma la aparición de nuevos personajes tan interesantes como el de Anna Kanner, una inteligente y nuevo miembro del cuerpo, que luchará por develar, junto a la pareja investigadores, este misterio, además de superar las barreras de género con las que se enfrenta dentro de la comisaría a la que la han destinado. La química que existe entre los tres policías es lo suficientemente poderosa para que no dejes de leer la novela, algo que me me parece tremendamente importante, debido a que cuando como lectores no empatizamos con este tipo de relaciones, normalmente optamos por abandonar su lectura.

Me he tomado la licencia de contar los personajes que conforman esta obra coral y he obtenido el resultado de treinta y uno, algo sorprendente porque, en su mayoría, todos tendrán una historia interesante que contarnos.  

El relato en ocasiones tiene pasajes muy escabrosos que a mí, personalmente, me fascinan, pero también momentos realmente divertidos, principalmente los sucesos que están ligados al festival de teatro que acontece tanto en el momento del cuádruple crimen como en el de la investigación de Stepahanie. Destaco la aparición de un personaje totalmente fascinante y yo diría que surrealista: me refiero al de Kirk Harvey, antiguo policía de Orphea, ahora convertido en dramaturgo frustrado.

Al igual  que con  La verdad sobre el caso Harry Quebert, que va a ser adaptada para la televisión en los próximos meses, esta novela funcionaría muy bien para este formato, puesto que cada subtrama me ha enganchado de tal manera que, en ocasiones, he deseado que Joël Dicker nos escriba algún que otro spin off sobre alguno de estos secundarios. 

No creo que esta sea obra su magna, pese a la fuerte predisposición de su creador por convertirla en ella, que ya nos afirmó en la presentación realizada en Madrid que su intención era crear algo mejor que en sus trabajos anteriores.
En términos generales, he disfrutado mucho leyéndola, Dicker tiene algo especial cuando te sumerges en sus historias, sabe cómo manejar y engañar al lector. Sinceramente, creo que ha subido el nivel literario dentro de novela policíaca, haciendo su lectura muy atractiva y poderosa, algo que para mí es muy estimulante ya que, en ocasiones, prefiero elegir otros géneros al no descubrir elementos con los que consiga conectar por completo.

No se si habrá gente que pueda sentirse algo decepcionada con este nuevo trabajo, sobre todo si realiza un ejercicio de comparación con sus éxitos anteriores. Yo personalmente recomendaría que la leyeran omitiendo su trabajos que la preceden, ya que si lo leéis de esta forma, creo que vais a disfrutarla enormemente. Está claro que cuando un autor conecta con tantos lectores es por algún motivo y ese no es nada más que el de su elevada calidad. 

Como lector incondicional que me declaro, donde soy capaz de disfrutar con muchos géneros u otros estilos como por ejemplo el ensayo, me molesta que existan referencias peyorativas cuando se trata de publicaciones del estilo, como pueda ser la policíaca, el terror, el pulp o la ciencia ficción, ya que considero que uno puede encontrarse con una literatura de un nivel excelso dentro de estos recursos. 

Sin más, creo que es una obra realmente disfrutable, la que seguro que a más de uno le trasmitirá sensaciones bastante profundas y estimulantes. 

Joël Dicker es único e irrepetible y deberíamos estar agradecidos por encontrarnos con escritores de esta talla, puesto que si no fuera el caso, seguramente las librerías se encontrarían mucho más vacías, aún si cabe.


Tamara López

14 comentarios:

  1. Hola!
    Este libro le tengo muchas ganas, a ver si me hago con él.
    Gracias por la reseña.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Hola! Tengo muchas ganas de leer al autor y la verdad es que este libro tiene muy buena pinta. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Una vez probé a leer una novela del autor, su conocida "La verdad sobre el caso de Harry Quebert" pero lo leí en un mal momento y lo dejé pero quiero leer algo del Dicker ya que presiento que sus novelas me gustarán y mucho.
    Me ha encantado esto que has puesto en cuanto a los géneros "ya que considero que uno puede encontrarse con una literatura de un nivel excelso dentro de estos recursos." Me hago muy fan.

    Muy buena reseña! Me alegra bastante que te haya gustado tanto esta novela ^^ Me la apunto.

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo. me pareció una novela que se disfruta mucho.

    ResponderEliminar
  5. He visto opiniones de todo tipo... Algunas menos entusiastas que esta, la verdad.
    No puedo decir nada porque no he leído nada del autor, a ver si me pongo las pilas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo sin embargo no conseguí disfrutarla tanto como esperaba, era mi primera vez con el autor y las altas expectativas me afectaron mucho ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo contigo, este autor tiene algo especial al elaborar sus historias, pero de las tres que he leído, esta me ha gustado algo menos, o sorprendido menos... supongo que por expectativas, y yo me sigo quedando con la primera.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. A mí no me decepcionó aunque es verdad que me gustaron más los dos anteriores. Aün así, considero que Dicker ha hecho un trabajo magnífico
    Besos

    ResponderEliminar
  9. No puedo estar más de acuerdo contigo. A mí este tío me fascina y aunque es pretencioso escribir una novela con ese número de páginas, él desde mi punto de vista, sale airoso.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! Quiero leerlo, me llama un montón este libro. Un besote :)

    ResponderEliminar
  11. Lo tengo en mi lista de pendientes!

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Me gusto mucho su primera novela por eso esta me apetecía mucho, después he leído opiniones de todo tipo por lo que mis expectativas son más bajas, me alegro mucho de que tú la hayas disfrutado y no te haya decepcionado.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hace poco que lei La verdad... y me aunque me gustó, se me hizo en partes un poco pesado. De todas formas, no descarto leer algun otro libro de este autor en el futuro, y más por como lo describes ¡Apuntado queda!
    Besos!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...