Naufragios, o cómo enrolarte en una maravillosa expedición


Publicación: 18 de junio de 2015
Precio: 10,50 €
I.S.B.N.: 978-84-9104-077-4
Páginas: 224







Sinopsis:

Si bien las primeras expediciones a la Florida desde su descubrimiento en 1512 tuvieron en común su fracaso final, el intento de Pánfilo de Narváez en 1527 ha pasado a la posteridad como máximo ejemplo de insensatez e improvisación. Felizmente, tal catástrofe nos dejó el documento excepcional en que Álvar Núñez Cabeza de Vaca relató sus desventuras, desde la dispersión de las naves y el cautiverio de sus tripulantes, hasta su posterior liberación y la penosa peregrinación durante años por las tierras del actual sur de Estados Unidos. Si Naufragios posee un inestimable valor etnográfico por sus descripciones de pueblos y costumbres, la crónica alcanza tonos épicos en su narración de hazañas, calamidades y peligros, siendo la experiencia de su autor, como concluye Trinidad Barrera, un verdadero «descenso a los infiernos que sólo una naturaleza superior podía resistir».


Opinión personal de El señor Darth:

Álvar Núñez Cabeza de Vaca fue partícipe de uno de los viajes y las aventuras más increíbles que ha podido realizar un hombre a lo largo de la historia escrita y conocida.

Su historia se acabó convirtiendo en toda una leyenda para sus contemporáneos, donde además sus memorias fueron inspiradoras para muchas obras posteriores, ya que sus documentos se han llegado a considerar uno de los primeros textos o estudios antropológicos de la historia. Además, muchos escritores tuvieron una fuerte influencia sobre su aventura que es, sin lugar a dudas, también uno de los primeros documentos sobre naufragios que existen. Si este legado no fuera poco, las memorias de este explorador español ayudaron a conocer estas indómitas tierras y de ellos se recogieron testimonios sobre tribus nativas que, lamentablemente, ya han desaparecido. Como punto final en relación a su influencia, la película Un hombre llamado caballo, que es la adaptación homónima de el relato de Dorothy M Johnson, utilizó también sus memorias para la ambientación del film, de hecho, cuando estaba leyendo algunos pasajes de ellas, me venían a la cabeza muchas imágenes de esta obra. 

Cabeza de Vaca se enroló en la expedición fallida que se efectuó hacia La florida, comandada por el infame Pánfilo de Narváez, persona que tiene el honor de donar su nombre para ser utilizado como insulto o adjetivo peyorativo. La mayoría de sus hombres acabaron ahogados cerca de la desembocadura del río Mississippi, pero Cabeza de Vaca sobrevivió y emprendió una increíble odisea que duró cerca de nueve años, sufriendo todo tipo de calamidades. Finalmente regresó a tierras españolas junto a otros tres supervivientes, de seiscientos que participaron en la empresa.



La epopeya del viaje adquiere dimensiones cercanas a la de los viajes legendarios acontecidos dentro de las mitologías grecolatinas. Este indómito viajero cruzó un amplio territorio que abarcaba miles de kilómetros, cruzando territorios como La Florida, Los Apalaches, Texas, Arizona y California, con el infortunio de sufrir un buen elenco de vicisitudes en las que fue rehén y esclavo de varias tribus indias, sufrió un hambre eterna, alimentándose de salamandras o raíces, y cruzó ríos en los que murieron varios de sus compañeros. 

Un punto muy interesante de su viaje es la forma en la que sobrevivió a los nativos, puesto que debido a la extracción de una flecha que efectuó sobre un indio herido, además de efectuar alguna que otra cura (entiendo que debió ser de una forma somática), le convirtió en una suerte de Chamán, lo que le permitió cruzar el territorio norteamericano realizando curas entre los poblados, cambiándolos por cobijo y alimento. 

Tenemos la suerte de recoger toda la información de esta aventura a través de las propias memorias del autor, tituladas como Naufragios, que actualmente está editada por Alianza Editorial, en un edición muy interesante publicada en castellano antiguo, pero con notas a pie de página muy ilustrativas. 

Leer este texto ha sigo algo extraordinariamente excitante, debido a que, aunque Cabeza de Vaca no disponía de unas elevadas dotes literarias, sí que se aprecia una fuerte intencionalidad educativa por su parte, donde yo interpreto la auto-consciencia del propio explorador sobre  la importancia de su viaje, en el que no solo nos cuenta su aventura, sino además una extensa información sobre la vida y costumbres de cada pueblo con el que se cruza, sumando muchas descripciones de la fauna autóctona y de los paisajes. 



Este libro, por lo tanto, es de una importancia notable, ya que con él podemos conocer cómo vivían los nativos antes de la conquista por parte del  hombre occidental. 

Existen pasajes que me han emocionado, muchos de ellos relacionados con los encuentros con las diferentes tribus, donde hasta aparecen los míticos sioux, y también cuando se refleja alguna muerte de alguno de sus compañeros. 

Me atrevería a afirmar que este es uno de los documentos sobre viajes, escrito por españoles, más interesantes, junto a Embajada a Tamerlán escrita por Víctor de Clavijo, pero eso es ya otra historia.

Con Naufragios somos conscientes de la visión que teníamos los europeos de esa época respecto al mundo y la vida, además de su cosmovisión al enfrentarse ante el descubrimiento de una tierra totalmente desconocida para ellos. 

Cabeza de Vaca se convirtió en una leyenda tras su regreso, pero como muchos de estos personajes, su crepúsculo vital no fue tan glorioso.

En 1540 emprendió una segunda expedición en la que se adentró en las tierras que hoy conocemos como Paraguay, donde tuvo contacto con los indígenas guaraníes, llegando a convertirse en el primer europeo en visualizar las cataras de Iguazú.

Lamentablemente, esta expedición tuvo fatales consecuencias para su persona, ya que debido a su defensa constante por los derechos de los indios ante las tropelías efectuadas por los conquistadores, fue detenido y encadenado para ser juzgado en España, supuestamente por haber cometido abusos también, algo no muy esclarecido en su vida y obra.
Después de esta empresa y ya en España, mandaría escribir sus memorias, publicándose el Naufragios citado, además del Comentarios, que trata sobre la expedición en Paraguay y el río de la Plata, memorias que leeré y que esperó reseñaros en artículos posteriores.

Sin lugar a dudas, si os apasionan las crónicas sobre viajes, aquí tenéis este Naufragios que es una de las más increíbles epopeyas que haya realizado un ser humano sobre la tierra. 


Tamara López

3 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Pues me pica bastante la curiosidad, no sé si va a encantarme pero todo es cuestión de probar.

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Hola! No creo que sea para mi pero parece entretenido. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...