Presentación de la Escuela de Teatro Brut



La Sala Tarambana de Madrid ha presentado una iniciativa necesaria y totalmente innovadora dentro de las actividades artísticas que se están realizando en la capital. Esta iniciativa es la apertura del Centro Inclusivo de Artes Múltiples, convirtiéndose por extensión en el primero que se abre en Madrid y, seguramente, de los pocos que existen a nivel nacional. 

Dirigido por Manu Medina, académico de las artes con una dilatada carrera profesional y un carisma arrollador del que he podido dar constancia en esta acto, el CIAM pretende impulsar una nueva apuesta dentro de escena cultural madrileña y nacional, con la misión de enseñar y sacar lo mejor que tenemos de cada uno, además dar salida a las inquietudes artísticas que todos tenemos en nuestro interior, omitiendo cualquier prejuicio o dificultad que la sociedad te impone cuando sufres algún tipo de discapacidad.

Aunque esta iniciativa pretende abordar más disciplinas en un futuro, como puede ser la danza, la pintura o la música, el teatro será el primer punto de referencia de este grupo que, concretamente, viene de la mano de la creación de la Escuela de Teatro Brut, motivo de la realización de este evento. 



Esta escuela se dividirá en dos opciones; la primera centrada en la enseñanza para la interpretación, clasificada en adultos, infantil o escuela de madres y padres, y la otra elección que es la de impartir clases para la formación de monitores, con la finalidad inclusive en los dos casos, de dar una salida tanto artística como profesional.

Todo este proyecto estará respaldado por la Sala Tarambana, espacio que desde 1999 ha ido creciendo y que da  salida a muchas actividades y representaciones teatrales a lo largo de todo el año. Además, esta compañía es la organizadora del Festival Visibles, que el año 2019 realizará su cuarta edición, demostrando una fuerte consistencia y regularidad en sus actividades. 

Principalmente, me quedo con ese espíritu alternativo e independiente que tiene este espacio,  muy vinculado con la necesidad de inclusión de las personas más desfavorecidas dentro de la sociedad. Este teatro emana ese sabor de barrio tan significativo como maravilloso, que consigue que la cultura no solo sea accesible para las clases más elevadas, demostrando al mundo que lugares como el castizo barrio de Carabanchel también tiene voz y voto dentro de esta ciudad tan depredadora. 

"Estamos al otro lado del río, sin embargo, seguimos a flote", ha sido una de las frases que se han oído durante la presentación del acto y pienso que no hay nada más representativo para el espíritu de esta iniciativa que esta afirmación realizada durante la charla. 



Tanto la CIAM como la Escuela de Teatro Brut  van a dar mucho de qué hablar en el futuro, sobre todo porque tienen un equipo humano muy bueno y profesional, conformado por Manuel Medina (Director del centro), Javier Crespo (Actor y periodista), Cristo Barbuzano (Actriz y diplomada en trabajo social) y Pilar Rodríguez (Pedagoga), que estoy seguro van a realizar un trabajo que muy pronto dará sus frutos. 

Me es imposible describir, si uno no ha estado presente, el discurso realizado por Manuel Medina durante el evento, puesto que de sus palabras sale sinceridad y una ilusión enorme de dar voz y voto a todo el mundo, con una clara intención por desarrollar las características individuales de cada uno y de integrar a cualquier colectivo de esta sociedad, independientemente de su raza, religión o tipo de dificultad física o psíquica de la que dispongamos. 

Pero no todo han sido bellas palabras, sino que debemos destacar que el contenido del curso es realmente muy interesante, donde se van a desarrollar actividades que en mi opinión van a ser muy eficientes. Conceptos como los de las neuronas espejo, entre otros, reflejan un contenido muy potente y dotado de muchos recursos para educar al alumnado.

Quiero finalizar esta reseña con una frase que ha recalcado Manu Medina durante un emotivo momento en el que nos habla de uno de sus momentos más epifánicos, cuando conoció a dos personas discapacitadas psíquicas durante la interpretación de un fragmento del Romeo y Julieta de Shakespeare, en el que, a pesar de la discriminación que estaban sufriendo, demostraron una puesta en escena excelsa y llena de amor y empatía:

 "La vida es diversa, el ser humano también"

Tamara López

3 comentarios:

  1. Me encanta el proyecto y que den cabida a todo el mundo. La verdad es que no todos pueden presumir de hacer este tipo de cosas. Me ha emocionado la anécdota de Romero y Julieta...
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola, una iniciativa muy interesante, da gusto ver cosas así.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  3. Me parece una propuesta muy interesante. Suerte de coincidirte
    Besos

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...