Una de cine: The Rider (2017)


Año: 2017
País: Estados Unidos
Director: Chloé Zhao
Reparto: Brady Jandreau, Tim Jandreau, Lilly Jandreau, Cat Clifford, Terri Dawn Pourier, Lane Scott, ...
Género: Drama | Caballos. Cine independiente USA. Vida rural (Norteamérica)









Sinopsis:

Brady, que fue una de las estrellas del rodeo y un talentoso entrenador de caballos, sufre un accidente que le incapacita para volver a montar. Cuando vuelve a casa se da cuenta de que lo único que quiere hacer es montar a caballo y participar en rodeos, lo que le frustra bastante. En un intento por retomar el control de su vida, Brady emprende un viaje en busca de una nueva identidad y del significado de lo que es ser un hombre en el corazón de América.


Opinión personal de El señor Darth:

Normalmente me encuentro con dos o tres títulos al año que suelen corresponder a una producción independiente o de bajo coste y que dejan una profunda huella en mi corazón, quedándose marcados por siempre en mis retinas y guardados por defecto en mi filmoteca particular.

The Rider es uno de estos casos y, además, tiene la particularidad de que es una reinterpretación de uno de mi géneros favoritos, el western, que por suerte y aunque la industria lo intente encerrar en un cajón bajo llave, sigue luchando por mantenerse en ella, regalándonos productos maravillosos como este o como ocurrió en años anteriores con Comancheria u Hostiles.

El western siempre estará ligado al cine, ha evolucionado con él, le ha ayudo a crecer y al igual que ocurre con sus historias, sigue abriendo esa frontera eterna y tan humana, capaz de romper cualquier barrera e innovar eternamente, utilizando nuevas formas o métodos de expresión artística. 

Dirigida por la directora china Chloé Zaho, The Rider es un film de corte muy intimista y extraordinariamente poético, capaz de mostrarnos una belleza extrema e imperial dentro del mundo de los rodeos y ubicado en unos Estados Unidos salvajes y que, por suerte, todavía no están del todo civilizados. 



La producción del film es muy interesante, puesto que la idea se originó cuando la directora se encontraba rodando su ópera prima Songs My Brothers Taught Me en la reserva india de Pine Ridge. En ese mágico lugar conoció a un grupo de vaqueros de raíces Sioux Dakota, y quedó cautivada por la historia de un chico de 20 años llamado Brady Jandreau. 

Brady es un jinete y amaestrador  de caballos salvajes, es un cowboy de los de antes y una persona con una empatía y sensibilidad tan elevada, que es capaz de conectar con este noble animal. 
En un rodeo en Fargo, este joven sufre un accidente y se rompe el cráneo debido a que el caballo le golpea la cabeza, dejándole tres días en coma, serios daños cerebrales y una placa de metal de por vida. Aunque los médicos le dicen que no podrá volver a montar, ya que puede morir si tiene otro golpe, Brady no tarda  en volver a coger las riendas.

Chloé y Brady se hicieron buenos amigos y, fruto de esta relación, la directora china creó este maravilloso film inspirándose en su historia.



Visualizar esta película es realizar un viaje por el alma y adentrarse dentro de un ser humano que lucha por hacer lo que realmente le llena y le hace ser persona. 

Durante el film, conoceremos a su familia y sus amigos, y nos enamoraremos de sus historias y de sus paisajes, donde vemos fotografías capaces de revivir al espíritu del maestro John Ford. 

A cada paso que damos durante su proyección, apreciamos que todos los seres humanos podemos tener varios defectos, ciertas taras o privaciones físicas o psíquicas que en un principio deberían ser un obstáculo para avanzar en nuestra vida, pero la lección de este film es que el alma y nuestra esencia está muy por encima de nuestra  conformación mas material

El film tiene pasajes tan hermosos y bellos, que en varios ocasiones se me ha quedado un nudo en la garganta. La interpretación de sus actores está muy bien llevada y, por cierto, muchos de ellos son miembros de esa reserva. 

The Rider es una película para almas sensibles y espíritus libres que ansían romper cualquier barrera o frontera que la  vida nos ponga en frente, sin duda, nos encontramos ante una de las mejores facturas de este año. 

Lo mejor: todo. El argumento, los planos donde vemos unos paisajes hermosos, la empatía que nos muestra la directora a través de la cámara e, incluso, los actores.

Lo peor: que ya no se hagan tantas películas como esta. 


Tamara López

6 comentarios:

  1. Puf, pues entonces habrá que tenerla en cuenta... Vaya argumentazo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pues parece un peliculón de narices, pero de momento no sé si me apetece ver algo así... no sé, ya veremos 🙄

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  3. Me temo que no me veo viendo algo así ahora mismo pero quién sabe si algún día lo haré lo cierto es que pinta bonita.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  4. Hola! No la he visto pero parece preciosa así que me la apunto. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Hola!!! Mi esposo me obligo a verla en un principio no me llamaba la atención y nada termine llorando como Magdalena. Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    No la he visto porque, la verdad, no me va mucho el western, pero ésta creo que sí podría gustarme. Suena muy bien.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...