Una historia negra, o cómo juzgar (o no) a un asesino


Título: Una historia negra
Autor (es): Antonella Lattanzi
Fecha publicación: 09/2018
Idioma: Español
ISBN: 9788417125868






Sinopsis:

Una noche de agosto en Roma

Carla y Vito llevan un tiempo separados, pero han vuelto a reunirse para celebrar el cumpleaños de su hija menor. No fue un divorcio fácil. El carácter violento y celoso de Vito propició un infierno largo y secreto. Sin embargo, la cena familiar va bien, incluso los dos hijos mayores se alegran de ver a su padre. Y podría decirse que también Carla: en el fondo pasaron juntos media vida, él fue su gran amor. Todo se trastoca cuando, al fin de la velada, Vito desaparece.

Dos semanas interminables

La búsqueda de Vito es frenética. Carla y los niños están desesperados, aunque no son los únicos. Hay otra mujer implicada en las pesquisas, Milena, su amante durante muchos años. Pero quienes más inquieren por Vito son su hermana, Mimma, y sus parientes y amigos, que vienen del sur, de Puglia, y tienen modales mafiosos. El día que aparece el cadáver, el misterio estalla en mil pedazos, con una clara sospechosa.

Muchas versiones para una sola historia

Todos buscan la verdad, pero son la policía y los jueces quienes tienen que encontrarla. Suya es la tarea de averiguar qué pasó. Pero en este caso, ¿puede realmente existir una sola verdad, clara y unívoca?

Así empieza el juicio a una mujer que es un juicio a todas las mujeres.


Opinión personal de El señor Darth:

Para bien o para mal, Una historia negra es la traslación literaria de una crónica negra tan presente como recurrente y que acompaña a diario a nuestra sociedad.
La escritora italiana Antonella Lattanzi ha publicado una historia difícil de encasillar, puesto que en ocasiones puede cabalgar dentro del noir, como en otras puede llegar a convertirse en todo un drama que plantea con seriedad y rigor cuestiones capaces de hacernos reflexionar sobre si nuestros actos están justificados, a pesar de las barreras morales que uno deba flanquear.

Una historia negra se encuentra ambientada en Roma y en una sociedad italiana muy similar a la nuestra, demostrando que nuestro carácter grecolatino es capaz de lo mejor y lo peor, puesto que nuestras esencia más empática y emocional siempre estará conformada por una naturaleza dualista, llena de luces y sombras. 
El libro se centrará en la historia y la lucha de Clara, una madre de tres hijos que acaba de separarse de su marido maltratador, Vito, que es todo un monstruo pasional lleno de ira y de soberbia, capaz de helarte el corazón con sus actos infames y estremecedores. 
El desarrollo y la evolución paulatina de esta historia será uno de los puntos más interesantes de esta publicación, puesto que las páginas se centrarán el resolver el caso del asesinato de Vito, ocurrido la noche en la que se celebra el cumpleaños de su hija menor, Mara. 

A raíz de la desaparición y del encuentro del personaje,  los lectores seremos testigos de la investigación y del juicio, donde cada uno tendremos que ir juntando las piezas que nos vayan dejando para resolver el crimen, y descubrir la verdad sobre el asesinato. Pero esta cuestión no es lo importante, o por lo menos es lo que a mí me han trasmitido sus páginas, puesto que lo realmente importante es adentrarte es la vicisitudes de esta familia, en analizar sus dudas y miedos, en intentar empatizar con el asesino o asesina y, si es lícito, juzgarle, ya que esta historia puede asemejarse a cientos o miles de casos de maltrato que acontecen en todo el planeta. Su autora pone el dedo en la llaga y nos obliga a mirar directamente  a lo ojos de este conflicto y que, en gran parte del relato, nos resultará muy incómodo.

A título personal, la idea y el concepto me han parecido muy interesantes, aunque debo reconocer que no me ha gustado mucho el estilo narrativo utilizado por su escritora, ya que en ocasiones me ha parecido aburrido y narrado de una forma confusa o demasiado acelerada, donde sus descripciones no han conseguido que al final disfrutara  por completo de su lectura y me dieran ganas de sentarme en sillón y evadirme del tiempo visualizando sus páginas.

La novela de Antonella Lattanzi quizás puede llegar a  recordarnos, en una escala menor, a escritores como Gillian Flynn en ciertas partes de la historia, o a Dennis Lehane en otros pasajes, pero considero que todavía le falta  pulir sus recursos como escritora para que pueda situarse en el top of the top de este género, aunque os afirmo que la historia es potente en cuanto su planteamiento y puede ser muy disfrutable para muchos lectores que se aventuren a leerla.

Por favor, si iniciáis su lectura, os recomiendo que aguantéis hasta el final, puesto que no es una novela muy larga y lo interesante de ella es reflexionar sobre la cuestiones que nos plantea su autora al final de los hechos.


Tamara López

8 comentarios:

  1. ¡Hola, guapa!

    Buf, me llama muchísimo la atención, reconozco que primero por su portada, está chulísima. Y luego por todo lo que cuentas de ella, me he quedao así :O, tengo ganas de leerlo. Espero hacer pronto con él porque tiene muy buena pinta por como lo pones ^^
    Me alegra de que te haya gustado.

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  2. No sé si es el planteamiento o algo no termina de engancharme. Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues estaba en duda con esta novela, pero de momento no creo que me anime con ella.

    ResponderEliminar
  4. ¡Uy, eso de aguantar hasta el final me dice que va a haber momentos difícilillos! y al mismo tiempo despiertas mi curiosidad... vale tengo que leerlo, lo has conseguido 😏

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  5. Hombre a mí si me dices que te recuerda a Gillian Flynn...me ganas. No tenía pensado anotar mucho por ahora, pero no la descarto.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola! No conocía el libro pero parece entretenido así que no lo descarto. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. He dudado mucho con esta novela, pero viendo tu reseña, me alegro de no haberme animado, porque creo que no acaba de encajar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Pues a mí no me termina de llamar, así que lo dejo pasar. Besos

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...