Una de cine: Climax (2018)


Año: 2018
País: Francia
Director: Gaspar Noé
Reparto: Sofia Boutella, Romain Guillermic, Souheila Yacoub, Kiddy Smile, Claude Gajan Maull, Giselle Palmer
Género:
Thriller. Drama | Thriller psicológico. Baile. Años 90















Sinopsis:

A mediados de los años noventa, veinte jóvenes bailarines de danza urbana que se habían reunido para unas jornadas de tres días de ensayos en un internado en desuso situado en el corazón de un bosque, hacen su último baile común y luego festejan una última fiesta de celebración alrededor de una gran fuente de sangría. Pronto, la atmósfera se vuelve eléctrica y una extraña locura los atrapará toda la noche. Les parece obvio que han sido drogados, pero no saben por quién o por qué. 


Opinión personal de El señor Darth:

El director argentino sigue siendo fiel a su arrebatadora carrera y nos vuelva a regalar este año otro impactante y alocado film que golpeará directamente al cerebro de quien se aventure a verlo.

Cuando uno realiza un film como Irreversible, es complejo determinar qué opción cinematográfica recorrer, en relación a si uno debe optar por un camino que se encone dentro del establishment de la industria o, en su defecto, optar por la experimentación y alejarte de ciertos tabús o prejuicios que puedan limitar tu carrera. 
Climax es un film nacido tras haber elegido  la segunda opción que he citado. La película está rodada como si fuera una coreografía maldita en la que los protagonistas, que aparecen durante la proyección de forma coral, realizan un descenso paulatino hacia los infiernos y los lados más oscuros de su subconsciente. 

El argumento está basado en una ¨supuesta historia real¨ que, lamentablemente, no he podido confirmar, así que en un principio me aventuraré por etiquetarla como una leyenda urbana, en la que un grupo de bailarines que se encuentran trabajando en una coreografía en las montañas de Francia. Allí se ven inmersos en una noche llena de demencia, sexo y violencia, tras haber ingerido algún tipo de sustancia psicotrópica que se ha debido de echar, intencionadamente y sin el conocimiento de los asistentes, en una sangría, tras celebrar en fin de los ejercicios. 



El film posee mucha fuerza y visualmente es realmente maravilloso, ya que el director entremezcla escenas de baile con el desarrollo y cada suceso determinante de la historia, junto con una banda sonora excelente, capaz de hacer que uno monte una rave dentro de la sala de cine. Reflexionando fríamente, podríamos estar siendo testigos de una revisión lisérgica del género musical de terror.  

La factura técnica es toda una apuesta personal del director, donde uno es testigo de cómo juega con cada movimiento y superposición de la cámara, para intentar mostrarnos la destrucción mental a la que se ven sometidos los personajes. Este recurso llega a ser tan opresivo, que en ocasiones puede hasta tornarse insoportable, consiguiendo que tengas una sensación de desasosiego tremenda

Personalmente, este trabajo me ha fascinado enormemente, aunque soy consciente de que muchas personas no serán capaces de tolerar y digerir su visionado. Quizás esta obra se adecue a un público que suele encontrarse muy cómodo con el cine de corte independiente o más experimental, aunque por ejemplo yo la  asemejaría bastante a films como el Crudo de Julia Ducornau, de quien me declaro absoluto fan. 


El reparto no está compuesto por caras muy conocidas, donde principalmente  deberíamos destacar la interpretación de Sofía Boutella, actriz que lleva ya casi una década trabajando y que ya ha aparecido en films de renombre como Star Trek Beyond o Atomic. En general todos han realizado un trabajo muy correcto, destacando sobre todo su factura como bailarines, en la que están todos geniales. Sinceramente, cada coreografía es hipnótica y estremecedora, demostrándonos que la música y el baile pueden ser unas disciplinas artísticas capaces de causarnos pavor, y quizás ese es uno de los elementos a destacar el film. 

Sin lugar a dudas, me es imposible criticar la intención de su creador de renovar el género de terror, aunque también, si soy honesto conmigo mismo,  reconozco que puede pecar un poco de pretenciosa. Lo que está claro es que este nuevo proyecto de Gaspar Noé no te dejará indiferente.

Como epílogo a esta crítica, esta película me lleva a reflexionar sobre la utilización de nuestros miedos más colectivos o costumbristas, para que las historias sean más efectistas. Al fin y al cabo, y en relación con esta historia, nuestras madres y padres siempre nos aconsejaban que tuviéramos cuidado con las bebidas que ingiriésemos, puesto que le pueden echar alguna droga. La película en sí, va de esto. 

Lo mejor: su originalidad y  sus terroríficas  coreografías 

Lo peor: la pretenciosidad del autor por intentar siempre destacar y provocar.


Tamara López

2 comentarios:

  1. Hola! Pues no conocía esta película y aunque no es muy de mi estilo me ha picado la curiosidad así que no la descarto. Muchas gracias por la crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    Esta vez la voy a dejar pasar, no es de mi estilo y además no me termina de convencer.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...