Una de cine: El faro (2019)



Título original: The Lighthouse.
Año: 2019.
País: Estados Unidos.
Dirección: Robert Eggers.
Guion: Robert Eggers, Max Eggers.
Reparto: Willem Dafoe, Robert Pattinson.
Género: Cine Fantástico/ Terror psicológico


Sinopsis:

Dos hombres son enviados a finales del siglo XIX para ejercer como fareros durante cuatro semanas a una isla en medio de la nada, situada frente a Nueva Inglaterra. El más joven de los dos se llama Ephraim Winslow, interpretado por Robert Pattinson (Agua para elefantes, Cosmopolis, The King), el cual ha sido enviado para que haga de aprendiz de un extraño y anciano personaje que se encargará durante ese tiempo de mantener en funcionamiento el faro. Dicho personaje, llamado Thomas Wake, Willem Dafoe (Platoon, Los elegidos, Anticristo), es un tipo huraño e irascible que se dedicará a hacer la vida imposible a su aprendiz desde el mismo momento que pone pie en tierra.
La primera noche, Winslow notará en su colchón un agujero. Rebuscando dentro hallará un pedazo de marfil tallado con forma de ballena que guardará en su chaqueta. Desvelado y meditabundo, decidirá subir al faro. Allí verá desnudarse a Wake y pasearse por su interior de esa guisa.


A la mañana siguiente, la puerta de acceso al faro está cerrada a cal y canto, y Wake le avisará no sin emitir antes ciertas amenazas, que él es el único que puede subir allí. Algo que hace evidente cuando oculta la llave para que solo él pueda utilizarla.
A partir de ese momento, el primero de los dos (Winslow) empezará a tener visiones recurrentes de extrañas criaturas y seres tentaculares, mientras que siente el asedio incomprensible y constante por parte de las gaviotas que habitan la isla. Algo que producirá en él una creciente obsesión.
Mientras se encarga de las tareas más duras y difíciles, cansado de la presencia de dichas aves, matará una de ellas con su pala. Wake se lo recriminará aludiendo que son almas de marineros muertos, y que dicho acto conlleva atraer a la mala suerte.
Los días irán avanzando, y a pesar de los enfrentamientos continuos entre ambos hombres, muy a su pesar irán conociéndose. Lo que provocará no solo una serie de luchas de poder y acercamientos, sino también un camino inexplicable hacia la locura del que difícilmente podrán escapar.



Opinión personal de David P. Yuste:

Lo primero que me gustaría apuntillar sobre este filme, es que narra una trama psicológicamente compleja a partir de tan solo dos personajes. En este caso, por un lado tenemos a un curtido Willem Dafoe, y por el otro a un también experimentado Robert Pattinson.
Su director ahonda en la psicología de dos sujetos totalmente opuestos, consiguiendo un juego de enfrentamientos y acercamientos que los hará enemigos y, de alguna manera, aliados a la vez.
Desde luego, tengo que destacar la gran labor que realizan los dos actores, los cuales, a mi parecer, son dos profesionales magníficos, y eso queda retratado en sus interpretaciones.
El faro está rodada en blanco y negro, algo que le da cierta sobriedad y evoca a películas clásicas que abordan temas similares como es el caso, por ejemplo, de La hora del lobo (del año 1968, dirigida por Ingmar Bergman, e interpretada de manera magistral por el recientemente fallecido, y actor fetiche de este cineasta, Max von Sydow). 
Esta producción comparte además con algunos de los trabajos del director sueco, ese ritmo pausado en el que parece que nada sucede mientras que, en realidad, los eventos van aconteciendo como algo natural. Algo que, en realidad, para nada lo son.
Con una fotografía muy lograda y un sonido digno de tal obra, El faro puede que sea uno de esos filmes que pasan desapercibidos, pero que en realidad dejan una profunda huella tras su visionado.
Un viaje a la locura que nos acerca a la vez a lo fantástico. A lo imposible. Y que hará que dudemos en ocasiones de lo que estamos viendo, de lo que ven sus dos protagonistas, o incluso de lo que acontece a su alrededor.

En definitiva, una trabajo notable y atrayente que consigue sorprender y que hará las delicias de los aficionados al cine más psicológico y nostálgico.

Lo mejor: las interpretaciones de ambos actores, así como el ambiente enrarecido y malsano que los rodea casi desde el momento de su llegada a la isla.

Lo peor: por decir algo, que tal vez sea una cinta que no sea del gusto de todos dada su estructura, y la manera en que está narrada.



David P Yuste

8 comentarios:

  1. Tiene muy buena pinta, la verdad es que me quedé con ganas de verla en el cine, pero en cuanto pueda la veré en casa.

    ResponderEliminar
  2. Le tengo muchas ganas a esta peli. Aunque a Pattinson no le veo de Batman, no.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tiene pinta de ser de esas peliculas raritas, que puede gustarte mucho o nada. No sé si darle una oportunidad... a ver si me pilla un día bueno!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. No es para mí, lo de terror me echa para atrás

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    No conocía esta peli, pero no la veo de mi estilo.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  6. En esta ocasión no es para mí pero se la comento a mi pareja que seguro le gustará =)

    ResponderEliminar
  7. Paso de puntillas, porque estoy deseando verla. Me alegra saber que merece la pena.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  8. Hola! Esta vez no termina de llamarme así que la dejaré pasar. Gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...