Devil´s Day (El día del Diablo), o cómo librarse del Viejo Truhan


Publicación: 09/11/2018
Páginas: 328
Tamaño: 14,50 x 22 cm
Encuadernación: rústica con solapas
ISBN: 978-84-17418-91-5
IBIC: FA
Colección: Poe
PVP: 17,00 €

Sinopsis:

Aunque John Pentecost abandonó el lugar y se casó con Katherine, siente una honda ligazón con su localidad natal en Lancashire: un pequeño y aislado grupo de granjas cercano a un páramo y mantenido por las mismas familias desde tiempo inmemorial. Sin embargo, para él ese espacio alberga también recuerdos incómodos: ser acosado de niño, la muerte de su madre, la tensa relación que mantiene con su padre... Mediante la evocación de cuentos populares, historias familiares y rituales atávicos, la comunidad mantiene a su rebaño de ovejas a salvo del Diablo. Pero cuando el abuelo de John, un genuino personaje local conocido por todos, fallece, éste se verá obligado a regresar a casa. La determinación de algunos habitantes del paraje para defender sus lindes se ha reforzado, y John y su esposa deben decidir dónde radica su lealtad, y si están dispuestos a afrontar los sacrificios necesarios para unirse sin reservas al clan.


Opinión personal de Tony Jiménez:

Si afirmo que las historias, que en el caso que nos ocupa pueden ser novelas y relatos, están compuestas por numerosos conceptos e ideas, es bastante probable que no esté reinventando la rueda. Si continúo por ese camino y aseguro que esos conceptos e ideas los podemos desmenuzar en diferentes piezas del mecanismo que compone el libro, sigo alegando que el agua moja, es decir, voy soltando obviedades como quien no quiere la cosa. Vayamos más allá, a ver si logro coger con la guardia baja a alguien. ¿Qué son esos engranajes de una historia? Bueno, aquí podemos contar con, por ejemplo, los personajes de la misma, que al poner la lupa en ellos damos con los protagonistas, los secundarios y los villanos, aunque no es una estructura que se cumpla siempre al cien por cien. También podemos hablar del escenario, o escenarios, del argumento en cuestión. Paremos ahí, porque, si lo hacemos, podríamos dar con los primeros cauces que nos conducirían al tema principal de "Devil´s Day", el libro que reseño en estas líneas. Veamos, veamos... ¿Podría ser el escenario de un relato un personaje más del mismo? Por supuesto. Es más, no es tan extraño. Sin embargo, ¿podría serlo también un concepto que va más allá de un personaje físico que se mueve por la novela como un principal o secundario más? Ah. Ya ahí entramos en terrenos tan pedregosos como las Endlands a las que vuelve el protagonista de "El día del Diablo".

Tenemos a John Pentecost, quien junto a su esposa Katherine, regresa a su localidad natal en Lancashire, concretamente, a un pequeño y aislado pueblo formado por varias granjas y terrenos en los que es fácil perderse y muy complicado sobrevivir si no se está acostumbrado o no se ama la dura vida rodeada de frío y ovejas. El motivo de la vuelta de los Pentecost es el fallecimiento del abuelo de John, el Gaffer, toda una celebridad local, tanto por sus maneras de casacarrabias como por la granja que llevaba y el gran trabajo que hacía con ella. Pese a las reticencias iniciales de John, poco a poco va encontrando su lugar en la comunidad, incluso con la tirante relación que mantiene con Dadda, su padre, y los recuerdos que le devuelve el lugar; los acosos sufridos durante su juventud, la pérdida de su madre, lo complicado que era sobrellevar el trabajo de la granja y, por supuesto, todas las historias del Diablo y la especial relación de este con el sitio, como si estuviera en cada piedra, en cada gota de los riachuelos, en cada hoja de los árboles, en cada animal e, incluso, en cada persona que se paseara por los bosques cercanos. Porque es posible que para los lugareños los cuentos acerca del Viejo Truhan solo sean eso, cuentos, relatos para contar alrededor de una hoguera, cuchicheos que protagonizan el Día del Diablo, la más famosa festividad de la región. Sin embargo, es posible que haya mucha más verdad en las correrías del ángel caído de lo que muchos piensan.

Precisamente, tanto la comunidad a la que regresa John como el propio Diablo son los grandes protagonistas del libro, como comentaba más arriba, personajes principales que, en realidad, están y no están ahí, porque no es que se encuentren en cada página, pero, al mismo tiempo, su presencia no se deja de sentir en ninguna. Si hablamos de las Endlands, su presencia es más evidente, tanto que "Devil´s Day" contiene páginas y páginas repletas de largos párrafos donde el autor da rienda suelta a todo lo que sabe sobre los escenarios más inhóspitos, solitarios, grises y tristes de  Inglaterra, especialmente, los dedicados a las granjas y a la trashumancia. La prosa del escritor es soberbia, mostrando una versatilidad para quitarse el sombrero cada vez que nos ofrece uno de sus deliciosos capítulos. Precisamente, es con aquellos donde las Endlands son más protagonistas con los que más destaca en este aspecto. Imposible no acabar "El día del Diablo" con un léxico más rico y variado, con muchas ganas de conocer más sobre el tipo de zonas en las que viven los Pentecost, y eso que la lección de historia que nos da Andrew Michael Hurley en la novela es para enmarcar, creando así una comunidad viva en la que nos introduce con una facilidad pasmosa. Antes de darnos cuenta pertenecemos a ella, dando la sensación de que hemos regresado tal cual lo ha hecho John Pentecost. El Valle, el Páramo, las Endlands se convierten pronto en escenarios que nos son tan familiares que parece que hemos crecido en ellos. Cuando acabamos "Devil´s Day" no cabe ninguna duda de que los terrenos en los que se mueven los personajes son tan importantes como ellos. ¿Quizás incluso más?

Pero, entonces, ¿dónde queda el papel de Diablo? Ahí se halla no solo una de las genialidades de la novela, sino también uno de sus aspectos más ¿polémicos? Porque, veamos, y esto es un aviso muy gordo. "Devil´s Day", a pesar de su título y ciertos detalles de la sinopsis, no es realmente un libro de terror, ¿o sí? En realidad, no, al menos, no al estilo de autores como Clive Barker, Stephen King, Ramsey Campbell o Adam Nevill. Más que terror, lo que envuelve a la historia es una continua inquietud repleta de suspense que explota en no pocos momentos, en especial, cuando los protagonistas recuerdan ciertos actos tan verosímiles como atroces y, por supuesto, cuando el Diablo se mueve por las Endlands, entre leyenda y leyenda. No es casualidad que el día del Viejo Truhan (nombre que le dan los lugareños a Lucifer) sea el título de la obra, porque a pesar de que es el fallecimiento del Gaffer lo que pone en movimientos los acontecimientos que conducen a John a las Endlands, en realidad, todo desemboca en ese día tan especial. Podemos partir así la novela en dos mitades: aquella en la que nos centramos en la muerte del Gaffer y la protagonizada por el día del Diablo. Esta última es la más perturbadora, donde la historia coge velocidad y en la que el terror hace su aparición en las distintas menciones al demoníaco personaje. Y es que "Devil´s Day" va de menos a más en todo momento, no siendo una obra repleta de giros y continuas situaciones espectaculares que no dan un momento de respiro. Estamos ante un libro pausado, lento, con unas trescientas y poco páginas que hay que saborear sin ninguna prisa, perdiéndonos en los paisajes de Lancashire como si paseáramos por ellos, como si poseyéramos todo el tiempo del mundo para contemplar cada misterioso rincón de su topografía.

Sin embargo, ¿en qué queda el papel del Diablo? Insisto. ¿Sólo en su día? Oh, no. El Diablo aparece, y no solo en forma de leyendas, y hasta aquí puedo contar. Es una presencia continua en la novela, casi desde las primeras líneas, en realidad, como si la sobrevolase incluso cuando no lo vemos. Es en la segunda parte del libro cuando ya se nos muestra, aunque, insisto, no esperéis fuegos artificiales, cola, cuernos y un tridente. El Diablo de Andrew Michael Hurley es mucho más sutil, dejándonos un mensaje final al respecto tan incómodo y perturbador como desesperanzador. Y hablando del autor, debo confesar que he hecho trampa, y en vez de empezar a leerle con "The Lonely", su primera novela, me he ido directamente a esta "Devil´s Day", sí, atraído por el título y una sinopsis que esconde mucho, ocultando tantos secretos como el Diablo en las Endlands. Os invito a descubrirlos tanto como la genial edición de Berenice/Almuzara lo hace. Eso sí, insisto en advertir que no estamos ante una historia de terror al uso, tanto que es complicado señalarla con ese género sin acompañarla con un buen montón de matices. Leer "El día del Diablo" creyendo que es otra cosa distinta a la que es podría ser un error. Estáis avisados. Así que poned la mesa, que las canciones suenen, y rezad para que el Viejo Truhan se trague todos los trucos que tenéis para alejarlo de vuestro hogar. Porque de otro modo... os arrepentiréis.




Tony Jiménez

9 comentarios:

  1. Gracias, Tony, por tus impresiones. De este autor leí El retiro (The lone) y no me terminó de convencer, por eso dejaré pasar este título. Besos

    ResponderEliminar
  2. Nunca me han gustado las historias sobre el diablo así que dejaré pasar este libro
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No termina de convencerme esta vez, así que lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, Tony:
    Pues no sé qué decirte. Me recuerda, por algunas cosas que comentas, a "Una cabeza llena de fantasmas" y a día de hoy todavía no sé si me gustó o no XD XD
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola! No es una lectura para mí pero gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    igual le doy una oportunidad, tiene buena pinta :D
    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Ahora apetecen un montón las novelas de intriga y terror, aunque las historias cortas no son de mis favoritas. Gracias por la recomendación
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Me ha encantado la entrada^^
    Y la novela suena muy bien, si surge la leeré.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...