Catwoman: Bajo la luna, o cómo pelear como un gato



Autor: Lauren Myracle

Colección: Novelas gráficas de DC Comics

Materia: Superhéroes

EAN: 9788418002786

Páginas: 200

Sinopsis:

Selina Kyle es más poderosa de lo que cree. Durante quince años ha tenido que aguantar a los novios de su madre, pero cuando Dernell, su nueva conquista, demuestra que es el peor y el más cruel de todos, Selina se ve forzada a tomar una decisión. Selina y Dernell no pueden vivir bajo el mismo techo, y como Dernell no piensa irse, será Selina la que tendrá que hacerlo.


Opinión personal de Tony Jiménez:

En el mundo del cómic existe una figura tan importante (no casi, sino igual de importante) que la del héroe protagonista: la del villano. Al fin y al cabo, ¿qué es un héroe, o superhéroe, sin su villano, o supervillano? Como siempre se ha dicho, un héroe es tan bueno como su villano, así que en los cómics, especialmente, en los de Marvel y DC, estos no pueden faltar. Además, no hablamos solo de un villano por héroe, sino de varios, en algunos casos, auténticas galerías interminables de enemigos, contrincantes y rivales cuyos deseos van desde robar el banco de turno hasta dominar el universo, pasando por asesinar por placer, causar el caos, invadir la Tierra, ser dueños del planeta y, por supuesto, ese clásico entre los clásicos que es vengarse del héroe. Capitán América, Wonder Woman, Iron Man, Aquaman, Punisher, Green Lantern, Daredevil, Mera, Lobezno, Flash, Doctor Extraño, Supergirl y Hulk, entre muchos otros, tienen listas tan largas de enemigos que bien podrían hacerse varios ensayos sobre ellas. Unos mejores que otros, claro. Sin embargo, todas ellas comparten la división de los villanos en tres: aquel que representa el lado oscuro del héroe, aquel cuya amenaza es continua y la némesis íntima y personal. No todos los héroes y heroínas tienen estos tres tipos de villanos, e incluso, en ocasiones, uno o dos las comprenden las tres. 


Ahí tenemos a Cráneo Rojo, que es tanto el lado oscuro del Capitán América como una amenaza habitual en sus cómics y su némesis absoluta. Lex Luthor podría corresponder a las dos últimas características para con Superman, siendo Bizarro, Juicio Final y Zod quienes mejor se relacionarían con la parte oscura del Hombre de Acero. Kingpin vendría a ser la némesis definitiva de Daredevil, mientras que Dientes de Sable es otro de esos malos malosos que comprende las tres en uno para Logan, el X-Men más famoso y, quizá, querido de todos. ¿Qué ocurre si nos vamos a por los dos héroes cuyos expertos afirman que tienen las mejores galerías de villanos? Indudablemente, hablamos de Spiderman y Batman, uno de Marvel y el otro de DC, dos de los mejores personajes comiqueros de la historia del medio que ven cimentada su popularidad y calidad gracias a los villanos que se enfrentan a ellos. El Lagarto, Morlun, Hombre de Arena, Electro, Kraven, el Buitre, Mysterio, el Escorpión, Morbius, Matanza, el Duende, Rino, el Merodeador y Míster Negativo son algunos de los muchos e impresionantes enemigos a los que debe hacer frente Peter Parker, siendo en su caso bastante sencillo establecer la división antes mencionada. Veneno sería a parte oscura de Spiderman, el Doctor Octopus su enemigo recurrente y el Duende Verde el íntimo y personal. Pero, ¿y Batman? Lo del Caballero Oscuro tiene miga, principalmente, porque muchos conocedores del personaje indican que la gran mayoría de sus enemigos clásicos representan partes de su psique, una teoría de lo más interesante. Dos Caras mostraría la dualidad entre las personalidades de Bruce Wayne y Batman; el Acertijo su inteligencia y la obsesión por ser el mejor detective del mundo; el Pingüino sus aspectos filantrópicos y conexiones con la alta burguesía de Gotham; y, entre otros, el Joker tanto su parte más oscura, como la recurrencia de un enemigo y, por supuesto, la némesis absoluta. Entonces, ¿dónde nos dejamos a Catwoman? Un momento, ¿desde cuándo es Selina Kyle una villana?


Desde siempre, en realidad. Nacida en 1940, en los primeros cómics del Cruzado de la Capa, Catwoman se pasó décadas siendo la femme fatale definitiva para el protector de Gotham, siendo a partir de los 70-80 cuando comenzó a proyectar esa relación de amor y odio que mantenían ambos personajes, siendo amantes o enemigos según las circunstancias. Eso llevó a convertir a Selina, poco a poco, en una antiheroína, hasta acabar siendo toda una heroína en DC, tanto que su personalidad villanesca se ha ido dejando de lado cada vez más, desapareciendo del todo en las últimas décadas. ¡Incluso asistimos a su boda con Batman! Más o menos. La evolución del personaje ha sido brutal, y no es para menos si tenemos en cuenta que Catwoman ha estado en el universo del Caballero Oscuro desde sus inicios, convirtiéndose en uno de esos elementos sin los que no se puede entender del todo el mundo del Hombre Murciélago, a la altura de Alfred, la Batcueva, el comisario Gordon, Robin, la muerte de los padres de Bruce y, sí, también el Joker. Podría plantear muchos paralelismos entre "Catwoman: Bajo la luna" y "Harley Quinn: Cristales rotos", la primera novela gráfica de DC, para un lector joven adulto, que reseñé aquí gracias a Editorial Hidra, comenzando por el evidente hecho de que ambos personajes empezaron bajo la sombra de otro. Al igual que Harley con el Joker, Selina hace mucho que no necesita a Batman, solo que esta ha ido más lejos que la doctora Quinzel. Después de todo, son cincuenta años los que separan la primera aparición de cada una, y mientras que Quinn no es necesaria para entender el universo de Batman (aunque sí el del Joker), Catwoman es tan imprescindible que la hemos tenido en innumerables videojuegos del personaje, en las distintas series de televisión (desde las de animación hasta la magnífica "Gotham", donde veíamos cómo se iba transformando en la Catwoman que conocemos) y, por supuesto, en el cine. Tampoco ha faltado en las novelas gráficas de DC que nos ha traído Hidra, aunque es ahora cuando la tenemos de absoluta protagonista.


"Catwoman: Bajo la luna" sigue las directrices de muchas de las obras que he ido analizando. Me refiero a aquellas relacionadas con el universo de novelas gráficas de DC, autoconclusivas y dirigidas a un público joven adulto alejado de la extensa continuidad de los cómics originales de la editorial. Olvidaos de que tenga algo que ver con "Harley Quinn: Cristales rotos" e incluso con la divertida "Gotham High", donde una adolescente Selina ya hacía de las suyas en el instituto de Gotham junto a Bruce y el Joker en su versión de Jack Napier. En realidad, la historia que tenemos aquí se centra tanto en Catwoman que no tenemos ningún guiño hacia el universo de Batman salvo la aparición de Bruce Wayne como secundario algo alejado del taciturno personaje que conocemos. Como en "Mera contra la marea", aquí el futuro Batman (no esperéis muchos guiños al respecto, por cierto) cumple un papel como el de Arthur Curry, alias Aquaman, en aquella, dando la sensación de que es él el que está integrado en la historia de Selina y no al revés, como era originalmente. Y, sí, tenemos una versión adolescente de Catwoman, tan adolescente que, por motivos obvios, se hace llamar Catgirl, presagiando la personalidad que irá adquiriendo conforme vaya sobreviviendo a las amenazas que Gotham la presenta. No hay prisa en que eso suceda, ya que Selina aún debe crecer y madurar para ello. Si antes he mencionado la serie de televisión "Gotham" no ha sido sólo porque me encante, pues esta Selina bebe mucho de la interpretada por Camren Bicondova, en especial, en cómo pasa a independizarse, vivir en las calles e insistir en que no necesita a nadie, aunque, en el fondo, está ansiosa por tener quien la apoye, la ayude y, al final, pertenecer a un sitio concreto, a pesar de seguir siendo una gata independiente.

Lauren Myracle recrea de manera magistral a Catwoman, logrando que no pierda su esencia. La relación que mantiene con los demás personajes es de amor y odio en todo momento, es desconfiada, independiente y una superviviente, pero se nos explica las razones de ello, los motivos que la han llevado a ser así, y uno de ellos es el de creer que si ama algo ese algo acabará muriendo. Es una creencia que nace en Selina a partir de uno de los sucesos más dolorosos y emotivos del cómic, donde, al fin, es feliz, solo para comprobar cómo esa sensación desaparece de la noche a la mañana debido a una madre para la que es invisible y un padrastro que la maltrata cuanto quiere y de mil y una formas crueles y horribles hasta llegar a un punto de no retorno. Es entonces cuando comienza la forja de Catwoman, cuya relación con los gatos tiene una explicación que encaja a la perfección con la personalidad de nuestra heroína, tanto si la conocemos previamente como si es nuestro primer acercamiento a ella. Mención aparte merece el arte de Isaac Goodhart, muy en la línea de los anteriores tomos de la "colección", aunque yo lo situaría entre los mejores, sobre todo, por la preciosa portada. En definitiva, Hidra y DC vuelven a marcarse otro tanto, y de los gordos, pues "Catwoman: Bajo la luna" pone, de nuevo, el listón bastante alto con respecto a este tipo de novelas gráficas. ¡Ah! Y sin dejar de lado los aspectos más sociales de la historia, en este caso, colocando el foco en los malos tratos y abusos infantiles. Una oportunidad para ahondar en el mito de Catwoman, desde hace mucho, tan interesante como el de Batman, y desligado completamente de él. ¿Quién necesita a un hombre murciélago cuando hay cerca una mujer gato?



Tony Jiménez

12 comentarios:

  1. El libro no lo he leído pero sí que he visto muchas películas de catwoman y me gustan muchísimo

    ResponderEliminar
  2. Le tengo muchísimas ganas a este cómic.
    Muy buena la reseña. Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. No es un libro para mí pero gracias por tu opinión.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. No es lo que suelo leer pero gracias por la estupenda reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues pinta bien, lo tendré en cuenta.
    Gracias por la reseña, besos.

    ResponderEliminar
  6. Con los cómics no me animo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola! Esta vez no es para mí pero las ilustraciones son chulas.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! No lo conocía pero no se puede negar que se ve interesante. Un besote :)

    ResponderEliminar
  9. Holaa
    No soy yo muy de cómic aunque pinta bien, me alegro de que te gustase.

    ResponderEliminar
  10. ¡Pedazo de reseña! Mira que no soy de cómic de este tipo y ya le tengo ganas jejeje Es que este personaje mola mucho jejeje
    Besos.

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...