Proctor Valley Road, o cómo pasar miedo entre amigas


Editorial Original: BOOM! STUDIOS

Autor/es: Alex Child, Naomi Franquiz, Grant Morrison

Fecha de lanzamiento: 24 mar 2022

Páginas: 136

Tamaño: 17X26

Contiene:

Proctor Valley Road 1-5

Formato:Tapa Dura

Interior: Color

Sinopsis:

August, Rylee, Cora y Jennie han organizado un "Spook Tour", en el tramo de carretera más embrujado de Estados Unidos, para ahorrar el dinero que necesitan para el concierto de sus sueños. Pero el inocente juego se vuelve mortífera para los visitantes, y ahora estos cuatro amigos deben rescatar a los desaparecidos... ¡antes de que ellos sigan el mismo destino! Grant Morrison (Klaus) presenta una nueva y escalofriante serie de terror con el coguionista Alex Child y la ilustradora Naomi Franquiz.


Opinión personal de Tony Jiménez:

¡Cómo son las cosas! Nos hemos pasado reseñas y reseñas, análisis y análisis, críticas y críticas, en esta web, señalando cómo el subgénero de superhéroes es el predominante del mundo del cómic, al mismo tiempo que encadenábamos una racha de obras de terror que no dejan de aparecer. ¡Qué ironía! También es verdad que antes de esos títulos hemos tenido mucho superhéroe por aquí, pero parecen decididos últimamente a dejarnos descansar, a "abandonarnos" ante las monstruosidades, demonios, fantasmas y criaturas fantásticas que nos atacan a través de cómics más cercanos a la literatura y al cine de terror que a las capas, los supervillanos maléficos y los vigilantes urbanos. En este caso, además, estamos ante una de esas lecturas que nos abren varios frentes, los cuales intentaremos tratar de la forma más eficiente y certera posible. ¿Preparados para entrar en el embrujado territorio de "Proctor Valley Road"? Pues encended las linternas, cuidado con lo que os toca en la oscuridad y vamos allá.


Varios son los detalles que llaman la atención de esta obra; desde sus realizadores hasta el tema principal, pasando por sus protagonistas, el estilo de dibujo y el trasfondo, entre otros. Sin embargo, vamos a ser directos con el tipo de cómic ante el que estamos, porque es uno que se suma a la agradable e interesante oleada que tenemos desde hace pocos años de literatura comiquera dirigida a un público joven adulto, un tipo de producción en viñetas que nos encanta tratar en esta web. ¿Recordáis los diferentes tomos de superhéroes de DC de la editorial Hidra? Pues por ese sendero camina "Proctor Valley Road", aunque con la diferencia del género, claro; si la unión de Hidra y DC se daba en el terreno de los superhéroes, aquí tenemos una clásica historia para pasar miedo con referentes bastante claros. El más evidente sería la popular serie de televisión "Stranger Things", aunque habría que retroceder para acudir al material original, a ese del que también bebe muchísimo la serie de Netflix: "It (Eso)", la espectacular y aterradora novela de nuestro querido Stephen King. Por supuesto, también podríamos hablar de "Una pandilla alucinante" (la "versión" de monstruos de "Los Goonies") e incluso de "Cazafantasmas: Más allá", que bebe de todas las demás. En conclusión, "Proctor Valley Road" es una de esas aventuras repletas de fantasía y terror que tanto pulularon por los 80, con un grupo de "críos" que viven su paso a la adolescencia (o la adultez), mientras sus relaciones nos hablan de las amistades de la infancia, de la importancia de estas y los cambios que sufrimos y disfrutamos con esas edades. Estamos ante un tipo de historias tan extendidas de un tiempo a esta parte que casi, casi podrían ser consideradas un subgénero en sí mismas. Lo curioso es que el volumen que tenemos entre manos encaja en esta estructura, aunque con unos interesantes cambios.


Olvidaos de los 80. Sí, sé que va a ser complicado, teniendo en cuenta las anteriores líneas, pero olvidaos. La acción nos sitúa en los 70, en realidad, y el escenario nos lo recuerda constantemente, en forma de bandas de música, cine, literatura, cómics y cultura pop en general. Es más, sin ir más lejos, el leitmotiv de la aventura de nuestras protagonistas es conseguir dinero para un concierto de Janis Joplin, lo que las lleva a organizar una especie de viajes a la zona de Proctor Valley Road, la que da nombre al cómic, sí, un área vacía y salvaje, cruzada por una larga e infinita carretera, repleta de leyendas y crónicas negras relacionadas con misteriosas desapariciones y extrañas muertes. Sin embargo, todo sale mal cuando descubren que los comentarios siniestros sobre el lugar se basan en mitos reales que hacen que varios de sus acompañantes masculinos desaparezcan, lo que ocasiona que las sospechas se centren en ellas, iniciándose así una carrera contrarreloj para encontrarles y así limpiar sus nombres. ¡Ah! Y conseguir las entradas para Janis Joplin. 

Antes mencionaba que era la aventura de "nuestras protagonistas". Exactamente, son protagonistas. Pese a que en este tipo de historias solemos tener a un grupo de jóvenes, en su mayoría chicos, las heroínas de "Proctor Valley Road" son August, Rylee, Cora y Jennie, cada una con una personalidad magníficamente definida, todas grandes amigas (aunque también tengan sus discusiones, claro) y capaces de conseguir que el lector se encariñe con ellas en cuestión de viñetas, siendo de las mayores virtudes del volumen. En realidad, todo lo que es el tratamiento de los personajes es una delicia, ocasionando así que las escenas más mundanas sean tan interesantes como las más movidas y con fenómenos paranormales de por medio, logrando su máximo esplendor cuando las chicas se relacionan entre ellas. El escenario en el que se mueven es otro de los puntos fuertes del cómic, y no me refiero solo a las criaturas sobrenaturales y al área de Proctor Valley Road, sino también al marco temporal, con la guerra de Vietnam sobrevolando a los personajes, por ejemplo. Por supuesto, hay tiempo para remarcar el machismo y el racismo de la época, lacras contra las que se enfrentan nuestras queridas y fuertes protagonistas, acompañadas en algunas ocasiones por secundarios a juego.


Entrando en el terreno más técnico, no sorprende que uno de los guionistas de la obra sea nada más y nada menos que el siempre sobresaliente Grant Morrison, capaz de navegar entre historias más personales, metafísicas y mágicas (que se lo digan al Morrison de "Nameless"), cómics más de superhéroes (imposible olvidar sus "Nuevos X-Men" de principios de siglo) y tomos como este, más sencillos, más accesibles para todo el mundo, ideales para el lector comiquero más casual, pero no por ello exentos de profundidad en ciertos temas, como algunos de los ya mencionados. El dibujo de Naomi Franquiz es una maravilla, colorido, alegre y muy cartoon en ciertos momentos, quizá no adecuado si lo que se quiere es llevar a cabo un cómic que dé miedo de verdad, pero sí si la intención es crear una obra que bebe de los referentes anteriormente mencionados, en este caso, si atendemos a las ilustraciones, más próximas a "Stranger Things", "Una pandilla alucinante" y derivados antes que a "It (Eso)" y sus distintas adaptaciones cinematográficas. Genial el tomo de Panini, tapa dura a un precio muy competitivo y con jugosos extras como todas las excelentes portadas de una historia que bien podría acabar como serie de televisión más temprano que tarde. Perfecta para los amantes del terror, tanto dentro como fuera de los cómics, y muy adecuada para aquellos a los que no les llame demasiado la atención el subgénero de superhéroes, pero sí la literatura comiquera en otros ámbitos. Por cierto, los terrenos de Proctor Valley Road existen de verdad, y muchos de los seres que aquí aparecen surgen de verdaderas leyendas sobre el sitio, así que tened cuidado si pasáis por allí. Mejor coged este cómic y disfrutad de uno de los tramos más encantados de Estados Unidos. A distancia, claro.




Tony Jiménez

5 comentarios:

  1. No me animo con los cómics, aunque igual pruebo un día de estos y me convierto en superfan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! No es de mi estilo. Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. Hola! No es mi estilo de lectura pero las ilustraciones son muy chulas. Gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...