martes, 13 de diciembre de 2016

En la mente de Icen: Una de cine: Animales nocturnos

Animales Nocturnos

Título: Animales Nocturnos / Nocturnal Animals
Productora: Focus Features / Universal Pictures
Director: Tom Ford
Guión: Tom Ford (Novela: Austin Wright)
Intérpretes: Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Armie Hammer, Aaron Taylor-Johnson, Michael Shanoon, Isla Fisher, Laura Linney, Kristin Bauer van Straten, Karl Glusman, Ellie Bamber, Toni French, Amanda Fields, Karli Karissa, Carson Nicely, Lee Benton, Imogen Waterhouse.


Sinopsis (Filmaffinity):

Narra la historia de Susan Morrow, una mujer que tras abandonar a su primer marido, un escritor inédito, vive ahora con un médico. De repente recibe un paquete en el que descubre la primera novela de su ex, quien en una nota le pide que por favor la lea, pues ella siempre fue su mejor crítica. Susan lo hace y a medida que se sumerge en la narración, la propia novela acaba olvidando la historia principal para acabar hechizada por este relato dentro del relato, síntoma evidente de que a la nueva vida de Susan le falta algo y deberá explorar en su pasado para saber qué es lo que le impide seguir adelante. 


Opinión personal (ALERTA SPOILERS SIN CONTEMPLACIONES):

Pretenciosa, vanidosa, predecible y aborrecible. No he visto la ópera prima de Tom Ford pero me puedo hacer una idea de por qué todo el mundo le lame el culo en esta película. Hablemos claro. Las escenas bonitas de silencios y miradas no son nada si no las rellenas con sentimiento y de ello carece mucho esta película. En concreto lo diré así, la película en sí carece de sentimiento. Con esto no quiero decir que Jake Gyllenhaal y Amy Adams se muestren como piedras por los planos, al contrario, buscan ofrecer un sentimiento tan concreto en cada una de ellas que desaparece el cómputo global de que estamos hablando con personas reales. Como si la película, plano por plano, estuviera hecho a medida para intentar dar una sensación sólo porque el director así lo quiere. Forzándonos a nosotros y al actor a un sentimiento al cuál no nos deja llegar de forma natural, por lo cuál se pierde y se olvida.

Animales Nocturnos
Perdona, ¿dónde queda Pulp Fiction?
Me gustan los directores que se devanan los sesos buscando formas para capturar emociones pero forzar un sentimiento a través de un tópico no lo hace más creíble. La esencia radica en la fuerza de la imagen, no en una música triste mientras te cae el agua en la ducha y empaña los cristales. Lo que se cree que es triste y lo que es triste de verdad. Lo que la gente cree que hace llorar y por lo que llora de verdad. Esas son las verdaderas preguntas en las que un cineasta debe meter toda su mente para crear un verdadero estado en la pantalla. 

Uno de los momentos más trágicos que he visto en el cine y su mejor propuesta fue en K-Pax, aquella adaptación a la novela de Gene Brewer protagonizada por un virtuoso Kevin Spacey. El humano posteriormente conocido como prot entra en su casa y descubre a su mujer e hija muertas, allí se enfrenta al asesino partiéndole el cuello sin contemplaciones ante la mirada sin reflejo de su mujer yaciendo muerta en la cama. Rápido e impactante, y cómo se acerca al cuerpo de su hija y la atrae con cuidado hacia sí entre sus brazos para retener en un poderoso pero fútil abrazo la presencia de su sentido a la existencia como padre. Una lenta y suave banda sonora acompaña una escena que de por sí ya es suficientemente potente para que tus lágrimas resbalen por las estepas de tus pómulos. 

La situación hecha para el diálogo y no el diálogo que fluye de la situación. Eso es lo que nos vamos a encontrar en esta matriosca fílmica. Un sin fín de muñecas secuenciales cuyo contenido final es inexistente. Como un collage que no se termina definiendo en nada y que tampoco crea un mural colorido. Hay menos química entre Amy Adams y Armie Hammer que un pez y un camello en una clase sobre historia del arte. Desde el primer "hola" que se dirigen ya sabes que el marido está con otra y que ella sospecha, y el hecho de que no haya muchas más escenas entre ellos, me hace pensar que sólo sacaron al guaperas porque está de moda.

¿Dónde está el chico del cuál se enamoró en primer lugar? O simplemente, ¿no sabes guardar las apariencias ante tu mujer? ¿Por qué los pocos personajes secundarios de la historia principal están más preocupados en Susan que en sus propias vidas? La gente TIENE VIDA PROPIA, no sigue un canon de interés programático para que la protagonista pueda soltar que se siente VACÍA existencialmente como si no lo hubieras visto en cada plano que aparece. 

Oh, qué sorpresa que el marido QUE NO LE HACE NI PUTO CASO NI LE DA UN BESO ROÑOSO en el desayuno se la esté pegando con otra más joven y guapa. Oh, qué sorpresa que ella se quejara de su madre y que antes fuera una chica más cool para convertirse finalmente en lo que odiaba. Oh, qué sorpresa que Edward se encuentre en la clínica abortista y vea a su mujer abrazada a otro hombre en el coche. Oh, qué coincidencia que el fin de semana que se quería ir con su marido a la playa a ver si arreglaba las cosas con él, se tenga que ir en una clara demostración de sus infidelidades y que llegue el libro de su sentimentalista ex-marido para ponerla cachonda de nostalgia. JODER QUÉ PUTA COINCIDENCIA.

Jake Gyllenhaal en Animales Nocturnos
No os estoy espiando, es que soy voyeur... 

Hasta lo más "imprevisible" se me hizo completamente previsible. Ese disparo a bocajarro que parecía que iba a llegar tras una pelea a muerte con el susodicho asesino. Y qué cutre el desenlace donde cae y se dispara a sí mismo torpemente. Al menos podría haberse pegado un tiro a sí mismo viendo que ya no le queda nada por hacer... HOSTIAS CON EL CUADRO DE "VENGANZA" colgado cuando YA SABES QUE VA A HABER VENGANZA y haciendo parón en él. Un semi intento por hacer algo a lo Quentin Tarantino supongo, pero la sutileza no es su arte, tampoco las tensas y largas escenas que tan bien sabe hacer el adicto a la sangre peliculera. Por cierto, a cualquier persona del mundo mundial, por mucho que te laves el culo con billetes de 500€... te tiran el móvil al suelo y lo mínimo es soltar un CAGÜEN LA PUTA HOSTIA TEN CUIDADO COÑO. Aquí la pava de la galería de arte no es que tenga sangre de horchata, es que tiene el guión sensitivo de un robot de cocina.

Tom Ford, si por algún casual llegan estas líneas a tu conocimiento, te diré lo que le falta a tu película: COHERENCIA. El mundo que has creado en esta película tiene la coherencia de un plátano usándose para acuchillar un golem de piedra. La consistencia de las acciones de cada uno de los personajes está basada sólo en tu obligación escénica del sentimiento y no en la búsqueda de un momento compartido por las personas al cuál aferrar la empatía que estás buscando en el espectador.

Posdata: Crear paralelismos visuales sólo funciona cuando la obra tiene consistencia argumentativa. Supongo que eso es lo que tanto les encanta a los lameculos que se quieren hacer pasar por intelectuales al describir este error fílmico como una buena película con un intrínseco transfondo pseudo existencial.

¿Recomiendo esta película? Obviamente no, mejor quédate en casa y disfruta de cualquier producción de Netflix. 


Un saludo y un abrazo

Icen
Reacciones:

3 comentarios:

  1. Pues sí, queda claro que no te ha gustado nada... XD
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Que pena que no te haya gustado, la verdad es que pintaba muy bien por el trailer. No tenía intención de ir a verla al cine pero ahora ya no se si la veré ni siquiera en casa.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Hola. No leí tu reseña porque quiero ver la película. Aunque veo por los comentarios que no te gustó nada. Espero que no me decepcione.
    Besos.

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...