I hate Fairyland #2: De mal en peor, o cómo conseguir un Catastrofón


Autores:Skottie Young
Número de páginas: 144 
Tamaño: 18X27.5
Contiene: I Hate Fairyland 6-10 USA
Formato: Tomo en tapa dura
Interior: Color


















Sinopsis:

Saluda a Gertrude, la nueva reina del País de las Hadas. Después de treinta años perdida en un mundo de magia y atrapada en el cuerpo de una niña, Gert debe afrontar su mayor reto: gobernar el mundo que odia con todas sus fuerzas. ¡No te puedes perder esta hilarante historia!

Opinión personal de Tony Jiménez:

Hay que reconocer que lo que ha creado Skottie Young es todo un acierto. Las gamberras, violentas, alucinantes y espectaculares historias de una cuarentona sedienta de sangre en el cuerpo de una niña de no más de diez, atrapada en un mundo de fantasía, donde existen todos los escenarios y personajes típicos y posibles de los relatos fantásticos de hadas, princesas, dragones, trolls y duendes, no sólo están siendo todo un éxito de crítica, sino también de público, y no es para menos. Alejándose de los superhéroes en los que siempre anda metido, sobre todo, a la hora de realizar sus versiones más cabezonas y adorables, Young ha sabido crear, con todo el respeto e irreverencia del mundo, una historia atractiva, muy para adultos que navegan entre coleccionar peluches y engancharse a absorbentes videojuegos violentos, y con el carisma suficiente como para crearse a su alrededor suficiente merchandising como para que el escritor y dibujante no tenga que dedicarse más a su oficio en todo lo que le queda de vida. Además, aunque a priori a algunos les parezca una clara desventaja frente a otros cómics "completamente" originales (¿los hay hoy día?), "I hate Fairyland" se basa en conceptos, ideas, universos, personajes y situaciones que nos son muy reconocibles a los que somos fans de la fantasía, por lo que es fácil identificarnos con lo que vamos leyendo, partirnos de risa con los tópicos de los que se cachondea Young y, en especial, familiarizarnos en unas pocas viñetas con lo que se nos cuenta. Admitamoslo. La creación de Skottie Young es uno de los mejores cómics, alejados del mundo de los superhéroes (no digamos ya de Marvel y DC) que podemos leer en la actualidad. Y es bastante posible que me quede corto.

Tras este breve prólogo, me gustaría advertiros, lectores, que sumergiros en la reseña de este segundo tomo de las aventuras y sangrientas andanzas de la deslenguada Gertrude (Gert, para sus amigos, y "Dios mío, socorro" para sus menos amigos), podría conllevar algún spoiler relacionado con el primer tomo. Después de todo, la situación con la que terminó "Loca para siempre" fue de lo más interesante, y continúa tanto en este "De mal en peor" que incluso en la portada se da una buena pista de por dónde van los tiros, al menos, en las primeras páginas, porque Young no se va a lo sencillo, y nos da más de una sorpresa durante este segundo arco argumental reunido de nuevo en un solo volumen de lujo por Panini. Así que si no habéis leído "Loca para siempre", corred a por él, porque no os arrepentiréis, y luego, venid a por esta reseña, porque estaréis preparados para adentraros en las nuevas odiseas de Gert para salir del País de las Hadas, donde todavía sigue atrapada. Y es que, a pesar de que nos encontramos ya con una serie abierta, en aquellas que son publicadas por editoriales independientes, lo habitual suele ser que cada arco argumental sea algo parecido a una secuela de los anteriores, como si hablásemos de temporadas de televisión o de novelas y sus siguientes entregas. En los USA están muy acostumbrados, sobre todo, de un tiempo a esta parte (podríamos hablar de décadas), a que las estructuras de sus series sean así, incluso en las series de superhéroes que llevan décadas abiertas y que no esperan un final, una gran manera para después vender los arcos argumentales por tomos, algo que también se da en España, y sin olvidar los coleccionables de kiosco, muy dedicados a ofrecer tomos con historias unitarias para atraer tanto a nuevos lectores como a veteranos que quieran completar sus series con ediciones en tapa dura y todos los extras con los que vengan. Como decía, con los cómics de editoriales independientes suele pasar más, como por ejemplo, con "The Walking Dead", y "I hate Fairyland" no es una excepción, en especial, por el hecho de que Young pretende darle un final tarde o temprano.

Ahora sí. Ahora entramos de lleno en "De mal en peor", aunque nunca está de más recordar un poco de dónde venimos para saber hacia dónde vamos. Y venimos de "Loca para siempre", la historia que lo empezó todo, la que nos contaba cómo una dulce niñita amante de los dragones, las hadas, los duendes, las chuches y los peluches mágicos caía en el País de las Hadas, un mundo donde todos los conceptos fantásticos que adora, y mucho más, se concentran, aunque de maneras tan descarnadas como diferentes y estrambóticas, logrando que, con el tiempo, Gertrude, la dulce niñita, se transforme en una amargada, violenta, sádica y malhablada mujer adulta de casi cuarenta años que sigue en el cuerpo de la niña que fue hace décadas, y que sigue buscando la salida del País de las Hadas, donde arrasa todo lo que encuentra a su paso, lo que lleva a poderes superiores a intentar pararla por todos los medios. Tras una serie de duros enfrentamientos, alocadas aventuras y siempre acompañada por una especie de Pepito grillo poseedor de un sombrero sin fondo y toneladas de depresión provocadas por los años que ha pasado junto a Gertrude, la improbable heroína es hecha nada más y nada menos que reina del País de las Hadas justo cuando parece que está a punto de regresar a su mundo. Dicho y hecho, a pesar de que Gert no tenga ningunas ganas de reinar sobre criaturas de fantasía a las que mataría de millones de formas horribles para volver a casa, ahora es su cometido. Y es ahí dónde empieza la historia de "De mal en peor". Y atentos al título, porque es tan apropiado como el que tenía el anterior tomo.

El primer cómic que contiene el volumen, de los cinco que encontramos en él, no sólo es un claro recordatorio de lo que es "I hate Fairyland", sino una evidente explicación de cómo se le da a Gert eso de ser reina, y parece ser que, salvo en su imaginación, le va bastante mal. ¿Razones? Sin olvidar las claras referencias y parodias a "Juego de Tronos" (como en el anterior tomo, las encontraremos de todo tipo durante viñetas y viñetas; por ejemplo, éste "De mal en peor" posee unas cuantas bastante buenas a "Aliens: El regreso" y "El Señor de los Anillos"), una historia en la que Gertrude podría desenvolverse como pez en el agua, y en pocas palabras, nuestra protagonista se aburre mucho, horriblemente, en realidad, lo que ocasiona que algunas salidas diplomáticas no salgan como es debido, y que muchos de los pueblos y reinos del País de las Hadas se rebelen contra ella al ocasionar numerosos desastres allá por donde sólo quiere actuar como una buena reina, o como una reina, sin más, lo suficiente como para salir del paso. Para sorpresa de Gert, su larga lista de sangrientos errores le lleva a recibir lo que para ella es una recompensa, pero para cualquiera sería el más grande de los deshonores: es despedida. Gertrude coge su premio y vuelve al mundo del País de las Hadas para destrozar, aniquilar, destruir y masacrar. Eso sí, con el objetivo de continuar buscando una salida para el mundo "real". Sin embargo, cada vez las situaciones en las que se ve metida son más peligrosas, más extrañas y, bueno, también está el dragoncito Duncan, al que conoció cuando tenía tanto pis que lo vio como la oportunidad única de conseguir Agua de Dragón que le sirva como combustible para iniciar su regreso a casa.

Skottie Young sabe que eso de "segundas partes nunca fueron buenas" es una farsa como un planeta de grande, y sigue, además, las directrices nunca escritas sobre las secuelas, dándonos mucho más de todo, mucho más grande, mucho más espectacular, mucho más asombroso y mucho más inesperado, como resulta el final del tomo, con un cliffhanger como una casa tras un emocionante capítulo final en el que los guiños a "Mad Max" son bastante evidentes. Tras ser despedida, Gert inicia un camino no exento de acción, enemigos destripados, miembros cercenados, cascadas de sangre y mucha mala leche portadora de hachas cada vez más grandes. La llegada de Duncan sólo marca un nuevo principio, seguido por un episodio donde el estilo cabezón de Young se transforma en uno sacado de un manga-anime, usado para demostrar cómo Gert también puede ser vencida cuando se mete en algo similar a un combate de combates para sacarle a un mafioso de fantasía los secretos para volver a casa (atentos al guiño al épico David Bowie, porque no tiene precio). Luego, nos topamos con una escalofriante y descacharrante partida de cartas que empuja a Gertrude a una deuda que deberá saldar metiéndose en el sombrero de su pequeño amigo, lo que la obligará a enfrentarse a una auténtica infección de ¿pelusas? Sea como sea, de mal en peor es como va Gert de un cómic a otro, hasta llegar a un auténtico cliffhanger gigantesco, de esos que hacen que nos comamos las uñas hasta los nudillos, que nos deja con ganas de mucho más en forma de un tercer tomo que debe estar a punto de salir mientras escribo estas líneas. Por supuesto, la edición de Panini está más que a la altura, exactamente igual que la del anterior volumen: tapa dura repleta de extras a un precio muy ajustado. No sé vosotros, pero yo tengo muchas ganas de comprobar cómo sigue la sangrienta, malhablada, gamberra y descacharrante odisea de Gertrude. ¡Ah! Y sí... ¡Viva el Catastrofón!


Tony Jiménez

4 comentarios:

  1. ¡Me encantaaaaaaa! tengo que conseguirlo sí o sí, me parece genial, brutal, sé de uno que le va a gustar aún todavía más que a mí pero yo no me lo pierdo 😉

    Besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  2. No es mi estilo de lecturas, pero no se puede negar que la edición es una chulada ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Parece muy chulo. Gracias por la recomendación.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola! Me encantaría leerlo porque los dibujos me han parecido geniales y la historia original. Besos!!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...