Ponzoña, o cómo picar el anzuelo


Editorial: Premium.
Colección: Tánatos, 8
Formato: 14 × 1 × 21.6 cm.
Páginas: 120.
Encuadernación: Rústica.
Fecha de publicación: 2019
ISBN: 978-84-121117-1-2




Sobre el autor:


David Luna Lorenzo (Toledo, 1976) es en la actualidad uno de los máximos exponentes del género fantástico en España. Con su novela El Ojo de Dios (Apache Libros, 2016) resultó finalista del XXVIII Premio Alberto Magno de Ciencia Ficción, con Éxodo (o cómo salvar a la reina) (Apache Libros, 2017) obtuvo el XXII Premio UPC de Ciencia Ficción y su relato La fiebre fue merecedor ese mismo año del XXV Premio Domingo Santos. Por todos estos reconocimientos fue galardonado con el Chrysalis Award a autor emergente por parte de la ESFS (European Science Fiction Society).
Es asimismo autor de la saga Tennen, publicada en Ediciones El Transbordador, donde aúna ciencia ficción y género fantástico.
Con su obra Ponzoña (Premium, 2019), se ha alzado con el prestigioso VII Premio de Novela de Terror Ciudad de Utrera en su séptima edición.



Sinopsis:

Sandra, una joven okupa que convive con su pareja, un guitarrista callejero, comienza a sufrir insólitos desvaríos a partir del momento en que se queda embarazada. La sucesión de extraños fenómenos que acontecen a su alrededor, muy especialmente en mitad de la noche, alcanzan el paroxismo tras el nacimiento de Anita, hasta el punto de creer que una presencia ajena habita en su interior y que todos cuantos la rodean forman parte de un diabólico plan. ¿Y qué no haría una madre por salvar a su hija?

Lo sobrenatural y lo real se conjugan en esta pequeña obra maestra de uno de los escritores de género más prometedores de este país.

Esta obra ha obtenido el VII Premio de Novela de Terror Ciudad de Utrera, cuyo jurado estuvo integrado, entre otros, por escritores de prestigio como Eduardo Vaquerizo.


Opinión personal de David P. Yuste:

Con este trabajo, David Luna vuelve a demostrar que es un gran escritor, que se atreve con todo y que toda obra que lleve su nombre es un sello indiscutible de calidad.

He de confesaros, que aunque la novela me ha encantado, se me ha hecho corta. Tal vez porque la historia está tejida igual que si fuera la tela de una araña, y casi sin darte cuenta te ves enredado y atrapado por ella de manera irremediable.

Y es que la forma de narrar las peripecias de Sandra en primera persona, entremezclando varios tiempos y momentos diferentes, consiguen un poderoso efecto de atracción en cuanto a su lectura, ya que de esta forma vas entendiendo la progresión de la trama y su protagonista sin perderte una sola puntada.

Por otro lado, tengo que decir que la novela está escrita de manera ágil y empleando capítulos cortos. Siempre directa al grano, sin rodeos ni ningún tipo de adorno que te saque de la historia o pueda distraerte de manera innecesaria.
Además, dicha historia comienza de una manera potente, con una sentencia y una lucha interna que luego parece calmarse. Como si nos adelantara algo terrible de confesar, para luego volver atrás e ir narrando los acontecimientos que irán in crescendo hasta alcanzar un punto que te hará dudar entre lo que es real o lo que no, e incluso de las capacidades mentales de su propia protagonista.

Pero tranquilos, no voy a alargarme mucho más, ya que no quiero destriparos nada de esta obra fantástica que os recomiendo a todos, amigos y amigas.
Sí he añadir un último apunte, que imagino que no será la primera ni la última vez que se  le haga alusión. Y es que, tras terminar de leer este trabajo, en algunos momentos me ha evocado a otra novela o película (según hayáis leído o visto una, otra, o puede que ambas). Se trata de Rosemary´s Baby, libro de Ira Levin y adaptado a la gran pantalla por Roman Polanski.

Pero tampoco me malinterpretéis. Eso no le resta ni mérito ni atractivo, sino más bien todo lo contrario. Lo que pretendo decir con esto, es que al igual que tiene un argumento que ligeramente (salvando las diferencias entre dichas obras) posee cierta similitud, también detenta esa poderosa aura que te mantiene sobre la cuerda floja. Igual que la línea que separa la realidad de la fantasía, o la locura de la cordura.

Lo mejor: la forma en la que su autor narra Ponzoña, así como su ambientación y esa aura malsana que consigue imprimir a cada uno de los capítulos.

Lo peor: que se me ha hecho algo corta, ya que solo he tardado apenas dos tardes escasas en acabármela. Pero ya os digo que eso tampoco tiene por qué ser necesariamente malo. En parte ha sido también es porque su lectura me ha enganchado de la misma manera que si fuera un incauto e inocente pez, atrapado por el anzuelo que se ocultaba bajo un cebo (muy jugoso) lanzado con gran astucia por su autor.


Chica Sombra

11 comentarios:

  1. Una portada muy perturbado y una historia que pinta bien, el género ya no es tanto para mí pero se lo comento a mi pareja.

    ResponderEliminar
  2. Huy, que buena pinta tiene...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pinta muy bien esta Ponzoña. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Pues pinta bien. Si se cruza me podría animar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Me lo pensaré aunque lo más probable es que termine por no animarme. Un besote :)

    ResponderEliminar
  6. Hola! No conocía este libro pero lo cierto es que no me atrae mucho el argumento y no es lo que suelo leer así que lo dejo pasar. Gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Hola,
    No me llama especialmente por lo que esta vez lo voy a dejar pasar.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    Parece ser que tiene muy buena ambientación, aunque se haga corto :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    Este tipo de historias me gustan, así que anotado queda.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...