El cerdito de Navidad, o cómo se vivifican las cosas


Colección: Harry Potter (TD-Salamandra)

Páginas: 320

Traductor: Gemma Rovira Ortega

Target de edad: A partir de 7 años

Tipo de encuadernación: Tapa dura

Idioma: ES

Fecha de publicación: 13-10-2021

Autor: J.K. Rowling

Sinopsis:

Dito es el juguete preferido de Jack. Siempre ha estado a su lado, en los buenos y malos momentos. Hasta que el día de Nochebuena sucede algo terrible: Dito se pierde. Pero es una noche especial, una noche para los milagros y los casos perdidos, una noche en la que los objetos, incluidos los juguetes, pueden cobrar vida. Y el juguete que le han regalado a Jack, el nuevo cerdito de Navidad (el frustrante sustituto de Dito), tramará un plan muy arriesgado. Juntos se embarcarán en un viaje mágico para intentar recuperar y salvar al que hasta ahora ha sido el mejor amigo de Jack.


Opinión personal de Tony Jiménez:

Quienes ya sois habituales de esta web, sabéis de qué pie cojeamos, es decir, conocéis bien el gusto que le tenemos al género de terror, en todas sus vertientes (literatura, cine, series, videojuegos, cómics), en general, pero también, en concreto, si hablamos de mis reseñas y análisis. En pocas palabras, lo que entra y sale de mis pulmones no es aire, sino terror, de ahí que de diez reseñas nueve estén relacionadas con él. Sin embargo, ¿y esa que queda sola? ¿De qué es, exactamente? Bueno, también hay que oxigenarse de vez en cuando, quitarse las telarañas y salir de la zona de confort para abrazar otro tipo de lecturas, en el caso de que os hable de libros, claro está. La fantasía y la ciencia ficción son buenas amigas, aunque también tocan el género fantástico, donde entra el terror; y el suspense y el thriller son géneros que hacen muy buenas migas con él. ¿Entonces? En mi caso, como habréis podido comprobar por mi participación en la web, hay un tipo de obras que me ayudan a coger aire entre tanto fantasma, demonio y zombi. Estoy hablando de la literatura infantil y/o juvenil, capaz de socorrerme cuando necesito dejar de pasar miedo durante un rato, al mismo tiempo que continúa insuflando vida a mi niño interior.

Ni la novela histórica, ni la novela romántica, ni mi querido wéstern, ni... Sería raro que me hubierais visto reseñar alguno de esos géneros en esta web. Pero, ah, en lo referente a libros para niños y jóvenes adultos, la cosa cambia, ¿verdad? ¿Cómo no va a cambiar? Me he criado con los títulos de Barco de Vapor (desde frailes con sus borricos hasta piratas garrapatosos), me he pasado noches enteras soñando con las "Pesadillas" de R. L. Stine y nunca he dudado en embarcarme en mil y una aventuras protagonizadas por mí mismo gracias a los libros de, sí, elige tu propia aventura, válgame la redundancia. Es normal que de cuando en cuando mi niño interior pida algo de material para continuar viviendo, y eso hago, entre terrores y suspenses. A veces, con lecturas indicadas solamente para los más pequeños y/o los más jóvenes de la casa; en otras ocasiones, con obras que pueden ser disfrutadas por lectores de todas las edades, aunque parezcan sólo indicadas para esos locos bajitos. ¿Alguien ha mencionado a cierto mago británico? Sí, Harry Potter es perfecto para lo que os estoy contando, tanto por el objetivo de sus novelas como por la autora de las mismas. Sin embargo, debo confesar que... ¡yo nunca he leído nada de Harry Potter! Ni de J. K. Rowling, a decir verdad.

Sí, habéis leído bien. Me estreno con Rowling, la llamada reina (o una de ellas, al menos) de la novela fantástica para los más jóvenes. Sin ir más lejos, e investigando un poco sobre "El cerdito de Navidad", he descubierto que mucha de la publicidad usada para venderlo fue afirmar que era el regreso de la escritora a la fantasía para los más pequeños (y no tan pequeños), alegando que llevaba alejada de ella desde el final de su famosa saga con el niño de la cicatriz como protagonista. Me sorprendió, la verdad, pero repasando las idas y venidas de la autora por el suspense, el thriller y los pseudónimos, comprendí bien las razones de ese tipo de marketing. Espero que sepáis perdonarme. Prometo que me iré a por Harry Potter en cuanto pueda, aunque no juro si será pronto o tarde, porque no es la primera vez que pretendo ponerme con su universo mágico y no llego. Sin embargo, admito que "El cerdito de Navidad" me va a ayudar a decidirme. Es una novela muy bien escrita, con una prosa trabajada y, al mismo tiempo, sencilla (que no simple) que consigue que las páginas se pasen sin que apenas uno se dé cuenta. Y eso tiene su mérito, sin olvidar la gran cantidad de imaginación y originalidad que poseen todas y cada una de sus páginas.

Pero quizá me estoy adelantando. ¿Qué nos presenta "El cerdito de Navidad"? ¿Una historia de magos? Bueno, magia hay, y bastante, aunque no va en ese sentido. Estamos ante un título que nos habla de una amistad, la amistad entre Jack y Dito, siendo el primero un niño y el segundo un cerdito de peluche que lo ha acompañado durante buena parte de su corta vida, por no decir toda ella. Se podría decir que Dito es algo más que el mejor amigo del chico, incluso algo más que la única ¿persona? que siempre le escucha, que siempre está ahí, que siempre le entiende. Dito es su hogar, a pesar de los duros cambios que tiene que vivir/sufrir Jack. Porque eso es lo que vamos a tener en los primeros compases del libro, a un feliz Jack que, de repente, ve que su familia, que su entorno, se transforman debido a una serie de sucesos que se pueden resumir como "la vida", simplemente. Dito siempre está ahí, así que se siente seguro, porque él es su hogar. Dito siempre está ahí hasta que... deja de estarlo. Y es entonces cuando deberá ir a buscarlo junto a un aliado, quizás un nuevo amigo, si es que las circunstancias lo permiten y terminan llevándose bien durante la ardua misión de dar con Dito en un mundo de objetos vivientes, queridos, a veces, y abandonados, en otras. ¿Quién es ese compañero? Nada más y nada menos que el cerdito de Navidad.

J. K. Rowling se ha sacado de la manga (o de su imaginación y vivencias, como ella misma reconoce, lo que prefiráis) una historia para reír y llorar, para volver a la infancia, para valorar aquellos objetos inanimados que nos han hecho y nos hacen felices hasta el punto de que, para nosotros, antes y ahora, están vivos, sobre todo cuando hablamos de juguetes, peluches y muñecos de todas las formas y tamaños. Sin ir más lejos, muchas partes de la obra me han dado la impresión de que bien podría ser adaptada por el estudio Pixar; ya me extrañaría que, tarde o temprano, "El cerdito de Navidad" no acabara siendo un filme animado de gran éxito, y más con el tiró que tiene la autora. Estamos ante un título que pueden leer tantos niños como mayores, perfecto para que estos vuelven a ser los primeros, donde los objetos perdidos y abandonados poseen su propio mundo, con sus más y sus menos. Que no os dé miedo su ambientación navideña, porque podéis leerlo y disfrutarlo en cualquier época del año, aunque es verdad que si es en Navidad lo haréis con un extra bastante jugoso. En pocas palabras, este primer acercamiento al trabajo de Rowling me ha encantado (también han ayudado tanto las deliciosas ilustraciones de Jim Field como la preciosa edición de Salamandra y Penguin). Confieso que me ha tenido con una gran sonrisa durante una buena parte de su lectura, aunque también me ha hecho sacar el pañuelo en alguna que otra ocasión, la mayoría de ellas para secarme lágrimas de felicidad, alegría y mucha, mucha nostalgia. Creo que ahora iré a buscar a mi propio "cerdito de Navidad". Al fin y al cabo, todos tenemos uno.




Tony Jiménez

3 comentarios:

  1. Gracias por la reseña, me parece una historia muy bonita.

    ResponderEliminar
  2. Hola, muy buena recomendación, pues la historia parece muy bonita.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  3. PUes no pensaba que iba a decir esto, pero me has dejado con ganas de leerlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Susúrranos entre sombras lo que te ha parecido la entrada...